Siria arremete contra el informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Al menos 23 muertos en una nueva jornada de violencia

Bachar

internacional

| 03.12.2011 - 12:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Liga Arabe da hasta mañana domingo a Siria para acabar significativamente con la represión. Es otra muestra de la represión del régimen de Bachar el Asad en la provincia central de Homs, la cuna de la rebelión contra el gobierno de Damasco. Han muerto cinco civiles por disparos de las fuerzas de seguridad.

Son ya 23 los fallecidos por la violencia condenada, ayer, en una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Entre las víctimas hay siete miembros de la seguridad y cinco militares desertores, que se han enfrentado en Ibli, junto a la frontera con Turquía.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) informó en un comunicado de que siete militares y miembros de los cuerpos de seguridad, cinco desertores y tres civiles perdieron la vida en duros combates en la ciudad de Idleb, en el norte del país.

Los incidentes armados, en los que murió al menos un oficial del ejército sirio, tuvieron lugar cerca de la Gobernación de la provincia y de las sedes de la Seguridad Política y la Jefatura de Policía, precisó la organización opositora.

Asimismo, el OSDH reveló que una persona murió y otras cinco resultaron heridas, una de ellas de gravedad, esta mañana durante una campaña de redadas realizada por fuerzas sirias en la localidad de Tafas, en la meridional provincia de Deraa.

La misma ONG señaló que un civil pereció en la puerta de su hogar tras ser alcanzado por los tiros de un francotirador en el barrio de Baba Amro, en la ciudad de Homs (centro).

En esa misma área de Homs falleció otra persona debido a las heridas de disparos de las fuerzas del régimen sirio, indica la nota de la organización.

Ayer, viernes, al menos trece personas murieron durante el día en Siria, entre ellos dos menores y una mujer, por la acción represora de las fuerzas del Gobierno de Damasco en un intento sofocar las protestas que, como cada viernes, exigen la marcha del presidente, Bachar al Asad.

Según los opositores Comités de Coordinación Local, el mayor número de víctimas mortales se registró en Latakia (noroeste), donde murieron cinco personas, mientras que otras tres perdieron la vida en la provincia de Homs.

La cifra de víctimas de la represión de las manifestaciones antigubernamentales en Siria desde el pasado mes de marzo supera con amplitud las 4.000, según dijo el jueves pasado la alta comisionada de la ONU de Derechos Humanos, Navi Pillay, quien agregó que la situación en el país se dirige hacia una guerra civil.

SIRIA ARREMETE CONTRA EL CONSEJO DE DDHH DE LA ONU

El enviado sirio ante la ONU, Faisal al Hamwi, ha asegurado que el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha demostrado en la sesión de este viernes sobre Siria que está sujeto a la voluntad de ciertos países que buscan usarlo para acrecentar la crisis en el país, lo que socava la pérdida de credibilidad y papel internacional del Consejo de DDHH de la ONU.

En su intervención durante la sesión de este viernes, Al Hamwi ha denunciado la ausencia de objetividad del Consejo sobre su valoración de la situación en Siria, plasmada en un informe. El enviado sirio ha argüido que el Consejo ha ignorado los documentos y la información suministrada por el Gobierno sirio, así como las decenas de leyes y reformas emprendidas en pos de una mejora de las condiciones del pueblo sirio, ya que, puntualiza, los menciona solo en el final del informe.

"Estaba claro desde el principio de la crisis en Siria que ciertos países, promotores de estas estériles sesiones, están ignorando todo el trabajo hecho por el Gobierno sirio, además de las acciones llevadas a cabo por los grupos armados terroristas. En su lugar, focalizan sus críticas y condenas en un solo lado", ha afirmado Al Hamwi, según recoge la agencia de noticias siria SANA.

Asimismo, Al Hamwi ha reprochado los llamamientos realizados por la comunidad internacional para una escalada de las tensiones hacia Siria y una agresión contra la soberanía nacional, bajo el pretexto de una intervención humanitaria, mediante la promulgación de sanciones que afectan al pueblo sirio o apoyando moralmente la violencia y a sus instigadores. Al respecto, ha dicho, ha alcanzado tal punto que han llegado a instruir hombres armados para que no se unan al diálogo nacional.

"No es la primera vez que oímos (a esos mismos países) que nos invitan a buscar una solución a la crisis a través de formas pacíficas, instan a implementar un diálogo exhaustivo o visiones e ideas hacia soluciones políticas honestas y constructivas", ha ironizado el representante sirio ante la ONU.

Por ello, Al Hamwi ha aseverado que los problemas de Siria solo serán resueltos por individuos sirios y que no hay solución alguna que pueda ser importada desde otras capitales mundiales. A colación de estos reproches, ha incidido en que estos informes y sesiones de "críticas y difamación" no concluirá la crisis en Siria, puesto que cierran las puertas a cualquier tipo de cooperación y tratan de minar el proceso de diálogo nacional.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha condenado este viernes las "graves y sistemáticas" violaciones cometidas por las fuerzas de seguridad del régimen de Bashar al Assad que podrían equivaler a crímenes contra la Humanidad.

El texto ha reclamado a los "principales órganos" de Naciones Unidas que tengan en cuenta el informe elaborado por una comisión de investigación de la ONU y que "emprendan las acciones adecuadas", reclamando así al Consejo de Seguridad el que pueda solicitar al Tribunal Penal Internacional que investigue la situación en Siria.