Seúl descarta que la actividad en la base norcoreana implique un ensayo nuclear

Ban Ki-moon advierte a Corea del Norte de que no efectúe una nueva provocación

Corea del Norte anuncia la retirada de sus trabajadores de Kaesong

Merkel y Putin exigen que el régimen de Pyongyang cese en sus provocaciones

internacional

| 08.04.2013 - Actualizado: 12:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Ministerio de Defensa de Corea del Sur descartó hoy que el movimiento de vehículos y personal detectado cerca de la base nuclear de Punggye-ri, en el noreste de Corea del Norte, implique un próximo ensayo atómico, en un intento de frenar las especulaciones sobre esta posibilidad.Según las recientes imágenes tomadas por satélite, "los vehículos y el personal cerca del túnel sur en la base de Punggye-ri han mostrado movimientos, pero éstos son vistos como actividades normales", aclaró el portavoz de Defensa, Kim Min-seok.

En todo caso "la situación sigue siendo la misma", sentenció el portavoz, quien explicó que "si Corea del Norte toma la decisión, puede realizar una prueba nuclear en cualquier momento".Esta mañana el periódico surcoreano Joongang Daily citó a una fuente sin identificar del Gobierno de Seúl al asegurar que unas recientes imágenes de satélite muestran en Punggye-ri la misma actividad que días antes de la última prueba nuclear del 12 de febrero, lo que indicaría que el Norte va a detonar otro dispositivo en los próximos días.

Horas después el ministro de Unificación surcoreano, Ryoo Kihl-jae, expresó que es "muy probable" que Corea del Norte realice un próximo test nuclear y argumentó sin ofrecer más detalles que "existen indicios", lo que ha llevado a parte de los medios y la opinión pública a dar por buena la información de Joongang.

Corea del Norte realizó el pasado 12 de febrero su última prueba nuclear -la tercera y la más potente tras las de 2006 y 2009- que a principios de marzo le reportó nuevas sanciones económicas y comerciales de la ONU.Corea del Norte emprendió entonces una dura campaña de amenazas hacia Seúl y Washington que ha mantenido hasta hoy una elevada tensión en la región, y también ha mostrado ciertos movimientos interpretados por expertos y los servicios de inteligencia como indicios de una próxima prueba de misiles.

Los analistas consideran altamente probable que el país comunista realice una prueba de misiles e incluso nuclear en torno al 15 de abril, día en que el país celebra el aniversario del nacimiento de su fundador, Kim Il-sung.

BAN KI-MOON ADVIERTE A COREA DEL NORTE DE QUE NO EFECTÚE UNA NUEVA PROVOCACIÓN

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió a Corea del Norte de que no emprenda "acciones provocadoras" como la posible realización de una próxima prueba nuclear.

Ban, que realiza una visita oficial a Holanda, pidió a las autoridades norcoreanas que "no tomen medidas que puedan ser una nueva provocación", señaló a la prensa tras una reunión con el ministro de Exteriores holandés, Frans Timmermans.

El máximo responsable de la ONU señaló también, según recogió la agencia ANP, que no tiene información específica sobre las posibles nuevas pruebas nucleares de Pyongyang.

COREA DEL NORTE ANUNCIA LA RETIRADA DE SUS TRABAJADORES DE KAESONG

Corea del Norte anunció hoy que retirará temporalmente a todos sus trabajadores del complejo industrial de Kaesong tras seis días en los que ha bloqueado el acceso de surcoreanos a este recinto en territorio norteño, único proyecto en vigor entre las dos Coreas. El secretario general del Comité Central del Partido de los Trabajadores, Kim Yang-gon, anunció la "suspensión temporal de las operaciones del complejo" y añadió que el régimen está considerando su cierre permanente, en declaraciones recogidas por la agencia estatal KCNA.

Unos 54.000 empleados norcoreanos fabrican productos para 123 empresas surcoreanas en el complejo industrial de Kaesong, que hasta hoy ha supuesto un importante aporte de divisas al régimen de Kim Jong-un.El alto funcionario norcoreano, que hoy realizó una inusual visita al complejo en plena crisis política, acusó a Corea del Sur de insultar a la dignidad de su nación y declaró al Gobierno del país vecino "completamente responsable" de lo que suceda en Kaesong en el futuro.