Serbia pide perdón por la matanza de Srebrenica

"Me arrodillo y pido que Serbia sea perdonada por el crimen cometido en Srebrenica", declara el presidente Nikolic a un canal bosnio

internacional

| 25.04.2013 - 18:59 h
REDACCIÓN
Más sobre: serbiaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Serbia cerró este jueves un poco más su pasado más conflictivo y dio un nuevo paso hacia un futuro en la Unión Europea, al pedir perdón nuevamente, por boca de su presidente, Tomislav Nikolic, por la matanza cometida en la ciudad de Srebrenica durante la Guerra de Bosnia (1992-1995).

"Me arrodillo y pido que Serbia sea perdonada por el crimen cometido en Srebrenica", declara Nikolic en un fragmento, adelantado hoy, de una entrevista a la televisión pública bosnia TV BHT, que será emitida el próximo 7 de mayo.

En su disculpa en nombre del pueblo serbio, Nikolic evita sin embargo reconocer como genocidio los crímenes cometidos en julio de 1995 en el enclave musulmán de Srebrenica, donde 8.000 varones fueron asesinados a manos de las tropas serbobosnias.

NO ES LA PRIMERA VEZ

"Hay que demostrar si fue genocidio", asegura en la entrevista Nikolic, quien argumenta que "todo lo que ocurría en las guerras de la antigua Yugoslavia tenía características de genocidio".

"Pido perdón por los crímenes que, en nombre de nuestro Estado y nuestro pueblo, cometió cualquier miembro de nuestro pueblo", insiste Nikolic en los cortes de la entrevista difundidos por varios medios.

No es la primera vez que Serbia pide perdón por crímenes de guerra, pero esta declaración destaca por su autor y por el momento en que llega.

La elección de Nikolic como mandatario serbio, en mayo de 2012, despertó recelos en la región balcánica debido a su pasado ultranacionalista, aunque este político moderó su postura en 2008 y se alineó a favor del ingreso de su país en la Unión Europea.

Nikolic inició su mandato con declaraciones polémicas, como negar precisamente que en Srebrenica se cometiera un genocidio o calificar de serbia la ciudad croata de Vukovar, otro escenario de las guerras de los años 1990.

PASO ADELANTE PARA SU FUTURA INTEGRACION EN LA UE

Sin embargo, Nikolic ha sido ahora uno de los impulsores del acuerdo firmado la semana pasada para avanzar en la normalización de relaciones con la exprovincia serbia de Kosovo, otra de las cuentas abiertas con el pasado y condición "sine qua non" de Bruselas para que Serbia inicie su viaje hacia la entrada en el club europeo.

Ese pacto ha acelerado el proceso, y la Comisión Europea ya ha recomendado la apertura de negociaciones de adhesión con Serbia.

Se espera que en junio se anuncie la fecha de inicio de esas conversaciones.

Nikolic ha anunciado ahora en la entrevista con la emisora bosnia, que visitará en breve Srebrenica para rendir el homenaje a las víctimas.

Su predecesor en el cargo, el europeísta Boris Tadic, ya pidió en 2004 perdón por los crímenes cometidos en nombre del pueblo serbio y en 2005 incluso viajó a Srebrenica en los actos del décimo aniversario de la matanza.

DECLARACIÓN DE CONDENA

En 2010, el Parlamento de Serbia aprobó una declaración de condena de la matanza, un documento que, pese a no usar la palabra "genocidio" fue considerado como una importante contribución a la reconciliación en los Balcanes.

En 2007, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) consideró que durante la guerra civil bosnia el crimen de genocidio fue cometido solo en Srebrenica, pero eximió a Serbia de la responsabilidad.

Los principales acusados en relación con la matanza de Srebrenica -el excomandante militar serbobosnio Ratko Mladic, y el exlíder político de los serbios de Bosnia Radovan Karadzic- están siento procesados por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia.

Serbia tomó el curso europeísta en el año 2000, tras la caída del presidente Solobodan Milosevic, y su camino hacia la UE ha estado marcado por retos como la declaración de la independencia de Kosovo o la captura y entrega a la justicia internacional de los acusados de crímenes de guerra.