Serbia captura a Goran Hadzic, el último prófugo buscado por La Haya

Goran Hadzic (Telemadrid)

internacional

| 20.07.2011 - 10:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El líder serbio durante la guerra en Croacia (1991-1995), Goran Hadzic, capturado hoy, era el último objetivo del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). Hadzic, nacido en 1958, fue antes de la desintegración de la antigua Yugoslavia un almacenista, activo en la política desde su juventud como miembro de la Liga de los Comunistas.

A comienzos de la década de 1990, cuando empezó la desintegración de la federación yugoslava, militó en las filas de los partidos nacionalistas serbios que se formaron en aquel entonces y pronto ganó protagonismo como uno de los líderes serbios en Croacia. Hadzic fue el presidente durante 1992 y 1993 de la autoproclamada República serbia de Krajina, que ocupó cerca de un tercio del territorio de Croacia durante la guerra (1991-1995) en ese país, donde se cometieron crímenes contra la humanidad.

En julio del 2004, el TPIY hizo pública la acusación contra Hadzic, al que considera responsable de crímenes de guerra y contra la humanidad por la expulsión de la población croata y no serbia de Krajina, así como de asesinatos, persecuciones, torturas y tratamiento inhumano de 1991 a 1993.

Después de la guerra vivió en Serbia hasta que se hizo público que era buscado por la Justicia internacional. La Fiscalía del TPIY denunció que Hadzic pasó a la clandestinidad en 2004, "justo horas después de que las autoridades de Belgrado hubieran recibido una solicitud de su arresto" de la Corte con sede en La Haya.

En las últimas fechas las autoridades serbias intensificaron su búsqueda, lo que llevó a su familia a expresar su frustración y ansiedad. Una hermana de Hadzic aseguró recientemente haber perdido su empleo por ser familiar del presunto criminal de guerra, mientras que uno de sus hijos dijo no poder dormir ante el temor a que las unidades especiales de la policía irrumpieran en su vivienda.

De las 161 personas inculpadas por el TPIY desde su creación en 1993, Hadzic era el único que seguía en libertad tras la captura del exlíder militar de los serbios de Bosnia, Ratko Mladic, en mayo pasado.