Se reanudan las hostilidades en la franja de Gaza tras el frustrado alto el fuego

Cuatro niños muertos por un misil en el barrio de Zaitum, en Gaza

Restos sangrientos

internacional

| 17.07.2014 - Actualizado: 22:12 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Tras una breve tregua humanitaria, que los gazatíes aprovecharon para abastecerse, el Ejército israelí y las milicias islamistas palestinas reanudaron su intercambio bélico, que en apenas unas horas costó la vida a otros cuatro niños.

Ashraf al Qedra, portavoz de emergencias de la Franja, explicó que tres niños de una misma familia -dos hermanos de 7 y 8 años y un primo de 10- perdieron la vida a primera hora de la tarde al impactar un misil en el barrio de Zaitum, en Gaza.

Una cuarta niña falleció en otro ataque israelí sobre la localidad meridional de Jan Yunis, una de las más castigadas por la ofensiva. Con estas muertes, son ya 236 los palestinos fallecidos en los diez días de operación aérea israelí sobre Gaza, 49 de ellos niños y menores de edad.

La mañana, sin embargo, había amanecido con una extraña calma y cierta sensación de alivio, tras una noche de bombardeos menos intensos.

Animadas por el alto el fuego exigido por la ONU, las calles de la Franja retomaron el ritmo perezoso de una mañana cualquiera de Ramadán, quizá un poco más apresurada de lo habitual.

Los camiones de reparto de agua retomaron su actividad y algunos trabajadores públicos, como los basureros, emprendieron la titánica tarea de recoger las toneladas de basura que se acumulan en todas las calles de la Franja.

Alimentos, medicinas, combustible y sobre todo agua eran los bienes más demandados por los gazatíes, exhaustos tras diez días de intensos y continuos bombardeos, que han agravado aún más la crónica crisis humanitaria que padece la Franja.

Algunos otros dedicaron la mañana a visitar los de restos de sus casas, bombardeadas por el Ejército israelí, y recuperar algunos de sus enseres.

"No sé que vamos a hacer. Tardaremos años en reconstruir esto y no tenemos dinero. Aquí estaba toda nuestra vida", explicaba a Efe una mujer en el barrio de Zaitun, al este de la Franja.

LAS MILICIAS DE HAMÁS ROMPEN EL ALTO EL FUEGO

La calma se rompió, sin embargo, escasos minutos después de que expirara el alto el fuego, aceptado tanto por Israel como por el movimiento islamista Hamás.

Superadas las 15.00, su brazo armado, las brigadas "Azedim al Kasam", lanzaron una salva de tres cohetes que cayeron sin consecuencias sobre el puerto mediterráneo israelí de Ashkelon.

Horas más tarde, una segunda salva partió de un descampado en el centro de la ciudad de Gaza contra ciudades del sur y el centro de Israel.

Según datos del Ejército israelí, al menos 50 de esos cohetes fueron lanzados por milicias palestinas en las primeras horas tras la tregua, ninguno de los cuales causó víctimas.

La aviación y la Marina de guerra israelíes respondieron con bombardeos sobre Gaza ciudad y las poblaciones del sur, en los que de nuevo perecieron al menos cuatro niños, las principales víctimas de un conflicto en el que el 77 por ciento de los muertos son civiles.

Ayer, otros cuatro menores murieron en un ataque de la marina israelí contra una playa de la ciudad de Gaza en la que se encontraban jugando con otro grupo de 12 compañeros que resultaron heridos.

Sus cuerpos quedaron destrozados sobre la arena después de que uno de los barcos que imponen el bloqueo marítimo al que Israel somete a la Franja abriera fuego al atardecer contra una zona de recreo cercana al puerto.

Dos niños más, y dos mujeres, junto a un hombre perdieron la vida igualmente el jueves en un ataque israelí cuando paseaban por una calle de Jan Yunis. Y mientras la lista de víctimas mortales crece sin descanso, la diplomacia sigue atascada en su esfuerzo por lograr un alto el fuego prolongado.

Esta misma tarde, el portavoz de Hamás en Gaza, Sami Abu Zuhri, negó que se haya alcanzado un acuerdo con Israel a este respecto, gracias a la mediación egipcia, como había informado la prensa a través de fuentes israelíes y palestinas.

"Nos son ciertas las informaciones aparecidas en la prensa sobre un alto el fuego a partir del viernes a las 6.00" hora local (3.00 GMT)", afirmó en un comunicado.

En la misma línea, el ministro israelí de Asuntos Exteriores, el ultraderechista Avigdor Lieberman, aseguró que Israel no ha pactado ningún alto al fuego con Hamás.

"Las informaciones sobre un alto al fuego están lejos de representar la realidad. Hablé con el primer ministro (Benjamin Netanyahu) y hasta ahora son incorrectas", explicó en una reunión con diplomáticos citada por la prensa local.

Según la prensa, el supuesto pacto habría sido forjado por el presidente egipcio, Abdelfatah Al Sisi, intermediario entre el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás y el jefe de los servicios secretos interiores israelíes, Yoram Cohen, durante una reunión en un hotel de El Cairo.