Se extienden las protestas en el Líbano en apoyo de Hariri

internacional

| 25.01.2011 - 15:27 h
REDACCIÓN
Más sobre: LíbanoSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Líbano vive su Dia de la Ira. Miles de manifestantes suníes queman neumáticos y cortan carreteras para protestar por la sustitución de Hariri como primer ministro. El grupo terrorista Hizbula ha colocado a su candidato al frente del gobierno libanés.

Las manifestaciones en apoyo del primer ministro saliente, Saad Hariri, se extienden en el Líbano, con protestas en las que los manifestantes han interceptado importantes vías de comunicación, ante la posibilidad de que el candidato de la oposición Nayib Mikati logre el apoyo suficiente para gobernar.

Entre las carreteras cortadas figura la que comunica a la capital con el aeropuerto y la que enlaza Beirut con el sur del país, según informes de emisoras de radio y televisión.

Hay manifestaciones similares en la ciudad norteña de Trípoli y en otras localidades.

También ha sido obstaculizada con neumáticos quemados la ruta que conduce a Damasco, en la región de Bar Elias.

Las protestas han sido convocadas ante la posibilidad de que un candidato de la oposición Nayik Mikati, apoyado por Hizbulá, se convierta en jefe de Gobierno en las consultas políticas que desde ayer realiza el presidente libanés, Michel Suleiman.

Mikati, un multimillonario que fue primer ministro en el 2005, está consiguiendo más apoyo parlamentario para convertirse en jefe de gobierno que el que tiene asegurado Saad Hariri, cuyo gabinete entró en crisis el pasado 12 de enero.

Algunas informaciones no oficiales difundidas por los medios locales indican incluso que Mikati está muy cerca de lograr los 65 escaños que son necesarios para convertirse en primer ministro.

Las manifestaciones pacíficas estallaron ayer por la tarde, según avanzaban las consultas políticas de Suleiman, pero a partir de hoy subió la tensión con el corte de vías, vehículos quemados y concentraciones con miles de participantes.

Todo ello ocurre, mientras que el Ejército libanés está desplegado en Beirut y en otras ciudades del país. Su papel lo apoyan bomberos y policías.

Los manifestantes corean eslóganes contra Mikati, que se presenta como candidato de consenso, aunque se le acusa de estar próximo a Hizbulá.

En el barrio beirutí de Tarik Jdide unos 300 jóvenes, algunos de ellos en motos, quemaron contenedores, incluso uno cerca de una gasolinera y no lejos de una mezquita, dijo a Efe una testigo, Natalia Sancha.

Sancha, que trataba de tomar fotos, relató que los jóvenes arrojaban piedras a los periodistas e intentaban quitarles sus cámaras.

La agencia oficial de noticias ANN indicó que en el barrio beirutí de Cola el periodista Mohamed Sahiri fue atacado por un grupo de manifestantes, que también hicieron disparos al aire.

En Trípoli, los manifestantes quemaron un vehículo de la cadena qatarí de televisión Al Yazira.

Se espera que el presidente Suleiman anuncie en las próximas horas la persona que se hará cargo del gobierno, una vez terminen sus consultas políticas.

Por su parte, el primer ministro saliente del Líbano, Saad Hariri, hizo hoy un llamamiento a la calma y, aunque reconoció que "la gente está enfadada", pidió evitar un agravamiento de las tensiones que se viven desde las últimas horas.

Hariri se dirigió a sus partidarios en una alocución desde su casa poco después de que se informara que su rival, Nayik Mikati, ha conseguido el suficiente apoyo parlamentario para ser jefe de Gobierno.

"Nuestro objetivo es proteger el Estado y no tomar el poder. La nación está por encima de todo, así como la dignidad de los libaneses", afirmó.

En su alocución, Saad Hariri, que formó su gobierno el 9 de noviembre del 2009, no mencionó en ningún momento a Mikati ni reconoció que había perdido el apoyo parlamentario para seguir siento jefe de Gobierno.

Pero, poco después de su alocución, Mikati llegó a la sede de la Presidencia, muy posiblemente para recibir el mandato del jefe de Estado, Michel Suleiman, con la misión de que forme gobierno.

Hariri, en su mensaje, que dirigió delante de una foto de su padre, el ex primer ministro Rafic Hariri, asesinado el 14 de febrero del 2005, dijo que entendía los sentimientos de la población, en referencia al apoyo que ha recibido Mikati, incluido el del movimiento chií Hizbulá.

La posibilidad de que Mikati se convierta en primer ministro ha desatado desde ayer manifestaciones de protesta en varios puntos del país, con importantes vías de comunicación cortadas y ataques a periodistas.

"Este enfado no debe conducirnos a estar en contra de nuestros valores y de nuestras creencias. La democracia es nuestro refugio y nunca debemos renunciar a ella", agregó Hariri en su alocución.

Insistió en que la misión más inmediata es "proteger la democracia" y se comprometió a "llevar la bandera del Estado y de las organizaciones legítimas, a pesar de cualquier sacrificio que ello implique".

"Por favor, proteged la vía democrática, limitad vuestro enojo y que no se amenace la estabilidad del Líbano", recalcó Hariri.