Se estrella una avión ruso con 92 personas a bordo en aguas del Mar Negro

El Ministerio de Defensa de Rusia confirma que el siniestro del Tupolev-154 no deja supervivientes

A bordo del aparato viajaban 64 miembros de un coro militar ruso, un grupo de periodistas rusos e integrantes del coro y conjunto de danza Alexándrov

Putin encarga a Medvédev la investigación del accidente del Tu-154

internacional

| 25.12.2016 - 10:30 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

El Ministerio de Defensa de Rusia confirmó que el avión Tu-154 que se dirigía a Siria con cerca de un centenar de personas a bordo se estrelló en aguas del mar Negro. No hay supervivientes del siniestro.

"A seis kilómetros de la costa de Sochi fue hallado el cuerpo de una de las víctimas del siniestro del avión Tu-154 del Ministerio de Defensa", informó el portavoz de esa cartera, general Igor Konáshenkov.

Según los últimos datos oficiales, a bordo del avión viajaban 84 pasajeros y 8 tripulantes, un total de 92 personas, y no 91, como se informó en un primer momento. El Tupolev se dirgía a la base aérea siria de Jmeimim para trasaladar a 64 integrantes del mundialmente conocido coro y conjunto de danza Alexándrov, del Ejército ruso.

Los artistas iban a participar en las festividades de Año Nuevo en la base aérea siria de Jmeimim, donde Rusia tiene desplegada una agrupación de aviones de guerra.

"Yo también debía haber volado a Siria, pero hace unos días enfermó mi hija y pedí la baja médica para atenderla", dijo a la agencia Interfax Serguéi Jlópnikov, integrante del afamado colectivo artístico militar.

Agregó que en el avión siniestrado se encontraban seguramente sólo miembros del coro y del conjunto de danza, porque la presentación en Siria no contemplaba la participación de la orquesta.

Además de los artistas del Alexándrov, viajaban a Siria militares, nueve periodistas y la presidenta de la fundación "Ayuda Justa", la doctora Elizaveta Glinka, una conocida filántropa rusa que acompañaba una carga humanitaria destinada a un hospital sirio.

El aparato había despegado a las 05.20 hora local (02.20 GMT) del aeropuerto de Sochi, balneario a orillas del mar Negro. Veinte minutos después, cuando se hallaba sobre el mar, el avión desapareció de los radares.

A bordo del aparato viajaban militares, un grupo de periodistas rusos e integrantes del coro y conjunto de danza Alexándrov, del Ejército ruso, que iban a participar en las festividades de Año Nuevo en la base aérea siria de Jmeimim, donde Rusia tiene desplegada una agrupación de aviones de guerra.

Según los servicios de emergencia, el Tu-154 procedía de Moscú y había hecho escala en el aeropuerto de Sochi para repostar combustible.

Los restos del avión, dijo una fuente de los servicios de emergencia a la agencia de noticias local, quedaron esparcidos en una extensa área situada a una decena de kilómetros de la costa.

PUTIN ENCARGA UNA INVESTIGACIÓN DEL SINIESTRO

Por su parte, el presidente Rusia, Vladímir Putin, ordenó hoy a su primer ministro, Dmitri Medvédev, encabezar la investigación del accidente del Tu-154. Según un comunicado del Kremlin, por instrucciones de Putin el jefe del Gobierno estará al frente de la comisión estatal que investigará el siniestro. "El jefe de Estado expresó sus más profundas condolencias a los familiares y amigos de los fallecidos en la catástrofe aérea", añade la nota de la Presidencia rusa.