Sarkozy recupera a Alain Juppé para el nuevo Gobierno

internacional

| 15.11.2010 - Actualizado: 11:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, renovó en el cargo a su primer ministro, François Fillon, y compuso un Gobierno que recupera a otro antiguo jefe del Ejecutivo, Alain Juppé, y , cuando faltan algo más de dos años para los comicios presidenciales.

Michèle Alliot-Marie será la nueva titular del Quai d'Orsay -sede del ministerio de Asuntos Exteriores- y llevará la política exterior de Francia con permiso del propio presidente, lo que pone así fin a la experiencia de que un ex socialista, Bernard Kouchner, estuviera al frente de la diplomacia gala en un Ejecutivo conservador.

La salida de Kouchner estaba casi asegurada desde que se filtró el contenido de una supuesta carta en la que el fundador de Médicos sin Fronteras se quejaba de haber sufrido la humillación por parte de Sarkozy.

JUPPÉ

Juppé, que fue primer ministro con el anterior presidente francés, Jacques Chirac, regresa con fuerza a un Ejecutivo que no sólo la oposición socialista, sino los centristas hasta ahora compañeros privilegiados por Sarkozy en el Gobierno, ven como un refuerzo del gaullismo en torno a la gubernamental Unión por un Movimiento Popular (UMP).

El retorno de Juppé como número dos del Gobierno significa efectivamente una renuncia de los experimentos de apertura a centristas y antiguos socialistas con los que Sarkozy sorprendió al asumir el cargo de presidente.

Prescinde así Sarkozy en la nueva edición del Gobierno -con vocación de durar hasta las presidenciales de 2012- del centrista Jean Louis Borloo, hasta hace unos días considerado sucesor de Fillon pero que pocas horas antes del anuncio de la lista de ministros dijo que prefería recuperar su "libertad de palabra".

El presidente francés también excluye de la lista al ministro de Empleo, Eric Woerth, que defendió en el Parlamento la polémica reforma de las pensiones, que hizo que millones de franceses salieran a la calle para protestar por el retraso de la edad de jubilación.

Woerth, al que Sarkozy defendió con empeño en los peores momentos de los últimos cinco meses, cuando además arreciaba y se incrementaba el escándalo por el presunto trato de favor fiscal a la multimillonaria Liliane Bettencourt, sale del Gobierno una vez cumplida la tarea de conseguir la aprobación parlamentaria del retraso de la edad de jubilación de los franceses.

A pesar de la defensa que hizo Sarkozy de Woerth, el ministro de Empleo abandona un Ejecutivo al frente del cual Fillon no ha sufrido, según reflejan los sondeos, la caída de popularidad con la que los franceses castigaron a otros miembros del Gobierno y al propio presidente.

GOBIERNO CON 31 MIEMBROS

Y sigue en el cargo el propio Fillon, que confirma su dominio en la II edición de su jefatura de Gobierno después de meses en los que se diera prácticamente por hecho que la buena estrella del primer ministro, en oposición a la gran caída de popularidad de Sarkozy en esos sondeos, le haría bajar en los afectos políticos del Palacio del Elíseo, sede de la Presidencia francesa.

El nuevo Ejecutivo francés cuenta con un total de 31 miembros -siete menos que el anterior, entre ministros y secretarios de Estado-, y de él sale también otro de los intentos de Sarkozy de introducir en el Gobierno más mujeres y más diversidad: Rama Yade, secretaria de Estado de origen senegalés que criticó indirectamente en público al presidente.

Otro de los detalles importantes de la nueva lista de ministros es que en las competencias de Inmigración, que asume el fiel Hortefeux que seguirá desempeñando la cartera de Interior, desaparece la mención a la "identidad nacional".

La eliminación de esta expresión sigue a la polémica iniciativa del propio Sarkozy, que asistió a la conversión de un debate lanzado por el Gobierno sobre la "identidad nacional francesa" en arma de defensa de radicales que tomó en sus manos la ultraderecha.

Ese debate sobre la identidad nacional derivó en proclamas de orientación racista e iniciativas contra los inmigrantes, que en Francia volvió a detectarse hace pocos meses dentro de la política del Gobierno incluso en relación con ciudadanos de la propia Unión Europea, como los gitanos rumanos y búlgaros expulsados por millares de territorio galo.

El anuncio de la nueva lista del Gobierno cierra cinco meses de especulaciones sobre la orientación del nuevo Ejecutivo, ya que en julio pasado el propio Sarkozy adelantó que a finales de octubre se ocuparía de la renovación.

Esta semana que comienza está previsto que el presidente explique a sus conciudadanos las políticas que pretende impulsar en lo que le queda de mandato hasta unos comicios presidenciales, a los que aún no ha confirmado que se presentará para la reelección.