Merkel pide a Grecia que demuestre con "hechos" que desconvocan el Referéndum

internacional

| 03.11.2011 - 19:51 h
REDACCIÓN

La canciller alemana, Angela Merkel, ha pedido a las autoridades de Grecia que demuestren con "hechos" que desconvocarán el referéndum anunciado el pasado lunes por su primer ministro, Yorgos Papandréu.

En declaraciones a medios de prensa alemanes en un receso de las reuniones del G20, que comenzaron esta tarde en Cannes, Merkel aseguró: "para nosotros lo que cuentan son los hechos".

"No está del todo claro cómo va a pasar", comentó la canciller después de conocerse que el ministro de Finanzas griego, Evángelos Venizelos, anunció en nombre de su Gobierno, que no se celebrará un referéndum sobre el rescate financiero de Grecia pactado con la UE.

La jefa del Gobierno alemán aseguró que no quiere inmiscuirse "en la política interna griega", pero afirmó que deberá haber desde Atenas un "sí" lo más pronto posible a los acuerdos alcanzados el pasado 27 de octubre porque si no será difícil "recuperar la confianza perdida".

SARKOZY DICE QUE EL MENSAJE A GRECIA HA PROPICIADO UNA TOMA DE CONCIENCIA

Las declaraciones de Merkel se conocieron después de que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, afirmó en una conferencia de prensa al final de la sesión de trabajo de tarde del G20 en Cannes que el mensaje enviado ayer por Francia y Alemania sobre la propuesta de referéndum en Grecia "ha facilitado una toma de conciencia que debe confirmarse".

Sarkozy alabó el apoyo de la oposición griega al plan europeo de rescate, que calificó de "extremadamente importante" y la actitud de Papandréu al decir que "el referéndum no es un fin en sí".

El presidente galo reiteró el mensaje que se le ha enviado a Grecia: "el euro es el corazón de Europa y Europa es el corazón de la política francesa", dijo Sarkozy, "por lo que no podemos aceptar la explosión del euro, que significará la explosión de Europa".

"Europa es la garantía de la paz en el continente", dijo el presidente francés. Sarkozy afirmó que el euro es "una línea roja" que no se debe traspasar y aunque señaló que los países de la UE "se administran libremente, la UE y el euro es nuestro patrimonio".

"Debemos hacer nuestro trabajo. La zona euro está decidida a hacer sus deberes y poner en marcha su política hasta el final", advirtió el presidente francés.

En referencia al papel de Francia y Alemania en la crisis con Grecia, Sarkozy dijo que era normal que dos países fundadores y dos potencias económicas se constituyan "en la primera línea europea" de este debate.

"Es la crisis más importante en la UE desde su creación, por lo que necesita una solución clara y firme", dijo Sarkozy, quien reiteró su idea de que la "la UE implica obligaciones y también solidaridad, pero a cambio de que sean respetadas reglas mínimas".

Sarkozy también se mostró confiado en la economía italiana, "que es una de las más fuertes del mundo".

MERKEL PIDE A GRECIA QUE DEMUESTRE CON "HECHOS" QUE DESCONVOCARÁN EL REFERÉNDUM