Los 27 acuerdan una recapitalización de 100.000 millones para la banca europea

Juncker: la banca tendrá que asumir una quita "sustancial" en rescate griego

Salgado defiende que la banca española acuda al mercado para recapitalizarse

internacional

| 22.10.2011 - 09:12 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los países de la UE han llegado a un principio de acuerdo sobre la recapitalización de la banca europea, en virtud del cual se exigirá a las grandes entidades un ratio de capital de máxima calidad del 9 %, con lo que se verán obligadas a conseguir unos 100.000 millones de euros en nuevos fondos.

Fuentes diplomáticas confirmaron hoy que los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) están redactando las líneas de actuación, con el fin de que los jefes de Estado y de Gobierno den mañana su visto bueno al acuerdo.

En el caso español, se prevé que la recapitalización afecte a los bancos BBVA, Santander, Caixabank, BFA Bankia y Popular.

Finalmente, el importe de recapitalización es inferior al que consideraba necesario el Fondo Monetario Internacional (FMI), que había cifrado el monto en 200.000 millones de euros.

Los ministros de Finanzas de la UE también acordaron elevar el requisito del Core Tier 1 -el capital de máxima calidad- al 9 %, frente al 5 % exigido en las pruebas de solvencia realizadas en julio pasado por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés).

JUNCKER: LA BANCA TENDRÁ QUE ASUMIR UNA QUITA SUSTANCIAL EN EL RESCATE GRIEGO

El presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, afirmó hoy que los ministros de Finanzas de la zona del euro acordaron el viernes que habrá que elevar "sustancialmente" la contribución del sector privado en el segundo rescate griego.

"Hemos acordado ayer que tenemos que elevar sustancialmente la contribución de la banca" al segundo programa de asistencia financiera para Grecia, que asciende a 159.000 millones de euros, dijo a su llegada a la reunión de ministros de Finanzas de la UE.

El también primer ministro luxemburgués partió del hecho de que los preparativos para las negociaciones con el sector privado han avanzado de tal forma que mañana "podría haber una decisión" en la cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona, y si no la hay, entonces lo más probable es que se produzca el miércoles en la segunda cumbre de los 17 países de la moneda común.

El ministro sueco de Finanzas, Anders Borg, también confirmó que los tenedores de deuda griega tendrán que asumir pérdidas sustanciales.

"Es obvio que necesitamos una rebaja substancial de la quita griega y creo que esto hay que hacerlo en una secuencia donde se haya recuperado la credibilidad del resto del sistema", afirmó.

Según el informe de la troika sobre la sostenibilidad de la deuda griega filtrado al Financial Times, la economía griega se ha deteriorado tanto en los últimos tres meses que los socios internacionales tendrían que aportar 252.000 millones de euros en ayudas hasta el fin de esta década salvo el sector privado acepte recortes importantísimos sobre la deuda que tienen en sus carteras.

El estudio determinó que, con el fin de reducir el nivel de deuda actual de Grecia, de entorno al 160 % del PIB, hasta el 120 % en 2020 la quita debería ser del 50% y se precisaría un rescate internacional de unos 114.000 millones de euros, mientras que para llegar hasta el 110 % de deuda haría falta una quita del 60 % y entonces los 109.000 millones de euros de fondos de la UE y del Fondo Monetario Internacional acordados el 21 de julio bastarían.

Los ministros de Finanzas de la UE también analizan hoy los términos de una segunda recapitalización de la banca europea.

Sobre este punto, Borg afirmó que no cree que se deba "tratar a los contribuyentes como un regalo para los bancos. Cualquier recapitalización tiene que ir seguida de propiedad y control".

"Hay que restaurar la confianza y esto tiene que ser en capital", añadió, al insistir en que "los bancos no pueden tratar a los contribuyentes como si les diesen un regalo en lugar de asumir sus responsabilidades".

Previamente a la reunión, la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, defendió hoy que en caso de que sean necesarios "fondos adicionales para la recapitalización de alguna entidad" bancaria española, éstos se puedan "encontrar en el sector privado".

"Eso es lo ideal", indicó Salgado a su llegada a la reunión de ministros de Finanzas de la Unión Europea que se celebra hoy en Bruselas.

Preguntada por las necesidades de capital que podrían tener los bancos, la ministra subrayó que "las hipótesis no están todavía totalmente definidas".

"Depende de las hipótesis, fundamentalmente de la hipótesis sobre qué ratio de capital finalmente se decida y también qué se incluye en ese ratio de capital", explicó Salgado.

La ministra insistió en que "hasta que no estén claras no podremos decir qué necesidades de capital hay".

Preguntada por si finalmente serán cinco los bancos españoles incluidos en el plan europeo de recapitalización, Salgado subrayó que serán aquellos "que estén considerados grandes", pero aseguró que esa cifra es "próxima".

Los ministros discuten hoy el plan para una segunda ronda de recapitalización de la banca europea y, en base al informe de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), si elevan del 5 % al 9 % las exigencias de capital a la gran banca.

También tendrán que decidir si se valora su cartera de deuda publica a precios de mercado, lo que supondría en el caso español una depreciación de hasta un 5 por ciento.

Un portavoz del Ejecutivo indicó el viernes que, en cualquier caso, la medida afectará solo a la gran banca con un volumen determinado de activos, y un peso determinado en el sistema.

Se da por seguro que entre los afectados estarán el BBVA y el Santander y, en función del rasero utilizado, la medida podría afectar también a los tres grupos que le siguen en tamaño, Caixabank, BFA-Bankia, y el Popular.

La banca española actualmente ya valora una parte de su cartera a precios de mercado, la que dedica a operar en los mercados y la que mantiene como inversión.