El Kremlin y la aerolínea MetroJet no excluyen la posibilidad de un atentado

Comienza el traslado de las víctimas del siniestro aéreo al crematorio de San Petersburgo

La aerolínea rusa siniestrada debía dos meses de salario a empleados

internacional

| 02.11.2015 - Actualizado: 19:03 h
REDACCIÓN

El Kremlin y la compañía aérea MetroJet (Kogalymavia), propietaria del avión siniestrado en Egipto, no excluyeron hoy ninguna hipótesis, incluido el atentado terrorista, como causa de la tragedia, aunque advirtieron de que es pronto para sacar conclusiones. "Ahora no se puede descartar ninguna versión", dijo el portavoz del Kremlim, Dmitri Peskov, preguntado por los periodistas acerca de si se contemplaba la posibilidad de un ataque terrorista.

Pero se mostró cauteloso cuando dijo que "pero la investigación solo está comenzando su trabajo...hay que esperar al menos a los primeros resultados". Casi simultáneamente, directivos de la aerolínea siniestrada aseguraron hoy que la única causa posible para que el Airbus A321 se desintegrara en el aire es "una acción mecánica exterior", y señalaron que los pilotos perdieron totalmente el control del aparato antes de comenzar la caída.

"La única causa que puede explicarlo es una acción mecánica exterior en la aeronave", dijo en conferencia de prensa el vicedirector general de la compañía para vuelos, Alexánder Smirnov. "No puede haber tal conjunción de fallos de sistemas que lleven a que el avión se desintegre en el aire", agregó.

Smirnov subrayó que "incluso en caso de una despresurización súbita los pilotos podrían ponerse las máscaras de oxígeno, y los pasajeros también".

Preguntado sobre la posibilidad de un ataque terrorista afirmó que "puede haber sido cualquier cosa" aunque pidió esperar a los resultados de las investigaciones. Por otra parte, el Airbus volaba descontrolado antes de estrellarse en el Sinaí, afirmó el vicedirector técnico, Andrei Averianov, en la misma conferencia de prensa.

Dijo que de acuerdo a la información del sistema de seguimiento Flight Radar, "el avión redujo la velocidad más de 300 kilómetros por hora en menos de un minuto y simultáneamente perdió 1,5 kilómetros de altitud". "Un avión no puede volar en ese régimen, y menos un avión de pasajeros o de carga. Esto significa que la aeronave volaba de manera descontrolada, y no estaba volando, sino cayendo", señaló.

También explicó que el Airbus seguramente estaba ya seriamente dañado antes de estrellarse contra el suelo. "Antes de empezar a caer el A-321, es muy probable que sufriera un daño considerable en su construcción lo que no le permitiría volar, y obviamente, en el momento de comenzar la situación catastrófica, la tripulación perdió totalmente el control", dijo. "Eso explicaría por qué no hubo intentos de informar de una emergencia a bordo", añadió

El mismo sábado, horas después de estrellarse el avión con 224 personas una media hora después de despegar de Sharm el Sheij con destino a San Petersburgo, tanto Rusia como Egipto descartaron la posibilidad de un ataque terrorista.

LABORES DE RESCATE

Rusia informó hoy de que la operación de rescate de las 224 víctimas y restos del Airbus A321 ruso que se estrelló el sábado en Egipto concluirá hoy por la noche, tras lo cual saldrá un segundo avión con cadáveres hacia San Petersburgo.

El ministro ruso de Situaciones de Emergencia, Vladímir Puchkov, que se encuentra en Egipto coordinando las labores de rescate, señaló que la operación en la zona de la península del Sinaí donde se estrelló el avión finalizará antes de las 22 hora local (20.00 GMT).

Un segundo avión con los restos mortales de las víctimas del siniestro "despegará desde El Cairo a las 21.00 hora de Moscú (18.00 gmt)", informó otro responsable de este Ministerio, Vladímir Svetelski, según medios rusos.

Mientras, un primer vehículo con cuerpos de los fallecidos en el siniestro del avión ruso en la península egipcia del Sinaí salió hoy del aeropuerto Pulkovo, de San Petersburgo, en dirección a un crematorio de la ciudad. Según informó la agencia Interfax, el camión especial con parte de los cadáveres repatriados desde Egipto abandonó la terminal aérea con una escolta policial.

En el crematorio esperan expertos forenses y representantes de los organismos que se encargan de la investigación de la catástrofe del vuelo de la compañía Metrojet con 224 personas a bordo, ocurrida el sábado media hora después de despegar de Sharm el Sheij con destino a la segunda ciudad rusa.

Los familiares de las víctimas, que desde el fin de semana fueron alojados en un hotel cercano al aeropuerto asistidos por psicólogos, comenzarán a ser trasladados al crematorio para llevar a cabo los procedimientos de reconocimiento.

La madrugada de este lunes, un avión del Ministerio ruso de Situaciones de Emergencia con 144 cadáveres de las 224 víctimas mortales del siniestro aéreo llegó al aeropuerto de Pulkovo.El Airbus A321 de MetroJet (Kogalymavia) se destruyó en el aire el 31 de octubre unos 30 minutos después de despegar de Sharm el-Sheij, según las primeras conclusiones de las autoridades rusas.

El avión trasladaba a 217 pasajeros y siete tripulantes. Cuatro de los turistas eran ucranianos y uno bielorruso, y entre ellos había 25 niños. El vicegobernador de San Petersburgo, Igor Albin, se trasladará al crematorio para coordinar los procedimientos de reconocimiento, después de que se hayan tomado ya más de 200 muestras de ADN de los familiares de las víctimas.

De los 224 fallecidos, las autoridades egipcias anunciaron que hasta el momento se han hallado 187 cadáveres, que fueron trasladados a El Cairo.