Sarkozy elogia el "valor" de Zapatero y le anima a continuar con las reformas

internacional

| 21.01.2011 - 11:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, elogió hoy el "valor" del jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, por las "enérgicas" medidas que está adoptando ante la crisis y por su determinación de llevar a cabo reformas "indispensables" y le animó a continuar por el camino emprendido.

Éste fue el resumen que ofrecieron los dos gobiernos de la reunión de trabajo de una hora de duración que mantuvieron en el Palacio del Elíseo Sarkozy y Zapatero, quienes no comparecieron ante los medios de comunicación y prefirieron hacer público un comunicado conjunto.

En él, España y Francia apuestan por "una convergencia económica mucho más fuerte dentro de la eurozona para reforzar la competitividad de nuestras economías y permitir un crecimiento fuerte y sostenible".

Según informaron fuentes del Ejecutivo español tras el encuentro, el ochenta por ciento de la entrevista estuvo centrado en la situación económica en la eurozona y Sarkozy elogió la "determinación y la responsabilidad" de Zapatero al dar los pasos necesarios para hacer frente a la crisis.

Zapatero le explicó las reformas en marcha y las previstas para las próximas semanas y meses, centradas en las pensiones, las cajas de ahorro y la negociación colectiva, y se mostró convencido de que con ellas España recuperará su solvencia y la confianza de los mercados, algo que, destacaron las fuentes, ya ha comenzado a ocurrir.

El presidente francés, añadieron, mostró su convencimiento de que España es uno de los grandes países europeos y que, como tal, seguirá incrementando su competitividad.

En esta línea, en el comunicado conjunto se ratifica el "total respaldo y la solidaridad" de Francia a España, una confianza que llevó a Sarkozy, como recordó hoy la delegación española, a apostar por la presencia permanente del país en el G20.

París preside este año el grupo de las mayores economías del mundo y de las potencias emergentes y Sarkozy explicó a Zapatero las prioridades para el periodo, una agenda para la que el jefe del Ejecutivo español le brindó toda su cooperación.

Los dos gobiernos subrayaron en el comunicado la "total coincidencia" en los temas europeos, pero, según señalaron las fuentes de la delegación española, no debatieron en detalle la propuesta de ampliar el fondo de rescate de la eurozona, uno de los asuntos sin consenso en la UE.

No obstante, los dos estuvieron de acuerdo en que en los próximos meses deben despejarse las dudas que todavía existen en los mercados.

En el ámbito bilateral, analizaron de forma breve el escenario creado por el último alto el fuego de ETA y el Gobierno español destacó la "coincidencia absoluta" en el diagnóstico de la situación.

Sarkozy volvió a mostrar la solidaridad de Francia y su "determinación" a continuar la cooperación en la lucha contra el terrorismo.

Dedicaron también unos minutos a la situación de Oriente Medio y a la crisis tunecina, país por el que ambos mostraron su "preocupación".

Al margen de estas cuestiones, Zapatero aprovechó la visita a París para solicitar el apoyo de Francia a la candidatura del ex ministro español de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos a la dirección de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Aunque fuentes francesas habían avanzado que París podría respaldar al aspirante de Brasil, hoy Sarkozy elogió a Moratinos como un "excelente candidato", según destacaron desde el Gobierno español, quienes estimaron que, en principio, el ex ministro puede contar con el apoyo de Francia.

A pesar de que todo estaba hoy listo en el patio del Elíseo para que Zapatero y Sarkozy hablaran ante los medios de comunicación, finalmente el jefe del Gobierno español abandonó el palacio en solitario sin decir palabra, al decidir el presidente galo que no habría declaraciones.

El lunes, según explicó la delegación española, ha convocado una rueda de prensa en París para explicar la agenda del G20.