Reunión para fijar un objetivo de recorte de emisiones del 40% en 2030

Ministros de Medio Ambiente de la UE en una reunión informal del 2013 (Archivo)

internacional

| 03.03.2014 - 10:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los ministros de Medio Ambiente de los 28 buscarán este lunes acercar posturas para fijar un objetivo obligatorio de recorte de emisiones de CO2 para la UE del 40 por ciento en 2030 (respecto a los niveles de 1990), pese a que el impacto de la crisis y la presión de la industria, que alerta del riesgo de pérdida de competitividad, han reducido las ambiciones europeas en materia de lucha contra el cambio climático.

Los ministros examinarán por primera vez el paquete de medidas sobre clima y energía presentado por Bruselas a finales de enero. El Ejecutivo comunitario propuso entonces el recorte del 40% en las emisiones, pero diluyó los otros dos objetivos con los que cuenta la UE. En materia de renovables, planteó una cuota obligatoria del 27% para el conjunto de la UE, pero sin metas individuales para los Estados miembros. Y prescindió del objetivo de eficiencia energética.

Sin embargo, ni siquiera estos objetivos diluidos generan consenso sino que están provocando un enfrentamiento entre los antiguos Estados miembros y los países de la ampliación. Así, Alemania, Francia y Reino Unido apoyan el recorte del 40 por ciento que plantea Bruselas y reclaman un acuerdo ya en la cumbre de finales de marzo para dar una señal tanto a la comunidad internacional como a los inversores, con el fin de acelerar la transición a una economía baja en emisiones.

En este grupo están también España, Italia, Holanda, Irlanda, Dinamarca, Suecia, Eslovenia, Portugal o Finlandia.

En contraste, los países del este -liderados por Polonia, que depende en un 80% de combustibles fósiles- consideran el 40% excesivamente ambicioso y reclaman en todo caso un reparto interno en la UE favorable y apoyo financiero para no dañar la competitividad de su industria. En este grupo están también Hungría, República Checa, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria.

De los avances que se logren en el debate en el Consejo de Medio Ambiente de este lunes y del Consejo de Energía del martes dependerá si el objetivo del 40% puede ser ya ratificado por los jefes de Estado y de Gobierno en el Consejo Europeo del 20 y 21 de marzo o si se aplaza hasta junio.

Lo que ya está claro que se retrasará es la discusión sobre renovables y eficiencia energética, ya que la mayoría de Estados miembros considera que estas cuestiones no deben abordarse hasta que haya acuerdo sobre el recorte de emisiones.

Los ministros de Medio Ambiente tratarán de desbloquear también la propuesta legislativa que permitiría a los Estados miembros prohibir el cultivo de transgénicos en su territorio, que se lleva debatiendo desde el año 2010 sin acuerdo.

El compromiso se ha hecho urgente por la previsible decisión de Bruselas de autorizar el cultivo de un nuevo maíz transgénico pese a que 19 Estados miembros se posicionaron en contra. Sólo España, Reino Unido, Suecia, Finlandia y Estonia están a favor.