Republicanos y demócratas están "cerca" de un acuerdo sobre techo de la deuda

internacional

| 14.10.2013 - 12:41 h
REDACCIÓN
Más sobre: EEUUSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El líder de la mayoría demócrata del Senado de EEUU, Harry Reid, aseguró hoy, tras reunirse con el líder de la minoría republicana, Mith McConnell, que están "cerca" de llegar a un acuerdo para elevar el techo de la deuda y "esperan" poder cerrarlo antes de reunirse con el presidente Barack Obama.

Reid y McConnel, que acudirán hoy a las 19:00 GMT a la Casa Blanca junto con los líderes de la Cámara de Representantes para tratar el asunto con el presidente, han conversado durante más de 40 minutos en busca de un consenso que permita la reapertura de la Administración, cerrada parcialmente desde el día 1, y para evitar la suspensión de pagos, el jueves, al cumplirse el tope de deuda.

Preguntado a la salida de la reunión por los periodistas si ya había trato, Reid respondió: "Estamos cerca".

El senador demócrata Joe Manchin expresó hoy su optimismo sobre un acuerdo al afirmar que los líderes de la Cámara alta se encuentran en un "70 u 80 por ciento" del camino para lograrlo.

Manchin sugirió que los puntos de fricción son la duración de la resolución de financiación temporal de la Administración federal y la de la propia extensión del techo de endeudamiento de EE.UU.

Los demócratas presionan para que el proyecto de ley de financiación temporal sea más corto y el aumento del techo de la deuda más prolongado, de manera que podrían deshacerse de algunos de los recortes del gasto público que entraron en vigor en marzo.

"¿Cuándo debe vencer (la financiación temporal)?, ¿cuándo debe vencer el techo de la deuda? y si ese tiempo es suficiente para que la Conferencia del Presupuesto y las Comisiones de Presupuesto se sienten y trabajen sobre ello. Esos son los detalles que tienen que ser resueltos", dijo el senador demócrata.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunirá con los líderes de ambas cámaras del Congreso para insistir en que es preciso llegar a un acuerdo para elevar el techo de la deuda y evitar que el país incurra en suspensión de pagos.

"A falta sólo de unos pocos días para que el Gobierno se quede sin autorización para contraer préstamos, el presidente hará evidente la necesidad de que el Congreso actúe para pagar nuestras cuentas, y volver a abrir" la Administración federal, anunció la Casa Blanca en un comunicado.

Obama repetirá a los legisladores que no está dispuesto a "pagar un rescate" al Congreso para que reanude las actividades federales, paralizadas desde el uno de octubre, y aumente el límite de la deuda, que según el Departamento del Tesoro se alcanzará el jueves.

"El presidente sigue instando al Congreso a aprobar un proyecto de ley que eleve el techo de la deuda y dé a nuestras empresas y nuestra economía la certeza que necesitan", añadió la Casa Blanca.

Los legisladores apenas han avanzado en las negociaciones los últimos días, cuyo peso recayó principalmente en el Senado a lo largo del fin de semana después de que las conversaciones entre Boehner y Obama no llegaran a buen puerto.

La frustración aumentó entre los republicanos de la cámara alta después de que los demócratas rechazaran la propuesta de la senadora Susan Collins, que hubiera elevado el techo de la deuda hasta finales de enero y reabierto las funciones plenas de la administración federal durante seis meses a cambio de un retraso de la aplicación de uno de los impuestos de la ley sanitaria.

La propuesta de la republicana Collins también establecía una mayor flexibilidad en la ejecución de los grandes recortes del gasto público que entraron en vigor en marzo pasado, pactados en 2011 para reducir el déficit federal.

Los demócratas del Senado rechazaron el plan al alegar que no había concesiones reales a sus prioridades, ya que consideran la financiación del Gobierno, es decir la aprobación del presupuesto para este año fiscal que comenzó el 1 de octubre, y un aumento del techo de la deuda como obligaciones del Congreso.