Cuatro muertos y más de mil detenidos en el Reino Unido por la violencia

Cameron autoriza el uso de cañones de agua contra los disturbios y saqueos

La quema de coches y comercios se traslada de Londres a Manchester y Birmingham

Manchester vive una violencia y delincuencia sin precedentes, dice la policía

internacional

| 10.08.2011 - 08:22 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Cuatro personas han resultado muertas y más de mil han sido detenidas en el Reino Unido por la violencia callejera sin precedentes que comenzó el sábado en Londres, según datos facilitados hoy por la policía.

Si bien Londres vivió una madrugada de relativa calma después de tres jornadas de graves disturbios, en otras ciudades británicas se registraron altercados en las últimas horas, entre ellas Manchester y Liverpool, al norte, y Birmingham y Nottingham, en el centro.

En Birmingham, tres personas fallecieron al ser atropellados por un vehículo la pasada madrugada mientras protegían su vecindario, en un incidente por el que un hombre ha sido detenido, de acuerdo con la policía. La Policía ha detenido ya a un hombre de 32 años, al que está interrogando bajo la sospecha de asesinato en relación a esas tres muertes. Las tres víctimas, de origen asiático, intentaban proteger su barrio de actos de vandalismo y saqueos, en la ola de violencia.

En Londres, desde el sábado Scotland Yard ha detenido a 768 personas por actos violentos, desórdenes y saqueos, y se han presentado cargos contra 167 de ellos, según los últimos datos de la Policía Metropolitana, 111 de cuyos agentes resultaron heridos.

En el área de Manchester fueron arrestadas 113 personas, otras 50 en Liverpool y 109 en West Midlands, que acoge las ciudades de Birmingham y Nottingham.

En Londres la Policía Metropolitana efectuó anoche el mayor despliegue de la historia con 16.000 agentes operando en las calles, y desde las 20.00 GMT detuvo a 81 personas en diferentes zonas, si bien la situación estuvo tranquila.

La calma de la pasada madrugada contrastó con la noche del lunes, cuando en el barrio de Croydon, al sur de Londres, un hombre de 26 años resultó herido de bala y falleció ayer, convirtiéndose en la primera víctima mortal de los disturbios.

Ayer la ciudad donde se produjeron los incidentes más graves fue Manchester, que según la policía vivió "niveles extraordinarios de violencia" cometidos por "grupos de delincuentes", entre ellos jóvenes de 15 años.

En los altercados en la zona de Manchester, que incluyeron el suburbio de Salford, se incendiaron vehículos y comercios, que fueron saqueados por grupos de alborotadores, la mayoría jóvenes encapuchados.

También se registraron incidentes violentos durante la madrugada en Gloucester, donde veinteañeros y adolescentes arrojaron piedras y botellas al igual que en Leicester, donde un centenar de jóvenes atacaron comercios y lanzaron objetos contra los agentes.

CAMERON: HEMOS VISTO LO PEOR Y LO MEJOR DEL REINO UNIDO EN LOS DISTURBIOS

Tras celebrar por segundo día consecutivo una reunión con su gabinete de crisis, el primer ministro británico, David Cameron, dijo que el Ejecutivo no permitirá que "una cultura del miedo" prevalezca en las calles.

El "premier" señaló además que ante la gravedad de la situación, "necesitábamos una respuesta y hemos respondido con firmeza".

David Cameron manifestó que la policía podría utilizar métodos más contundentes como cañones de agua o balas de goma para dispersar a los causantes de los disturbios, que desde Londres se han extendido a ciudades como Manchester, Liverpool o Birmingham.

"Sean cuales sean los métodos que necesite usar la policía, tendrán autorización legal", subrayó.

En una declaración ante su residencia, Cameron reconoció que "hay cosas que realmente no funcionan en nuestra sociedad" y, preguntado si la respuesta de las autoridades ha sido lenta a unos disturbios iniciados el sábado en Londres, indicó que lo sucedido plantea "un reto nuevo".

La escalada de violencia callejera comenzó el sábado en el humilde barrio de Tottenham, al norte de Londres, cuando una pequeña marcha pacífica de protesta por la muerte de un joven a disparos de la policía derivó en graves disturbios, que se propagaron después a otros barrios de la capital.

Mark Duggan, de 29 años, se encontraba en un taxi cuando fue alcanzado por balas de la policía en un suceso en el que finalmente se ha demostrado que el joven no llegó a disparar un arma.