Rajoy y Trump proyectan una reunión en la Casa Blanca a finales de septiembre

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, trasladó hoy a su homóloga española, María Dolores de Cospedal, el apoyo del Gobierno de Donald Trump al de España ante la respuesta que está dando a la situación política en Cataluña en defensa del Estado de Derecho y de la legalidad.

internacional

| 04.08.2017 - 15:50 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, proyectan mantener una reunión en la Casa Blanca a finales de septiembre, una cita que sería su primer encuentro bilateral tras haberse saludado ya en dos ocasiones en sendas cumbres internacionales.

El Gobierno no confirma oficialmente que se haya cerrado ya esa entrevista, pero fuentes del Ejecutivo consultadas por Efe aseguran que se está trabajando en ella desde hace tiempo y que hay intención de que se concrete próximamente.

El diario ABC publica hoy que la reunión se celebrará el 25 o el 26 de septiembre, y fuentes diplomáticas subrayan a Efe que, si las agendas lo permiten, puede ser inmediatamente antes de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que se celebrará el 29 de septiembre en la capital de Estonia, Tallín.

De esta forma, Rajoy se vería con Trump pocos días antes de la fecha en la que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pretende que se celebre un referéndum independentista.

Una reunión en la que podría obtener el respaldo de Trump a las tesis del Gobierno frente a la apuesta soberanista después de que el anterior presidente estadounidense, Barack Obama, ya expresase su apoyo a una España "fuerte y unida".

A la espera de que se concrete la fecha de la reunión, la agenda de Rajoy en ese viaje podría incluir su participación previa en la apertura del nuevo periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, una cita a la que no acude desde hace cuatro años.