Rajoy se reúne el domingo con Merkel en Chicago y el miércoles con Hollande en el Elíseo

Les trasladará que el BCE debe reaccionar ante los ataques especulativos a la deuda de los países

internacional

| 18.05.2012 - 12:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantendrá en los próximos días una amplia actividad diplomática, que incluirá una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, y el nuevo presidente francés, Franois Hollande, han avanzado este jueves fuentes gubernamentales.

El encuentro con la canciller alemana tendrá lugar el próximo domingo en Chicago, donde se celebra la Cumbre de la OTAN. Posteriormente, el miércoles día 23, viajará a París para almorzar con Hollande en el Palacio del Elíseo. Ese mismo día, Rajoy se desplazará a Bruselas para participar por la tarde en una cumbre informal de la UE, preparatoria del Consejo Europeo de junio, pero en la que Grecia acabará previsiblemente copando el debate.

Ni en el encuentro con Merkel ni con Hollande está previsto, en un principio, que haya comparecencia conjunta de los líderes ante los medios de comunicación.

EL BCE DEBE COMPRAR DEUDA

En las entrevistas con los dos líderes y durante la cumbre informal de Bruselas, Rajoy hará hincapié en los mismos mensajes que ha lanzado en las últimas semanas. Es decir, que es necesario que los líderes europeos expresen con claridad su voluntad decidida de defender el euro, lo que implica que el Banco Central Europeo (BCE) reaccione comprando deuda de aquellos países sometidos a ataques especulativos, más aún si estos países están cumpliendo con las reformas que sus socios esperan de ellos.

Pero Rajoy también hará hincapié en el "falso debate" que contrapone las necesarias políticas de austeridad con las de crecimiento, pues ninguna consigue por separado que la maquinaria funcione, sino que ambas son necesarias para que todo funcione, "como la gasolina y el aceite en un coche", ilustran fuentes de Moncloa.

Rajoy, añaden las mismas fuentes, está "convencido" de que el denominado Pacto Fiscal europeo para garantizar la estabilidad presupuestaria por norma constitucional --y al que Hollande pone condiciones para ratificarlo-- "es bueno para Europa". "Otra cosa es que se le puedan añadir elementos de crecimiento", explican estas fuentes.

CON MERKEL, PERO A FAVOR DE ESTIMULOS

En resumen, Rajoy está "alineado con la tesis alemana" de que el Pacto Fiscal es bueno para Europa, lo que no quiere decir, matizan, que España no esté de acuerdo con políticas dirigidas a estimular el crecimiento. Ambas cosas, insisten, "no son excluyentes".

El Gobierno, se subraya desde Moncloa, mantiene un contacto permanente con el entorno de la canciller, con el que se habla normalmente hasta dos veces por semana. De hecho, el propio Rajoy habló por teléfono con Merkel en una ocasión en las últimas dos semanas.

El Ejecutivo, aseguran las fuentes, está satisfecho con las declaraciones públicas que altos cargos alemanes han hecho respaldando las reformas emprendidas en España. Otra cosa es que aún haya un trabajo que hacer para convencerles de que ayudar a España frente a los ataques a su deuda soberana es ayudar al euro.