Rajoy se reúne con Juncker y asiste al Consejo Europeo

El Consejo Europeo negociará diversos cargos en las instituciones de la UE

España aspira a que Luis de Guindos se haga con la presidencia del Eurogrupo

Rajoy, Junker y Cañete

internacional

| 16.07.2014 - 11:08 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha llegado hoy a Bruselas para participar en la reunión del Consejo Europeo que negociará diversos cargos en las instituciones de la UE. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se ha mostrado prudente ante la posibilidad de que los líderes de la UE lleguen hoy a acuerdos para la designación de diversos cargos institucionales comunitarios.

A su llegada a la reunión del Consejo Europeo en el que los jefes de Estado y de Gobierno tienen previsto avanzar en la negociación de esos cargos, Rajoy, en declaraciones a los periodistas, ha señalado que no es seguro que en esta cita se decida qué personas estarán al frente de determinadas responsabilidades.

"Es muy difícil preverlo porque somos veintiocho y lo ideal es conseguir un acuerdo unánime y eso no es siempre fácil", ha señalado.

Rajoy ha subrayado que lo más urgente es el nombramiento del Alto Representante, pero que también se hablará del presidente del Consejo Europeo que relevará a Herman van Rompuy y que no está en la agenda abordar la presidencia del Eurogrupo.

Un cargo este último que España desea que sea para su ministro de Economía, Luis de Guindos, aunque no ha habido oficialmente una declaración en ese sentido.

Rajoy ha señalado que aún queda tiempo para que los nuevos cargos empiecen a ejercer, ya que Jean-Claude Juncker comenzará su mandato como presidente de la Comisión Europea el 1 de noviembre y un mes después lo hará el que sea designado como presidente del Consejo.

En la misma línea la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que no cree que hoy se llegue a una decisión definitiva o total, pues considera que aún es necesaria una "discusión más amplia" entre los líderes.

Merkel opinó que hoy no habrá tiempo para llegar a un punto que resulte decisivo en el reparto de los más altos puestos de las instituciones europeas, mientras que otras fuentes apuntaron a la posibilidad de que en septiembre se celebre una nueva cumbre extraordinaria.

La primera ministra danesa, la socialista Helle Thorning-Schmidt, insistió en que "todos tenemos que estar de acuerdo (con los nombramientos). Por eso puede llevar un poco de tiempo encontrar una solución".

El nombre de la política danesa es precisamente uno de los que más ha aparecido en las listas de posibles dirigentes que podrían sustituir al presidente permanente del Consejo Europeo, un puesto creado hace cinco años y que solo ha ocupado el exprimer ministro belga Herman Van Rompuy, cuyo mandato concluye el 30 de noviembre. "No soy candidata. No tengo nada más que añadir a eso, y creo que ni siquiera esta noche vamos a encontrar una solución final", afirmó Thorning-Schmidt a su llegada al encuentro.

El presidente de Francia, François Hollande, insistió por su parte en que a su país "le importan menos las personas, y más las orientaciones". Recordó que Juncker propuso el martes un programa de inversiones para Europa por 300.000 millones de euros, lo que a su juicio "sí que es una prioridad francesa", al igual que lo es otro de los planteamientos del presidente electo de la Comisión Europea como es que la UE cuente con una política energética común.

Francia aspira a colocar a su exministro de Finanzas Pierre Moscovici al frente de la cartera de Asuntos Económicos y Monetarios del Ejecutivo europeo, un puesto que Juncker ya ha avanzado que entregará a los socialistas.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, coincidió con sus homólogas alemana y danesa al señalar que es posible que no se logre una solución esta noche, al tiempo que consideró que esto "no sería un desastre".

Preguntado por la posibilidad de que el actual presidente del Eurogrupo, el ministro holandés de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem, ceda su asiento a su homólogo español, Luis de Guindos, Rutte eludió hacer comentarios.

REUNIÓN CON JUNCKER

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, se ha reunido hoy en Bruselas con Jean-Claude Juncker, futuro presidente de la Comisión Europea, para analizar, entre otros asuntos, el reparto de comisarías en el nuevo ejecutivo de la UE.

Rajoy y Juncker se han reunido en la sede del Consejo Europeo antes del inicio de la cumbre de líderes europeos que intenta avanzar en las negociaciones para el nombramiento de diversos cargos institucionales tras las elecciones europeas.

El presidente del Gobierno español y Juncker habían cerrado esta entrevista la pasada semana, y, en ella, Rajoy ha tenido oportunidad de felicitar personalmente a Juncker después de que ayer consiguiera la mayoría necesaria en el Parlamento Europeo para ser nombrado presidente de la Comisión.

En esa votación, los eurodiputados del PSOE votaron en contra de Juncker pese al acuerdo inicial entre socialistas, populares y liberales para apoyarle.

Esa actitud ha llevado hoy a Rajoy a advertir, en declaraciones a los periodistas, que cuando no se cumplen los acuerdos a los que se llega, no se es tomado en serio.

El futuro presidente de la Comisión ha reclamado a todos los Estados miembros que presenten a mujeres para su equipo, prometiéndoles mejores carteras, porque hasta ahora el número de candidatas femeninas es muy reducido. De hecho, el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, ha amenazado con tumbar al Ejecutivo comunitario si no hay bastantes mujeres.

Sin embargo, Rajoy no se plantea presentar a una mujer y mantendrá la candidatura de Cañete, según las fuentes consultadas. El PSOE le ha pedido que reconsidere su posición y ha avisado de que el ex ministro de Agricultura tendrá "muy difícil" pasar la audiencia de la Eurocámara por sus "declaraciones machistas" durante la campaña electoral.