Rajoy defenderá ante la Asamblea de la ONU la candidatura española al Consejo de Seguridad

La ONU inicia una Asamblea General marcada en especial por el conflicto en Siria

internacional

| 25.09.2012 - 11:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se encuentra en Nueva York para intervenir ante la Asamblea Generald e la ONU. A su llegada a Nueva York, Rajoy ha manifestado a los periodistas que la aspiración de España a formar parte del Consejo de Seguridad de la ONU va a estar presente en su intervención ante el plenario de la Asamblea.

Ahora se abre la campaña con el objetivo de ser miembro no permanente del Consejo en el bienio 2015-2016 y en la que España, Turquía y Nueva Zelanda se juegan dos puestos.

La última vez que España formó parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas fue durante los años 2003/2004. Ahora Mariano Rajoy quiere repetir experiencia pujando por un asiento en la rotación del bienio 2015/2016.

Previamente, el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se han saludado en Nueva York durante la recepción del mandatario estadounidense a los jefes de las delegaciones que asisten a la 67 Asamblea General de la ONU.

La defensa de la candidatura estará también prácticamente en todos los contactos bilaterales que tenga Rajoy con varios jefes de Estado y de Gobierno, así como en las reuniones que tiene previsto protagonizar el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

PREOCUPANTE SITUACION EN SAHEL

Pero además de esta cuestión, Rajoy ha destacado la importancia de otra en la que España quiere volcarse: buscar una solución para el Sahel. De ahí que vaya a participar el miércoles en la reunión de alto nivel que se va a celebrar en Naciones Unidas para analizar la situación que se vive en esa zona.

El presidente del Gobierno ha recordado que esa región se encuentra a apenas 800 kilómetros de España y que varios españoles han sido secuestrados en ella. En concreto, dos cooperantes de organizaciones no gubernamentales españolas fueron liberados el pasado mes de julio en Mali tras ser capturados en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia).

El peligro que el Gobierno consideró que corrían los cooperantes que allí permanecían le llevó a repatriarlos este verano y a advertir a los que se quedaran del grave riesgo que existía.

España está especialmente preocupada por el futuro del norte de Mali, donde la presencia de radicales islámicos hace temer que se pueda convertir en un nuevo Afganistán.

El Gobierno español ya ha asegurado que colaboraría con una fuerza militar de la Comunidad Económica del África Occidental (CEDEAO) si es que finalmente ésta se decide a intervenir en la zona, ya que la evolución de los acontecimientos podría provocar una grave inseguridad en la región y en todo el mundo. El despliegue de esa fuerza necesita el apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU y algunos de sus miembros han pedido más detalles a la CEDEAO.

El presidente del Gobierno español ha explicado también a su llegada a Nueva York que intentará reunirse con el mayor número de líderes de otros países "para defender las posiciones españolas en los asuntos que nos importan".

67 ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU

Los líderes mundiales inician este martes los debates de la 67 Asamblea General en una reunión marcada en especial por la crisis en Siria y la parálisis de la comunidad internacional, mientras que también serán protagonistas el conflicto en Mali, la cuestión palestina y el programa nuclear iraní. La sede central de la ONU en Nueva York se convierte así en núcleo de la actividad diplomática mundial con la participación de más de 120 jefes de Estado y de Gobierno ante un foro en el que se espera que Siria sea la protagonista destacada en los discursos de los participantes.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pone a andar la sesión anual de debates públicos en el plenario de Naciones Unidas con una intervención en la que, ante la parálisis del Consejo de Seguridad, se prevé que anime por enésima vez a la comunidad internacional a movilizarse para frenar la crisis en Siria. Además, se espera que rinda cuenta de todos los conflictos que vive el mundo, como el que afecta a Mali o las tensiones entre Sudán y Sudán del Sur, y anime a poner en marcha el dañado proceso de paz entre palestinos e israelíes, entre otros asuntos.

Tras la apertura de la sesión por Ban, prevista a las 13:00 GMT, interviene la presidenta de Brasil, Dilma Roussef, y después el mandatario estadounidense, Barack Obama, que serán así los primeros dignatarios en dirigirse a la Asamblea, donde también hablarán el francés François Hollande y la argentina Cristina Fernández.

Un año más se aguarda con atención la presencia de Obama, quien está en campaña electoral, y se espera que hable de la reciente violencia contra misiones diplomáticas estadounidenses en países árabes a raíz de la difusión de un vídeo producido en Estados Unidos que caricaturiza al islám y al profeta Mahoma. Además, se prevé la segura mención al prolongado conflicto en Siria, y una llamada para ampliar y fortalecer las sanciones internacionales contra el programa nuclear de Irán, así como para reiterar su oposición a que Palestina tome acciones unilaterales en el seno de la ONU.

América Latina estará representada este mismo martes, además de con Rousseff y Fernández, por el presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, el hondureño Porfirio Lobo, el salvadoreño Mauricio Funes y el panameño Ricardo Martinelli.

De los últimos en participar este martes (hacia las 21.00 locales, 01:00 GMT del miércoles) estará el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que por primera vez comparecerá ante la Asamblea General, donde quiere defender la candidatura de España al Consejo de Seguridad y analizará la preocupante situación del Sahel, entre otros asuntos.

El programa nuclear iraní promete ser otro de los platos fuertes de esta sesión de debates, donde el presidente de ese país, Mahmud Ahmadineyad, hará su última intervención el próximo miércoles, ya que dejará el cargo el próximo año.

Hasta el próximo 1 de octubre, fecha de los últimos debates, también se prevé que la cuestión palestina centre la atención ya que Mahmud Abás espera pedir el estatuto de Estado observador no miembro para Palestina.