Rajoy analizará con Cameron cómo crecer y crear empleo en la UE

Le propondrá retomar el diálogo bilateral sobre Gibraltar

Quiere negociar un acuerdo de intercambio de profesores

internacional

| 20.02.2012 - 18:10 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, viajará este martes a Londres para reunirse con su colega británico, David Cameron, con quien analizará qué tipo de medidas debería poner en marcha la UE para crecer y crear empleo en el contexto actual de crisis. Los dos líderes han suscrito una carta con dirigentes de otros ocho países europeos --entre los que no se encuentran ni Francia ni Alemania-- en la que instan al resto de socios a adoptar medidas comunes en favor del crecimiento y el empleo en la próxima cumbre de la UE el 1 y 2 de marzo.

España, Reino Unido, Italia, Irlanda, Suecia, Finlandia, Estonia, Letonia, República Checa y Eslovaquia proponen ocho prioridades para impulsar el crecimiento en la misiva que dirigen a los presidentes del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, y la Comisión, José Manuel Durao Barroso.

Piden reforzar el mercado interior y liberalizar el sector servicios; crear un mercado único digital en 2015; completar el mercado energético único en 2014; impulsar la investigación, el desarrollo y la innovación; concluir acuerdos de liberalización comercial con EEUU y los países emergentes; reducir la burocracia; flexibilizar los mercados laborales y estabilizar el sector financiero.

En opinión de estos diez países, los esfuerzos para contener el gasto público son "esenciales" --sin ellos no se sentarán las bases de una recuperación económica sólida y duradera, argumentan-- pero junto a ello son necesarias medidas para modernizar las economías, aumentar la competitividad y corregir los desequilibrios macroeconómicos.

De todo esto hablarán este martes Rajoy y Cameron durante un almuerzo de trabajo, que les permitirá intercambiar puntos de vistas sobre las reformas puestas en marcha en España y Reino Unido frente a la crisis.

GIBRALTAR

Aunque "la crisis económica y del euro" serán los asuntos principales que tratarán, Rajoy no eludirá referirse al contencioso de Gibraltar, ha informado el Palacio de la Moncloa, que recuerda que este Gobierno querría "reanudar un dialogo constructivo" con Londres a través de los ministros de Exteriores. Hasta la fecha, el Gobierno británico, a través del Foreign Office, ha rechazado retomar las conversaciones con España sobre la soberanía del Peñón porque Gibraltar no quiere.

La última vez que España y Reino Unido celebraron una reunión para hablar de la soberanía de Gibraltar fue en 2002. Con la llegada de los socialistas a la Moncloa en 2004, ambos países crearon un foro tripartito de diálogo sobre asuntos de cooperación local en el que Gibraltar participaba con delegación propia, pero donde no se hablaba de soberanía.

Además de defender la reanudación de las conversaciones bilaterales sobre Gibraltar, Rajoy propondrá al Gobierno británico negociar un acuerdo para el intercambio de profesores de inglés y español en las enseñanza primaria y secundaria, ha avanzado Moncloa en un comunicado.

Dentro de la agenda internacional, ambos líderes intercambiarán puntos de vista sobre la situación en Siria y en Irán, además de hablar sobre la Conferencia sobre Somalia que Londres acogerá el jueves y a la que asistirán los ministros de Exteriores y Defensa, José Manuel García-Margallo y Pedro Morenés.

VISITA A LAS OBRAS DEL CROSSRAIL

Tras su almuerzo de trabajo, Rajoy y Cameron comparecerán en rueda de prensa y después visitarán juntos las obras de Crossrail, un ambicioso túnel para el metro londinense en cuya construcción participan tres empresas españolas: Ferrovial, Dragados (ACS) y FCC, esta última a través de su filial Alpine.

El proyecto permitirá a 1,5 millones de personas moverse a las principales áreas de negocios de la ciudad en 45 minutos. Los contratos que han logrado las compañías españolas ascienden a un total de unos 1.720 millones de euros.

Antes de emprender regreso a Madrid, Rajoy recibirá al viceprimer ministro británico, Nick Clegg, en la residencia de la Embajada española.