Pence anuncia la apertura de la embajada de EEUU en Jerusalén antes de 2020

El vicepresidente de EEUU exhorta a los palestinos a volver a la mesa de negociaciones

internacional

| 22.01.2018 - Actualizado: 21:32 h

AGENCIAS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Es un gran privilegio estar en Jerusalén, la capital de Israel", ha dicho el vicepresidente de Estados Unidos aún con el intento de boicotear su visita. Mike Pence ha anunciado que el próximo año, trasladarán la embajada desde Tel Aviv, siguiendo el anuncio de Trump, que reconoció a Jerusalén como capital de Israel. Pence, además, ha pedido a los palestinos que vuelvan a la mesa de negociaciones.

ABRIR EMBAJADA EN JERUSALÉN

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, anunció hoy en el Parlamento israelí (Knéset) el traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén "antes del final del año que viene". "Jerusalén es la capital de Israel y como tal (el presidente Donald) Trump ha dado indicaciones al Departamento de Estado para empezar las preparaciones del traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén", declaró hoy frente al Parlamento ante el boicot de los diputados árabes israelíes.

Los parlamentarios de la Lista Común, tercera fuerza de mayoría árabe, levantaron una pancarta con la fotografía de la conocida Cúpula de la Roca, en la Ciudad Vieja, con la frase "Jerusalén capital de Palestina", por lo que fueron expulsados. Pence señaló que Trump "hizo historia el pasado mes" y tomó esta decisión por el "bien de la paz".

Con este reconocimiento, Washington "elige los hechos sobre la ficción", ya que "son la única base para una paz justa y duradera" entre palestinos e israelíes, algo con lo que su país "está comprometido", aseveró el vicepresidente.

"Al anunciar esta decisión sobre Jerusalén, el presidente pide a todas las partes que se mantenga el 'statu quo' sobre los lugares sagrados", detalló. "Como dejó claro Trump, EEUU no tiene intención de tomar posiciones sobre ningún asunto final, incluyendo las fronteras concretas de la soberanía israelí en Jerusalén o la resolución de fronteras en disputa", recalcó.

El pasado 6 de diciembre, Trump rompió con décadas de consenso internacional al reconocer Jerusalén como capital de Israel y anunciar el futuro traslado de la embajada desde Tel Aviv a la Ciudad Santa, donde ningún país tiene su legación diplomática.

Los palestinos reclaman la parte oriental de Jerusalén como capital de su Estado, un territorio que está ocupado por Israel desde la Guerra de los Seis Días de 1967 y anexionado en 1980 en contra de las resoluciones de la comunidad internacional. Desde el anuncio, el liderazgo palestino ha insistido en rechazar a Washington como mediador, negándose a reunirse con la actual Administración estadounidense.

VOLVER A LA MESA DE NEGOCIACIONES

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, exhortó hoy "encarecidamente" a los palestinos, que han boicoteado su visita y rechazan la mediación de Washington, a volver a la mesa de negociaciones con Israel. "Los Estados Unidos aprecian la voluntad del Gobierno israelí de reanudar las negociaciones directas de paz con la Autoridad Nacional Palestina e instamos encarecidamente a los líderes palestinos a que vuelvan a sentarse a la mesa. La paz solo puede venir a través del diálogo", urgió hoy en el Parlamento israelí.

Pence insistió en que Washington mantiene "su completo compromiso a alcanzar una paz duradera entre los israelíes y palestinos", aunque estos últimos cancelaron los contactos con los estadounidenses desde que el pasado 6 diciembre Trump declaró Jerusalén como capital de Israel. El vicepresidente de EEUU asegura que con esta declaración no quieren intervenir en la resolución final de la Ciudad Santa, pero cree que "cualquier acuerdo de paz tiene que garantizar el derecho de Israel a defenderse por sí mismo", dijo.

"Ahora reconocemos que la paz requerirá de compromiso pero podéis estar seguros de que una de las cosas que los Estados Unidos nunca comprometerá será la protección y la seguridad de Israel", apuntó. "Si las dos partes están de acuerdo, EE.UU. apoyará la solución de los dos estados", manifestó Pence sobre la postura estadounidense que por primera vez no contempla como única esta solución, a diferencia las administraciones anteriores.

"Hay quienes piensan que el mundo no puede cambiar, que estamos destinados a enfrentar una infinita violencia, que no se puede poner fin a los conflictos y que la esperanza es una ilusión. Pero mis amigos, el presidente Trump no lo cree, yo tampoco y vosotros tampoco", señaló. "Sé que la paz es posible porque la historia recuerda que Israel ha tomado decisiones muy difíciles para conseguir la paz con sus vecinos en el pasado", indicó.

PACTO NUCLEAR CON IRÁN

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, dijo hoy que "el pacto nuclear con Irán es un desastre" y advirtió de que si no se arregla, "EE.UU. se retirará inmediatamente".

"Como dejó claro el presidente (Donald) Trump, este es el último intento, y salvo que se arregle el acuerdo nuclear de Irán, los Estados Unidos se retirarán del acuerdo nuclear de Irán de inmediato", declaró en el Parlamento israelí durante la visita oficial que realiza al país.

Pence destacó que el pacto nuclear logrado en 2015 "solo retrasa el momento en que Irán conseguirá el arma nuclear". Por este motivo, el vicepresidente dijo que EE.UU. "no volverá a certificar" el mecanismo que suspende las sanciones a Irán por su programa nuclear y sobre lo que debe pronunciarse cada 120 días por imperativo legal, a no ser que sea modificado, como advirtió Trump el pasado día 12, la última vez que renovó este dispositivo.

"EE.UU. nunca permitirá que Irán consiga el arma nuclear", remarcó, ante lo que los asistentes estallaron en aplausos encabezados por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, un fuerte opositor al pacto, que considera que Irán es una de las principales amenazas para Israel y el resto del mundo.