Arresto domiciliario para el capitán del crucero naufragado en Italia

Localizan otros cinco cadáveres en el casco del crucero

El capitán admite que estaba al mando cuando naufragó

internacional

| 17.01.2012 - 10:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La jueza de instrucción italiana Valeria Montesarchio ordenó hoy el arresto domiciliario para Francesco Schettino, el capitán del crucero "Costa Concordia" que naufragó el viernes en aguas de la isla de Giglio (Italia), causando la muerte de al menos once personas.

La jueza de instrucción de Grosseto (centro de Italia) dictó esta medida tras someter hoy a un interrogatorio en la sede del Tribunal de esta localidad italiana a Schettino, quien permanece detenido desde el pasado sábado, según informó el abogado del capitán, Bruno Leporatti.

La Fiscalía de Grosseto, quien hoy había solicitado la prisión cautelar para Schettino, acusa al capitán de homicidio culposo múltiple, abandono de nave y naufragio, por lo que corre el riesgo de ser condenado hasta a 15 años de prisión.

El comandante del crucero 'Costa Concordia', Francesco Schettino, ha asegurado este martes que "nunca" abandonó el buque tras su naufragio frente a las costas de la isla italiana de Giglio, al tiempo que se ha jactado de que salvó "miles de vidas" de pasajeros.

En el interrogatorio ante la jueza de instrucción, Valeria Montesarchio, responsable de investigar el naufragio del buque, Schettino ha declarado que, con su actuación la noche del siniestro, salvó "centenares" y "miles de vidas". En respuesta a la magistrada de Grosseto encargada del caso, Schettino ha negado haber abandonado el buque antes de que se completara la evacuación de los pasajeros. "Yo no he abandonado el buque", ha remarcado.

El comandante del buque siniestrado no ha dudado en reconocer que se encontraba al mando del barco en el momento del impacto contra las rocas frente a la costa de Giglio, a última hora del pasado viernes. "Yo estaba al mando", ha dicho durante su comparecencia ante la jueza, que se ha prolongado durante unas tres horas.

Su abogado, Bruno Leporatti, ha relatado tras el interrogatorio que el comandante del 'Costa Concordia' ha respondido con profusión a "todas las preguntas" que le han formulado en el interrogatorio, que ha concluido a las 16.30 horas. Tras la declaración, Schettino ha sido trasladado en un furgón policial a prisión, donde esperará la decisión de la jueza de instrucción.

Posteriormente, será sometido a varios exámenes toxicológicos para determinar si consumió alguna sustancia estupefaciente el día del naufragio del 'Costa Concordia', según ha informado el portal TGcom24.

Este medio de comunicación italiano ha indicado que la noche del naufragio los tripulantes protagonizaron "un amotinamiento" ante la pasividad del comandante del crucero para poner en marcha cuanto antes la operación de evacuación.

En concreto, consiguieron comenzar el dispositivo a las 22.45, minutos antes de que Schettino ordenara abandonar el barco oficialmente.

La reconstrucción de los hechos facilitada por Schettino durante el interrogatorio no modifica el cuadro de acusaciones que pesan contra él por un naufragio en el que la compañía propietaria del buque, Costa Cruceros, ha admitido que hubo un "error humano" y que el capitán no respetó el reglamento, acercándose hasta unos 150 metros de la costa. Las acusaciones que pesan sobre Schettino son las de homicidio culposo múltiple, abandono de nave y naufragio, por los que el comandante podría ser condenado hasta 15 años de cárcel.

La comparecencia de Schettino ante la jueza coincide con la publicación hoy por parte del diario milanés "Corriere della Sera" de una conversación telefónica entre el capitán y un responsable de la Capitanía de Puerto, en la que se desvela que el capitán abandonó la nave antes de evacuar a todos los pasajeros, como habían apuntado numerosos testimonios del naufragio.

"Vuelva inmediatamente a bordo, suba por la escalera de seguridad y coordine la evacuación. Debe decirnos cuánta gente hay todavía allí: niños, mujeres, pasajeros, el número exacto de cada categoría", le exhortaron a Schettino desde la Capitanía de Puerto.

Su primera conversación con la Capitanía de Puertos de la Guardia Costera se registró a las 0.32 horas del sábado, cuando, según algunos testigos, el comandante ya había abandonado el buque siniestrado. Los agentes de la Guardia Costera la preguntaron cuántos pasajeros quedaban a bordo y él respondió que habían sido evacuadas unas 4.000 personas cuando apenas había dejado el crucero unas 40. "Ahora vuelvo al puente (de mando)", aseguró Schettino, antes de explicar que se había ido a popa, la parte trasera del barco, para "saber qué estaba pasando. "¿Está sólo usted?", le preguntaron desde la Capitanía, a lo que respondió que creía que estaba solo.

A las 0.42 horas se produce la segunda conversación telefónica, según recoge el diario 'Il Corriere della Sera', en la que el personal de la sala de operaciones de la Capitanía le pregunta cuántas personas deben ser evacuadas todavía. "He llamado a la compañía y me dicen que son un centenar de personas", afirmó el comandante del 'Costa Concordia', cuando, según el rotativo italiano, el proceso de evacuación estaba en pleno desarrollo. "Yo estoy coordinando", añadió Schettino, antes de reconocer que no estaba a bordo del crucero. "No podemos estar a bordo porque el buque estaba 'apopándose' (hundiéndose por la popa, la parte trasera'". "Hemos abandonado el barco", admitió.

En ese momento, el oficial de guardia de la Capitanía le preguntó si había abandonado el barco y Schettino respondió negándolo aunque, en otra llamada posterior, reconoció que no estaba a bordo del buque, al recibir la "orden" del oficial de dirigir el proceso de evacuación y averiguar cuántos niños y mujeres continuaban en el buque

Posteriormente, el oficial de guardia le transmitió que habían sido localizados varios "cadáveres", a lo que Schettino respondió preguntándole cuántos muertos se habían confirmado. "Eso debería decírmelo usted. ¿Qué quiere hacer?. ¿Quiere irse a casa?. Vaya arriba y díganos qué se puede hacer, cuántas personas quedan y qué necesitan", afirmó el oficial, al que Schettino respondió fingiendo aún que seguía bordo: "Está bien. Estoy yendo".

COMBUSTIBLE

Por otra parte, la operación para extraer del crucero las más de 2.000 toneladas de combustible que lleva comenzará el miércoles, según han confirmado fuentes de la compañía holandesa que realizará la operación y de la matriz del 'Costa Concordia', 'Costa Cruceros'.

El balance por el naufragio del crucero se eleva a once fallecidos y 21 desaparecidos, tras el hallazgo este martes de cinco cadáveres, correspondientes a cuatro hombres y una mujer, de edades comprendidas entre los 50 y los 60 años y que llevaban puesto el chaleco salvavidas en el momento de su muerte.

Hasta el momento, el resultado del naufragio del crucero era de 6 muertos, entre ellos un turista español y un miembro de la tripulación peruano, y de 29 desaparecidos. El comandante general de la Capitanería de Puerto, Marco Brusco, confirmó que se busca a 10 alemanes y 6 italianos, entre ellos una niña de 5 años, pero no dio más detalles sobre el resto de las nacionalidades de los desaparecidos. El departamento de Estado de EEUU dio un aviso de búsqueda de dos nacionales, Jeery Heil, de 69 años y su mujer Barbara, de 70.

También permanece desaparecida, la peruana Erika Soria, de 26 años, que trabajaba como camarera en el crucero y a la que vieron saltar a una de las lanchas, pero después no se han vuelto a tener noticias suyas. Los buzos del cuerpo de bomberos que están realizando la tareas de búsqueda tuvieron que suspenderlas ayer debido al fuerte oleaje.Hoy la situación del mar es más tranquila y así permanecerá hasta el próximo miércoles por lo que los trabajos continuarán sin pausa, explicó Brusco.