La Casa Blanca condena la detención de periodistas en Egipto y exige su liberación

EE.UU. denuncia "campaña concertada" contra medios extranjeros en Egipto

La policía militar egipcia retiene a seis periodistas de TV3

internacional

| 03.02.2011 - 16:29 h
REDACCIÓN
Más sobre: EgiptoSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Casa Blanca condenó hoy el "tratamiento a los periodistas en Egipto" que trabajan en la cobertura de los disturbios de El Cairo y afirmó que "los detenidos deben ser liberados".

La condena fue realizada por Robert Gibbs, portavoz de la Casa Blanca, y se produce poco después de que se conociese la detención por parte del ministerio de Interior de Egipto de doce periodistas en El Cairo, entre las que se encuentran la jefa y la fotógrafa de la delegación egipcia del diario Washington Post, Leila Fadel y Linda Davidson.

Grupos de partidarios del presidente egipcio, Hosni Mubarak, rodearon hoy el hotel Ramsés Hilton, en el centro de El Cairo, en busca de los corresponsales extranjeros que se alojan allí, según varios testigos.

Ya pòr la noche, dos tanquetas del Ejército egipcio han evacuado hoy a unos 30 periodistas extranjeros que se alojaban en el hotel Ramses Hilton, muy cerca de la céntrica plaza cairota de Tahrir, al hotel Marriott, en la isla de Zamalek, más alejado de los choques.

Una de las periodistas españolas evacuadas, la enviada especial de la Cadena Cope, Beatriz Mesa, relató a Efe cómo sobre las 19.30 hora local (17.30 GMT) militares dieron la posibilidad a aquellos periodistas que lo deseasen de trasladarse a Zamalek, adonde por el momento no han llegado los disturbios.

Dos tanquetas desplazaron respectivamente a una quincena de periodistas, procedentes de diferentes países, que permanecieron rodeados durante horas por partidarios del presidente Hosni Mubarak en el hotel Ramses Hilton.

Mesa relató que las medidas de seguridad dentro del Marriott son excepcionales, con hombres armados custodiando los accesos, y añadió que un buen número de enviados especiales optaron por quedarse en el hotel más cercano a la plaza Tahrir, que hoy volvió a ser escenario de duros enfrentamientos.

Mientras, la policía militar egipcia mantiene retenidos hoy a seis periodistas españoles del canal regional TV3, de Cataluña, a quienes trasladó con los ojos vendados a unas dependencias policiales.

La cadena de televisión informó de que los detenidos son Eduard Sanjuan, Mireia Pigrau, Sandra Rierola, Lluís Jené, Walter Ojeda y Roser Oliver.

Según el relato de los detenidos a sus compañeros de TV3, estaban en un barrio de El Cairo, grabando desde una azotea, cuando una patrulla policial militar les vio y les detuvo.

Además, hoy se ha informado de ataques a periodistas extranjeros en los alrededores de la plaza Tahrir, epicentro de las manifestaciones contra el régimen de Mubarak.

Seis corresponsales de Al Yazira fueron detenidos el pasado lunes durante varias horas, pero sus equipos han quedado requisados y la oficina de la corresponsalía en El Cairo sigue ocupada por las autoridades.

Los periodistas extranjeros que están cubriendo los disturbios en El Cairo denunciaron hoy un grave empeoramiento de sus condiciones de trabajo por el deterioro general de las condiciones de seguridad.

La ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación españolas, Trinidad Jiménez, ha reclamado este jueves a las autoridades egipcias que "garanticen la seguridad de los periodistas españoles y, en general, de toda la prensa extranjera frente a las agresiones y el trato inaceptable que están recibiendo por parte de grupos violentos".

"Varios periodistas españoles de diferentes medios han sido retenidos y agredidos por grupos incontrolados que pretenden intimidarles para impedirles realizar su trabajo", ha subrayado la jefa de la diplomacia española en un comunicado.

La titular de Exteriores ha expresado su "profunda preocupación" por la situación de la prensa y ha rechazado "enérgicamente" las "prácticas" contra los informadores, por lo que ha solicitado al Gobierno egipcio que proteja "la integridad" de los reporteros para que "puedan ejercer libremente su labor profesional".