Palestina satisfecha por la investigación judicial francesa sobre la muerte de Arafat

Yaser Arafat

internacional

| 29.08.2012 - 12:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Autoridad Nacional Palestina manifestó este miércoles su alegría tras la apertura por la justicia francesa de una investigación sobre la muerte en 2004 del líder palestino Yaser Arafat en un hospital de las afueras de París, a raíz de una denuncia presentada por su viuda, Suha Arafat. "Apreciamos mucho la apertura de la investigación. Tenemos que cerrar de una vez este caso", declaró a Efe la dirigente palestina Hasan Ashrawi.

Ashrawi, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), subrayó la necesidad de que "quien esté detrás del asesinato del presidente Arafat responda ante la justicia".Por su parte, Husam Zomlot, vicerresponsable de Asuntos Internacionales en el partido Al Fatah (que fundó Arafat y lidera hoy el presidente Mahmud Abás), calificó el anuncio de "excelente"."Apreciamos que Francia haya dado un paso tan serio para resolver el misterio de la muerte del presidente Arafat. Estamos ansiosos de conocer los resultados de la investigación".

RESTOS DE POLONIO

El pasado 31 de julio, los abogados de Suha Arafat presentaron una denuncia por el presunto envenenamiento del histórico líder palestino, después de que un laboratorio suizo identificara restos importantes de material radiactivo en sus objetos personales en el marco de una investigación de la cadena árabe de televisión "Al Yazira".El Instituto de Radiación Física de Lausana encontró polonio 210 en algunos de los efectos personales de Arafat facilitados por Suha, como prendas de ropa, un cepillo de dientes y su emblemática "kufiya" (pañuelo palestino).

El hallazgo relanzó la tesis del envenenamiento, lo que motivó que se presentara la denuncia y que la familia y aceptara la exhumación del cadáver, enterrado en la Mukata de Ramala. El cuerpo de Arafat no fue sometido a autopsia tras su fallecimiento, el 11 de noviembre de 2004, en el hospital militar de Percy, a las afueras de París, donde permaneció casi dos semanas ingresado. Sin embargo, el cadáver todavía no ha sido exhumado.

PRESIONES PARA NO INVESTIGAR

Según una fuente oficial palestina, varios países, entre ellos Estados Unidos y Francia, han presionado a la ANP para que no investigue la muerte del dirigente palestino. La Fiscalía del Tribunal de Nanterre, también cerca de la capital francesa, decidió hoy abrir la investigación, por lo que se nombrará a uno o varios jueces instructores para dirigir las pesquisas.

La noticia coincide con las revelaciones de la revista médica especializada "Slate" de algunos de los elementos del historial de Arafat. fuera envenenado con polonio, tal y como sugerían los restos encontrados en sus efectos personales, pero no descarta que ingiriera otro veneno.

En concreto, "Slate" hace referencia a una de las toxinas procedentes de la seta "amanita faloide".La revista recuerda que durante casi dos semanas los médicos franceses que examinaron a Arafat trabajaron, sin éxito, en encontrar las causas del rápido deterioro de su salud.

EXÁMENTES RADIOLÓGICOS NORMALES

El líder palestino perdió en dos semanas tres kilos de peso y su nivel de plaquetas sanguíneas cayó vertiginosamente, lo que le provocó coágulos que generaron hemorragias. Los exámenes radiológicos a los que fue sometido descartaron la presencia de niveles anormales de radiación, aunque no se buscó en particular el polonio. Los expertos consultados por "Slate" consideran poco probable que Arafat fuera envenenado con polonio, porque los síntomas que presentaba no concuerdan con los de una persona afectada por un isótopo radiactivo, tales como la caída del cabello.

A partir del 12 de octubre de 2004, Arafat comenzó a sufrir problemas intestinales, lo que provocó su hospitalización en Ramala y, posteriormente, su traslado al hospital de París, donde entró en coma el 3 de noviembre y murió ocho días después. Israel ha tachado de "ridículas" las alegaciones de que Arafat murió envenenado.