Pál Schmitt, el primer presidente húngaro que dimite por un escándalo

internacional

| 02.04.2012 - 14:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Pál Schmitt, un experto espadachín campeón olímpico de esgrima en dos ocasiones, dimitió hoy antes del fin de su mandato como presidente de Hungría por el escándalo causado por el plagio de parte de su tesis doctoral. El caso salió a la luz en enero de este año, cuando en la prensa se publicaron informaciones de que había copiado gran parte de su trabajo doctoral, lo que puso fin a su presidencia, tras retirarle el título la Universidad de Medicina Semmelweis de Budapest.

Schmitt, durante sus dos años como jefe del Estado, fue leal al Gobierno conservador de Viktor Orbán, tal como lo había anunciado al ocupar el cargo. En junio de 2010 fue elegido presidente y, conforme a sus afirmaciones anteriores de convertirse en "un motor de las reformas" del Fidesz, firmó las controvertidas leyes de Orban, criticadas ampliamente en la Unión Europea y EEUU por poner trabas a la libertad de prensa y limitar la separación de poderes.

Con escasas competencias, el cargo de presidente en Hungría es meramente representativo y es elegido para un período de cinco años. El cuarto presidente de Hungría desde la caída del Telón de Acero ha sido el menos popular hasta ahora y es el primero en dimitir sin terminar su mandato. Está considerado como un personaje gris y sin iniciativas propias, por lo que ha sido criticado con cierta frecuencia por la oposición y la prensa. Los errores ortográficos que comete al escribir han sido una constante fuente de chistes, tanto en la prensa como en internet.

Schmitt, de 69 años, llegó a la política después de una exitosa carrera deportiva que le llevó a ganar dos medallas de oro en sable en los Juegos Olímpicos de México 1968 y Múnich 1972. En 1990 fue elegido presidente del Comité Olímpico de Hungría, cargo que ocupó hasta ser nombrado presidente.

En 1992 consiguió el título de doctor, con una tesis "summa cum laude" titulada "Análisis del programa de los Juegos Olímpicos modernos", que ha causado su caída, después de que la Universidad de Medicina comunicara que gran parte de la investigación consistió en la traducción literal de otras fuentes.

Desde 1993 y hasta 1997 fue embajador de Hungría en Madrid y posteriormente en Berna, y en 2004 fue elegido miembro del Parlamento Europeo, donde ejerció, hasta su elección como presidente húngaro, una de las vicepresidencias. Entre otras, fue condecorado con la Orden de Isabel la Católica, en 1997.

Schmitt está casado, tiene tres hijas y su currículum oficial indica que habla inglés, alemán, español, francés y ruso.