ONGs se reúnen para planificar cómo será la acogida a los refugiados que lleguen a España

Aseguran que España podría/acoger a más de 20.000 refugiados

internacional

| 14.09.2015 - 18:24 h
REDACCIÓN

Representantes de organizaciones han escenificado ante la sede del Ministerio del Interior en Madrid la larga espera a la que se tienen que enfrentar las personas refugiadas desde que salen de su país de origen hasta que llegan a su destino de acogida y han pedido a través del manifiesto Europa, Cumple que se lleven a cabo medidas de compromiso de acogida adecuadas y dignas, coincidiendo con la reunión de los ministros de Justicia e Interior de la UE.

Asimismo, las organizaciones Amnistía Internacional, Asociación Comisión Católca Española de Migraciones (ACCEM), Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Coordinadora de ONG para el Desarrollo (CONGDE), Red Acoge y Save The Children han denunciado la tardía respuesta de la Unión Europea ante la situación de emergencia que viven los refugiados.

En este sentido, el manifiesto solicita que en la reunión del eurogrupo se tomen medidas que garanticen los medios y recursos oportunos con el alcance necesario para evitar la pérdida de vidas en el Mediterráneo manteniendo una capacidad de búsqueda y salvamento en las principales rutas de migración a la UE que se adecue a las tendencias previsibles de desplazamientos.

También solicita habilitar vías legales y seguras para obtener protección evitando de esta forma que las personas refugiadas se vean obligadas a acudir a rutas peligrosas poniendo en riesgo sus vidas.

Asimismo, pide asegurar una acogida digna y una adecuada protección en todos los Estados de la UE dotando a los mismos de los recursos oportunos y garantizando el cumplimiento de los estándares en la recepción y en la tramitación de las solicitudes para hacer el Sistema Europeo Común de Asilo una realidad. Además, reclama garantizar el respeto de los derechos humanos y del derecho de asilo en las fronteras exteriores de la UE poniendo fin a las devoluciones ilegales y las violaciones de derechos humanos, incluidos los malos tratos y el uso excesivo o innecesario de la fuerza.

El documento también recoge la petición de abstenerse de desarrollar una lista de "Países de Origen Seguros" y revisar la legislación europea que limita la libertad de circulación de los solicitantes de asilo que consiguen ser admitidos en la UE, así como aliviar la presión sobre los países con fronteras exteriores, mediante un programa de reubicación de emergencia.

LA PRIORIDAD: SALVAR A LA GENTE PARA QUE NO MUERA EN EL MAR

En este sentido, el director de Amnistía Internacional, Esteban Beltrán, ha afirmado que la UE debe tratar tres puntos básico: "Salvar a la gente y que no muera en el mar; recibir bien a los refugiados y en condiciones dignas sin violaciones de derechos humanos; Y crear vías legales y seguras para que la gente no se enfrente a las mafias y a las rutas inciertas donde mueren miles de personas".

Asimismo, Beltrán ha asegurado que la acogida de 15.000 refugiados en España es "una cifra muy manejable para cumplir con las obligaciones legales" y ha añadido que "la cifra podría ser mayor y se podrían recibir sin mayores problemas".

Por su parte, la portavoz de CEAR, Nuria Diaz, ha señalado que es "fundamental trabajar las medidas a medio y largo plazo" y que "estas medidas de urgencia tienen que ir acompañadas de otras medidas como el asegurar vías legales y seguras para personas refugiadas que se encuentran en países de origen y tránsito", así como "reforzar el compromiso con el reasentamiento".

En la misma línea, la directora de Red Acoge, Mónica Garcia, ha indicado que España está preparada porque las organizaciones llevan "más de 20 años trabajando para ello".

Por último, el director general de Save the Children, Andrés Conde, ha asegurado que "esta crisis de refugiados es una crisis de infancia" ya que "de los 389.000 personas que estan llegando en esta ola migratoria se estima que la mitad son menores de edad" y "de ellos, una buena parte son menores no acompañados y que viajan solos". En este sentido, Conde ha subrayado que el aprendizaje de la lengua y la educación son las necesidades básicas para una rápida integración.