Odile deja dos muertos y tres desaparecidos en Baja California Sur

Huracán en México (Archivo)

internacional

| 18.09.2014 - 21:06 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Dos personas murieron y tres permanecen desaparecidas por los efectos del huracán Odile, que devastó el estado de Baja California Sur la noche del domingo pasado y la madrugada del lunes, confirmó hoy a Efe una fuente oficial.

El subdirector de Información del Gobierno de Baja California Sur, Jesús Leyva, explicó que uno de los fallecidos es el coreano Kyong Jim Park, gerente de la empresa minera El Boleo, que fue arrastrado en su vehículo por un río en la población de Santa Rosalía, en el municipio de Mulegé, mientras que su acompañante, de la misma nacionalidad, está desaparecido.

El segundo fallecido es el alemán Hunter Treaow, que salió en una embarcación junto con otras dos personas, que tampoco han sido encontradas.

Leyva explicó que originalmente los dos directivos coreanos habían sido dados por desaparecidos, pero que ya se ha localizado el cuerpo de Kyong, de 62 años.

Añadió que su acompañante, de nombre Sung Ken Chai, permanece como desaparecido debido a que no se ha localizado el cuerpo, aunque las autoridades consideran muy difícil que haya sobrevivido.

Por otra parte, Leyva indicó que las autoridades han comenzado a realizar las primeras evaluaciones sobre los daños que dejó el huracán Odile, pero aclaró que es muy difícil debido a que el estado es muy extenso, con una longitud de 790 kilómetros de norte a sur.

Señaló que la parte más afectada fue el municipio de Los Cabos, donde hay unos 260.000 habitantes, pero también hay daños en La Paz, capital del estado, y en Loreto, Comondú y Mulegé, donde hay sitios incomunicados por derrumbe de carreteras y puentes.

Recordó que Odile provocó fuertes daños a la infraestructura eléctrica y derribó torres de alta tensión, unos 2.000 postes, 191 líneas de baja tensión, y 23 subestaciones eléctricas, además, de los postes de telefonía que dejaron incomunicado a todo el estado en los días siguientes.

Según el primer informe de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), los daños en la infraestructura eléctrica dejaron sin el servicio a 239.000 de los 246.000 usuarios domésticos, comerciales e industriales en todo el estado.

La falta de electricidad provocó la escasez de agua potable debido se paralizaron las plantas potabilizadoras y las plantas de bombeo.

Añadió también que entre los damnificados solo hay unas 200 familias, en total 700 personas, que perdieron todos sus bienes, debido a que sus casas eran muy endebles, construidas con madera y cartón en un barrio nuevo y que fueron destruidas totalmente por el huracán.