Obama llega a Seúl para participar en un G20 complicado

internacional

| 10.11.2010 - 15:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El presidente de EEUU, Barack Obama, llegó este miércoles a Seúl, donde le espera una apretada agenda de participación en una complicada cumbre del G20 que incluye una bilateral con el jefe del Estado chino, Hu Jintao. Obama, que llega procedente de Indonesia, donde hoy pronunció un discurso de reconexión con el mundo musulmán, adelantó su aterrizaje dos horas debido a la nube de ceniza volcánica generada por el Merapi, a unos 500 kilómetros de Yakarta.

El presidente estadounidense tiene ante sí una intensa jornada de trabajo mañana. Comenzará con la conmemoración del Día de los Veteranos en EEUU en Yongsan, una de las bases militares de su país en Corea del Sur.

A continunación se desplazará a Seúl para reunirse en la Casa Azul, la residencia oficial del jefe de Estado surcoreano, con el presidente Lee Myung Bak. Ambos hablarán de cuestiones bilaterales como el tratado de libre comercio entre ambos países, pendiente de ratificación en el Congreso de EEUU. También tratarán el programa nuclear en Corea del Norte, así como las tensiones con ese país, y el cambio climático.

REUNIÓN CON EL PRESIDENTE CHINO

Pero el plato fuerte de la agenda de Obama para este jueves es su reunión con el presidente chino, la séptima bilateral entre ambos. Si los encuentros anteriores han estado llenos de contenido, en esta ocasión la reunión estará desbordada.

Ambos líderes tratarán la situación de los derechos humanos en China, en especial a la luz de la concesión del premio Nobel al disidente encarcelado Liu Xiaobo, que ha causado una profunda irritación en el Gobierno en Pekín, o el arresto domiciliario del artista Wei Ai.

También abordarán "sospechosos habituales" de sus encuentros, como la lucha contra el cambio climático, los programas nucleares de Corea del Norte e Irán, las recientes elecciones en Birmania o las perspectivas para el referéndum de autodeterminación en el sur de Sudán previsto para enero.

No faltarán las disputas entre China y Japón en el mar del sur de China, que han llevado a las relaciones entre Tokio y Pekín a su punto más bajo de los últimos años. Pero sin duda, la mayor parte de la hora de duración del encuentro se dedicará a la economía.

POLÍTICAS MONETARIAS Y DESEQUILIBRIOS

EEUU y China se encaminan a un enfrentamiento durante la cumbre del G20 que se inaugura mañana acerca de sus respectivas políticas monetarias y los desequilibrios en las balanzas por cuenta corriente. Washington considera que la moneda china, el yuan, cotiza artificialmente por debajo de su valor de mercado y reclama que Pekín permita más rápidamente su fluctuación de manera más libre.

De otro modo, alega EEUU, perjudica a las exportaciones estadounidenses de manera injusta. Pekín se resiste a liberalizar la cotización de su moneda de modo más rápido por temor al efecto que ello pueda tener en sus exportaciones y su inflación.

Pero la República Popular ha criticado también por su parte con dureza la decisión de la Reserva Federal de EEUU hace una semana de inyectar liquidez en el sistema por valor de 600.000 millones de dólares. Eso, arguye Pekín, hará que el dólar se devalúe y otras economías se vean perjudicadas en sus exportaciones.

China también se resiste a limitar su superávit en la balanza comercial a un porcentaje del Producto Interior Bruto, como proponía EEUU en las semanas previas a la cumbre. En una carta a los líderes del G20, Obama instó a todos los países a cumplir su parte para lograr un crecimiento sostenido y equilibrado. "Cuando todos los países cumplan su parte -los emergentes tanto como los avanzados, los que tienen superávit comercial y los que tienen déficit- todos nos beneficiaremos de un mayor crecimiento", declara el presidente estadounidense en la carta.

Tras la reunión con Hu, Obama se reunirá con la canciller alemana, Angela Merkel, cuyo país ha sido otro de los grandes críticos de las propuestas estadounidenses para la cumbre.

A continuación comenzará su participación en la cumbre del G20, donde desacuerdos como los existentes con China y Alemania amenazan con romper la atmósfera de consenso surgida a raíz de la crisis global de 2008.

Obama concluirá su estancia en Seúl este viernes con una rueda de prensa a la conclusión del G20, tras de lo cual partirá hacia Japón para intervenir en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) que se celebrará entre el sábado y el domingo en Yokohama.