Obama llama a la unidad en la "encrucijada entre la guerra y la paz"

Barak Obama ante la Asamblea General de la ONU

internacional

| 24.09.2014 - 19:39 h
REDACCIÓN

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, alertó hoy de que el mundo se encuentra "en una encrucijada entre la guerra y la paz" y pidió unidad para "desmantelar la red de muerte" del EI, presionar a Rusia por su acción en Ucrania y contener el brote de ébola en África Occidental.

En su discurso anual ante la Asamblea General de la ONU, Obama defendió los ataques aéreos que su Gobierno ha lanzado contra posiciones del Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, por considerar que el único lenguaje que ese grupo yihadista entiende "es el de la fuerza".

"Nos encontramos en una encrucijada entre la guerra y la paz", proclamó Obama al comenzar su discurso de casi 40 minutos.

Obama aseguró que Estados Unidos trabajará "con una amplia coalición para desmantelar la red de muerte" tejida por los "terroristas en Irak y Siria", y urgió al mundo entero "a unirse" a ese esfuerzo para "destruir al Estado Islámico".

"Aquellos que se han unido al Estado Islámico deberían abandonar el campo de batalla mientras puedan (...) porque no sucumbiremos a sus amenazas, y demostraremos que el futuro pertenece a aquellos que construyen, no los que destruyen", alertó.

"La ideología del Estado Islámico o Al Qaeda o Boko Haram se marchitará y morirá si constantemente se expone, se enfrenta y se refuta a la luz del día", argumentó, y pidió por ello a todas las comunidades musulmanas del mundo a rechazar las ideas yihadistas.

Según Obama, el rechazo del extremismo "es una tarea generacional que corresponde al pueblo de Oriente Medio" y ningún "poder externo" puede forzarlo, por lo que instó a los "líderes políticos, civiles y religiosos a rechazar las luchas sectarias" entre suníes y chiíes.

Un año después de proclamar ante la Asamblea General de la ONU que su Gobierno estaba poniendo fin a "una década de guerras", Obama justificó la campaña militar que ha iniciado contra el EI en Irak y Siria, y que la Casa Blanca ha pronosticado que llevará años.

No obstante, el mandatario se esforzó en distinguir su guerra contra el grupo yihadista de la invasión en Irak que su antecesor, George W. Bush, emprendió en 2003.

"No toleraremos que haya refugios seguros para los terroristas, pero tampoco actuaremos como un poder de ocupación", aseveró, y prometió potenciar la cooperación mundial "contra el terrorismo".

UCRANIA

Dentro del "ubicuo malestar" que, según Obama, caracteriza hoy al mundo, citó las acciones de Rusia en Ucrania, que "desafían el orden de posguerra" creado por la Sociedad de Naciones tras la I Guerra Mundial y continuado por la ONU tras la II Guerra Mundial.

"Impondremos un coste a Rusia por su agresión (...) y urgimos a otros países a unirse a nosotros en el lado correcto de la historia", sostuvo.

No obstante, aseguró que si Rusia "cambia el rumbo" y cumple los términos del acuerdo de alto el fuego recientemente alcanzado en Minsk, Estados Unidos levantará las sanciones que ha impuesto en coordinación con la Unión Europea (UE).

LUCHA CONTRA LA EPIDEMIA DE ÉBOLA

Una semana después de anunciar el envío de 3.000 militares a África Occidental para apoyar a los países afectados por el brote de ébola, Obama llamó también a la comunidad internacional a aportar más "compromisos concretos" en la lucha contra la epidemia.

"Necesitamos un esfuerzo más amplio para detener una enfermedad que podría matar a cientos de miles, infligir horribles sufrimientos, desestabilizar economías y moverse rápidamente a través de las fronteras", argumentó.

LA FUERZA NUCLEAR IRANÍ

También se refirió a las negociaciones que mantienen estos días las potencias occidentales e Irán en paralelo a la Asamblea General de la ONU, con el fin de ultimar un posible acuerdo que resuelva el expediente nuclear del país persa.

"Mi mensaje a los líderes y el pueblo de Irán es sencillo: no dejen pasar esta oportunidad. Podemos alcanzar una solución que responda a sus necesidades energéticas mientras aseguramos al mundo que su programa es pacífico", afirmó el líder estadounidense.

LA PAZ EN ORIENTE MEDIO

Finalmente, más de cuatro meses después de que fracasara el intento de mediación de Washington en las negociaciones entre israelíes y palestinos, Obama aseveró que Estados Unidos "nunca se rendirá en la búsqueda de la paz" en Oriente Próximo.

"Seamos claros: el statu quo en Cisjordania y Gaza no es sostenible. No podemos permitirnos el alejarnos de este esfuerzo, no cuando se disparan cohetes contra israelíes inocentes, o se arrebatan en Gaza las vidas de tantos niños palestinos", subrayó en alusión a la crisis de Gaza que concluyó el pasado agosto.

Obama presidirá hoy una sesión extraordinaria en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la amenaza de los combatientes extranjeros que se han unido al EI, y después participará junto al presidente de México, Enrique Peña Nieto, en un acto de la Sociedad de Gobierno Abierto, una iniciativa contra la corrupción en los Gobiernos.