Obama fija la educación como clave para que EEUU no pierda competitividad

Obama

internacional

| 26.10.2013 - 10:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de EE.UU., Barack Obama, salió hoy en defensa de la escuela pública y pidió al Congreso que no escatime recursos en educación, puesto que ello repercutiría en la competitividad futura del país y dejaría a las generaciones futuras de estadounidenses en desventaja respecto a otros países.

"Si no fijamos las prioridades correctas ahora, estaréis en desventaja competitiva con respecto a otros países. Si la educación es cara, más cara es la ignorancia", arengó Obama a los estudiantes del instituto P-TECH de Nueva York, un centro que, en colaboración con la compañía de informática IBM, forma a sus alumnos con énfasis en la tecnología.

Para que la educación sea una prioridad, el mandatario emplazó al Congreso a aprobar un presupuesto que refleje "la necesidad de invertir en los jóvenes", y se mostró convencido de que EE.UU. dispone de los recursos suficientes "para ser responsables fiscalmente e invertir en la educación".

"No me digáis que podemos hacer frente a los costes de un cierre de Gobierno y no a la inversión en educación", lanzó un dardo a los congresistas.

Para el dirigente, EE.UU. gozaba hasta ahora de una superioridad económica tan grande en el mundo que "no tenía competidores", algo que ha cambiado durante los últimos tiempos y ahora debe hacer frente a "muchos competidores directos", especialmente en los campos de las ciencias, las matemáticas y la tecnología.

"Sin una fuerza de trabajo educada, los empleos se irán, y eso es algo que saben los otros países", remachó.

En este sentido, Obama defendió un modelo de escuela pública que facilite la integración laboral de los estudiantes, y puso como ejemplo el P-TECH de Brooklyn, un centro que, pese a encontrarse en una zona deprimida de Nueva York, debería servir, a su juicio, de paradigma para todo el país.

"Deberíamos hacer todo lo que podamos para que más niños puedan ir a escuelas como esta. Tenéis oportunidades aquí que no se encuentran en muchos institutos", se dirigió el mandatario estadounidense a los alumnos del instituto donde el 76 % del alumnado son afroamericanos y otro 16 % hispanos.

Obama, que se presentó en el centro escolar en mangas de camisa y mantuvo un tono distendido en su intervención, explicó que compañías tecnológicas y de telecomunicaciones como Verizon, Microsoft y Cisco han visto "que esto es una buena idea" -en referencia al paso dado por IBM- y creen "que deben hacerlo también".

"Centros como P-TECH nos ayudarán a prepararos para una economía global. Las compañías querrán contrataros, seréis los primeros de la fila cuando os graduéis y vayáis a buscar empleo", animó el presidente a los alumnos.

La escuela pública de Brooklyn forma a sus estudiantes con especial énfasis en la informática y la ingeniería, con el objetivo de que estos salgan del centro con "un valor añadido" y, cuando se graduan, reciben, además del correspondiente diploma escolar, un título asociado en informática o ingeniería.

Obama, que ya se había referido a esta misma escuela en su discurso sobre el estado de la unión a principios de año, hizo especial hincapié en la necesidad de "rediseñar las escuelas" para que estas enseñen "las habilidades que exige una economía de alta tecnología".

"Empecé este año a estudiar en P-TECH y estoy en noveno grado. Tenemos nueve clases al día, tanto de informática como del resto de las asignaturas", explicó esta mañana a Efe Óscar Tendía, un joven de padres mexicanos a quien de mayor le gustaría ser doctor.

"Tenemos mucho trabajo en un día normal. Hoy iba a empezar con educación física, pero como viene el presidente nos han cambiado la clase y daré inglés, matemáticas y física", indicó Tendía, que aseguró sentirse "ilusionado" con la visita de Obama.

El instituto abrió sus puertas en septiembre de 2011 como fruto de la colaboración entre las escuelas públicas de Nueva York, la Universidad de la Ciudad de Nueva York e IBM, y aunque la primera promoción fue tan sólo de 104 alumnos, se espera que para el curso 2014-15 se haya llegado ya a los 400 o 450 estudiantes.