Obama dice que ha decidido llevar a cabo una acción militar contra Siria

EEUU piensa en un castigo rápido a Al Asad con misiles y nuevas armas

La ONU dice que no puede fijar una fecha para el informe de inspectores

Damasco asegura que no se intimidará y derrotará a EEUU y sus aliados

Putin: Acusar al Gobierno sirio de usar armas químicas es una tontería

internacional

| 31.08.2013 - 10:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó hoy que ha decidido llevar a cabo una "acción militar" contra Siria tras haber dado por probado que el régimen de Bachar Al Asad fue el responsable del ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto en la periferia de Damasco.

Obama hizo el anuncio en una comparecencia en la Rosaleda de la Casa Blanca acompañado de su vicepresidente, Joe Biden. Obama anunció además que solicitará autorización al Congreso para llevar aa cabo las operaciones militares en base a la Seguridad Nacional.

En este sentido, el presidente norteamericano señaló que EEUU "no puede mantener cerrados los ojos a lo que está ocuuriendo en Damasco"

RUSIA CUESTIONA LAS PRUEBAS PRESENTADAS

Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, respondió hoy a las declaraciones de Estados Unidos sobre Siria para tachar de "tontería" las acusaciones de Washington al Gobierno del presidente sirio, Bachar al Asad, de usar armas químicas.

"Decir que el Gobierno sirio ha empleado armas químicas cuando el Ejercito de Siria avanza" sobre su enemigo "es una tontería inmunda", afirmó el líder del Kremlin, citado por agencias rusas, en una comparecencia ante la prensa en la ciudad de Vladivostok.

Putin agregó: "Si hay pruebas sobre el uso de armas químicas, estas deben ser presentadas. Si no se presentan es que no existen".

Reaccionó así a las amenazas de una intervención militar contra Siria expresadas ayer por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que alegó pruebas irrefutables de los servicios de inteligencia norteamericanos sobre la autoría del régimen de Al Asad en el ataque con armas químicas en las afueras de Damasco.

"Las alusiones a no se sabe qué interceptaciones de no se sabe qué conversaciones que no demuestran nada no pueden servir de fundamento para tomar decisiones tan trascendentes como el uso de la fuerza contra un Estado soberano", afirmó Putin.

El mandatario ruso reiteró que las pruebas, en caso de que existan, no pueden permanecer en secreto y deben ser "presentadas a los inspectores de la ONU y al Consejo de Seguridad".

"Las alusiones a que tienen esas pruebas pero que son secretas y no se las pueden presentar a nadie no se sostienen, es sencillamente una falta de respeto hacia sus socios", dijo Putin.

Al mismo tiempo, el líder del Kremlin aseguró que Rusia participará en la toma de medidas de prevención de las armas químicas si se demuestra que éstas han sido usadas en Siria.

"En lo que se refiere al uso de cualquier arma de destrucción masiva, incluidas las armas químicas, nuestra postura es consecuente: nos oponemos categóricamente, lo condenamos, y en consecuencia, si se demuestra, tomaremos parte en la elaboración de medidas de prevención de tales acciones", subrayó.

DAMASCO DICE QUE NO SE DEJARA INTIMIDAR

Por su parte, el primer ministro sirio, Wael al Halqi, aseguró hoy que los sirios no se acobardarán ante las fuerzas de combate de EEUU y derrotarán a ese país y sus aliados si lanzan una guerra contra Siria.

"El pueblo sirio no se intimidará con los cazabombarderos de EEUU ni con sus buques de guerra", dijo Al Halqi, según las declaraciones difundidas en extractos por la televisión siria Al Ijbariya.

El jefe de Gobierno también reiteró que su país combate un "terrorismo global en nombre de todos".

Al Halqi ya hizo unas declaraciones muy beligerantes esta semana, cuando advirtió de que Siria se convertirá en "el cementerio de los invasores y ninguna fuerza del mundo podrá vencerla".

Las amenazas de un ataque extranjero se dispararon después de que la oposición siria denunciara la muerte de un millar y medio de personas en un ataque con armas químicas perpetrado por el régimen el pasado 21 de agosto en la periferia de Damasco.

LA ONU DICE QUE NO PUEDE FIJAR UNA FECHA PARA EL INFORME DE INSPECTORES

Por s parte, la ONU dijo hoy que no puede establecer una fecha para la conclusión del informe de los inspectores que han investigado el presunto uso de armas químicas el pasado día 21 en las cercanías de Damasco.

"No podemos establecer un calendario", afirmó el portavoz jefe de Naciones Unidas, Martin Nesirky, tras una reunión entre el secretario general, Ban Ki-moon, y su alta representante para Desarme, Angela Kane.

El equipo de inspectores dejó hoy Siria y se encuentra ya en Holanda, y a partir de ahora comenzará el análisis en laboratorios de las muestras tomadas sobre el terreno y la traducción y compilación de las entrevistas a testigos y médicos, explicó Nesirky.

"El trabajo ya ha empezado", aseguró el portavoz, quien insistió en que "ya se está haciendo lo posible para acelerar el procedimiento", aunque recalcó que "el equipo necesita tiempo para hacer su trabajo".

El portavoz dijo que Ban Ki-moon "no ha hablado" con el presidente estadounidense, Barak Obama, acerca de la posibilidad de que Washington pueda iniciar ataques militares sobre Siria en represalia por el uso de armas químicas.

El secretario general ha insistido repetidas veces en que los miembros de Naciones Unidas respeten los principios de la Carta de la ONU y en su posición ya conocida de que "no hay alternativa a una solución política a la crisis de Siria", afirmó Nesirky.

Sí dijo que Ban está en contacto tanto con la actual presidencia de turno del Consejo de Seguridad, que ejerce Argentina durante el mes de agosto, como con la próxima presidencia, que estará a cargo de Australia.

Ban se reunió hoy durante algo más de una hora con Kane, quien llegó la pasada noche procedente de Siria, y también habló brevemente por teléfono con el responsable del grupo de inspectores, el profesor sueco Ake Sellström, al que agradeció el trabajo de los expertos en condiciones muy difíciles "con gran valentía y profesionalismo".