Obama acusa a la eurozona de "asustar al mundo" y critica la lentitud de la UE en la crisis

"Intentan adoptar medidas responsables, pero esas medidas no han sido todo lo rápidas que deberían", dice Obama

Obama (Telemadrid)

internacional

| 27.09.2011 - 08:34 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha declarado este lunes que la crisis de la eurozona "asusta al mundo" y ha vuelto a criticar, por lenta, la forma en que los países europeos han afrontado esta situación. Durante un encuentro en la sede de Linkedin en Mountain View, en California, Obama ha vuelto a tratar la situación económica al otro lado del Atlántico para incluirla dentro de los factores que influyen el menor crecimiento de la economía norteamericana, junto a la 'primavera árabe' o el alza en el precio de la energía.

"No han superado totalmente la crisis de 1997 y nunca han gestionado por completo todos los desafíos a los que se enfrenta el sistema bancario", ha advertido. La situación, ha dicho, "se está agravando por lo que está ocurriendo en Grecia"."Están atravesando una crisis financiera que asusta al mundo y están intentando adoptar acciones responsables, pero esas acciones no han sido tan rápidas como hacía falta", ha sentenciado.

La crisis, agregó, se ha visto agravada por los acontecimientos en Grecia, donde los mercados temen que el país se acabe declarando en bancarrota. Por ello, Europa "atraviesa una crisis financiera que está asustando al mundo", según el presidente estadounidense. "Intentan adoptar medidas responsables, pero esas medidas no han sido todo lo rápidas que deberían", explicó Obama, que se lamentó de que en parte debido a la crisis en Europa y a la subida de los precios de la energía por los levantamientos en Oriente Medio, "las economías de todo el mundo no crecen tan rápido como debieran".

Las declaraciones del presidente estadounidense se producen entre temores de una suspensión de pagos de Grecia y el efecto dominó que provocaría una quiebra en toda la zona euro. Los inspectores de la "troika" -formada por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea- que pretendían regresar este mismo lunes a Atenas para reanudar la quinta revisión del programa de ayudas a Grecia, han retrasado su visita, según la Comisión.

Y aunque volviesen esta misma semana a la capital griega, la CE descarta ya que la eurozona pueda decidir sobre el desembolso del sexto tramo de la ayuda -8.000 millones de euros- el próximo 3 de octubre, cuando se reúne en Luxemburgo de nuevo el Eurogrupo. Esta semana también varios parlamentos nacionales, entre ellos el alemán, deberán pronunciarse sobre el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), la gran herramienta de la UE contra la crisis.

En sus declaraciones de hoy, el presidente se abstuvo de repetir sus comentarios de hace dos semanas, cuando en una mesa redonda con medios de habla hispana, entre ellos Efe, indicó que uno de los problemas en la zona euro es la diferente política fiscal de los países. Entonces, afirmó que "al final los países grandes en Europa, los líderes en Europa, tendrán que reunirse y tomar una decisión sobre cómo pueden conjuntar la integración monetaria con un conjunto más efectivo de políticas fiscales coordinadas".