Netanyahu pide ante la ONU desconfiar de Rohaní y mantener la presión a Irán

"Ojalá pudiera creer las palabras de Rohaní, pero no puedo", afirmó

Sostiene que Rohaní "es un lobo con piel de cordero"

internacional

| 01.10.2013 - 18:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, pidió hoy ante la ONU mantener la presión sobre Irán en forma de sanciones y no confiar en su presidente, Hasan Rohaní, hasta que ese país ponga fin de forma total y verificable a su programa de armas nucleares. "La comunidad internacional tiene a Irán contra las cuerdas. Si se quiere poner fin de forma pacífica al programa iraní de armas atómicas no hay que aflojar la presión, sino mantenerla", afirmó Netanyahu en su intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Netanyahu intentó neutralizar la ofensiva diplomática que Rohaní desplegó en Estados Unidos en las últimas dos semanas, con entrevistas, artículos, actividad en redes sociales y una intervención ante la ONU en la que el nuevo presidente iraní se mostró abierto a solucionar mediante el diálogo todos los asuntos pendientes.

El anterior presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, "era un lobo con piel de lobo", mientras que Rohaní "es un lobo con piel de cordero", afirmó el primer ministro israelí.

"Ojalá pudiera creer las palabras de Rohaní, pero no puedo", afirmó Netanyahu, quien apuntó a las "extraordinarias contradicciones" que su Gobierno percibe entre las palabras del presidente y las acciones de Teherán en los últimos años en su programa nuclear.

También afirmó que en Irán "algunos presidentes son considerados moderados y otros más intransigentes", pero "todos sirven al mismo régimen despiadado" encabezado por el "dictador" que es el líder supremo de la revolución islámica.

Netanyahu centró en Irán su intervención, y especialmente en Rohaní, de quien leyó algunos extractos de un libro suyo en el que supuestamente presume de haber engañado a sus interlocutores europeos, cuando era presidente del Consejo Nacional de Seguridad, sobre el programa nuclear de su país.

El primer ministro israelí señaló que las diversas rondas de sanciones internacionales contra Irán han puesto al régimen islámico bajo una "intensa presión" de la población para poner fin a esas medidas.

Esa es la razón, según Netanyahu, de la apertura de Rohaní, aunque advirtió de que el régimen iraní "no quiere abandonar", a cambio del final de las sanciones, "su programa de armas nucleares".

Por ello, insistió en que "para prevenir la guerra mañana, debemos ser firmes hoy", y subrayó que "la única solución diplomática que funciona es la que detenga completamente el programa de armas nucleares de Irán y le impida tener una (un arma atómica) en el futuro".

Nentanyahu dijo que está dispuesto a lograr "un compromiso histórico" con los palestinos y hacer "concesiones dolorosas" para ello, pero aseguró que no ve esa misma disposición en los interlocutores.