Napolitano: Italia debe recuperar la confianza y evitar elecciones inmediatas

(archivo)

internacional

| 13.11.2011 - 22:20 h
REDACCIÓN

El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, aseguró hoy que Italia debe recuperar la confianza de Europa y que es necesario evitar que el país recurra de forma precipitada a unas elecciones, además de abogar por que todas las fuerzas políticas se unan en ese esfuerzo.

Napolitano hizo estas declaraciones en el palacio del Quirinal, sede de la jefatura del Estado, después de encargar al excomisario europeo Mario Monti, de 68 años, la formación de un nuevo Gobierno, tras la dimisión presentada ayer por Silvio Berlusconi como primer ministro.

El jefe del Estado señaló que durante la jornada ha expresado a los partidos su convencimiento de que está en el interés del país esforzarse en formar un Gobierno con el más amplio apoyo del Parlamento en decisiones urgentes y permitir la mejora de las perspectivas de crecimiento económico y de equidad social de Italia.

Napolitano subrayó la "particular fragilidad" del país, debido a la "altísima deuda pública (que ronda en torno al 120 % del PIB) acumulada en el pasado".

"Es un peso que, visto el fuerte aumento de los intereses de nuestros bonos del Tesoro y el estancamiento de la actividad económica, puede suponer una dura prueba para el compromiso del Estado", agregó Napolitano, que llamó a recuperar la confianza de los inversores y de las instituciones europeas.

Napolitano señaló que con este fin que ha nombrado a Mario Monti, al que definió como "una personalidad independiente, que ha permanecido siempre al margen de la riña política y dotada de competencia y experiencia, lo que la convierte en una figura altamente conocida y respetada en Europa".

El presidente de la República pidió que el Gobierno de Monti cuente con "el apoyo y la colaboración tanto de la coalición vencedora de las elecciones de 2008, como de las fuerzas en la oposición".

Defendió además su actuación en esta crisis de Gobierno y su "escrupulosa imparcialidad" en este período de transición y subrayó que ha respetado el rol del presidente del Gobierno.

Así, recordó que la mayoría salida de las urnas en 2008 había visto aumentar en los últimos tiempos las "fisuras y tensiones" en su seno, lo que había reducido su base de mayoría en el Parlamento.

"No se trata de llevar a cabo un vuelco político del resultado de los comicios (de hace tres años) ni de no respetar el compromiso de renovar nuestra democracia de alternancia a través de una libre competición electoral. Se trata solo de dar vida a un Gobierno que pueda unir a las diferentes fuerzas políticas en un esfuerzo extraordinario que la actual emergencia financiera exige", dijo.

Según el diario "La Stampa", Berlusconi expresó en los pasados días su malestar por la evolución de la situación: "Puedo aceptar todo, pero no el ser humillado antes de que haya dimitido con el hecho de que se abran consultas con los portavoces".