Mueren tres soldados de la OTAN en un ataque de un uniformado afgano | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Mueren tres soldados de la OTAN en un ataque de un uniformado afgano

internacional

| 21.09.2013 - 16:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Tres soldados de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) murieron hoy en un ataque llevado a cabo por un individuo que vestía un uniforme de las fuerzas de seguridad afganas, informó la Alianza en un comunicado.

La ISAF explicó que el agresor disparó a los militares extranjeros en un punto no precisado del este del país asiático y no desveló su nacionalidad, algo que corresponde a cada estado miembro de la organización multilateral.

"Oficiales de la ISAF y afganos estudian el incidente para aclarar los hechos y, si se considera apropiado, se difundirá más información cuando esta esté disponible", afirmó la misión de la Alianza.

En los últimos años, han aumentado los ataques de soldados o policías afganos contra las fuerzas internacionales destacadas en el país con las que patrullan conjuntamente, llevan a cabo operaciones o colaboran en determinadas tareas.

Estas acciones son conocidas en jerga militar como ataques "green on blue" (verde contra azul), en alusión no exacta al color de los uniformes de los respectivas fuerzas.

En 2012 se registraron más de medio centenar de ataques, aunque la tendencia ha disminuido este año, al calor del papel cada vez más secundario que desempeñan las tropas extranjeras en Afganistán, país del que tienen previsto retirarse completamente en 2014.

A menudo, los rebeldes talibanes asumen las acciones y aseguran haber infiltrado a sus combatientes en las filas de las fuerzas de seguridad afganas, algo que no ha sucedido aún en este caso.

El conflicto en el país centroasiático se encuentra en uno de los momentos más sangrientos desde la invasión estadounidense que propició la caída del régimen integrista talibán a finales de 2001.