Mueren los 18 niños sepultados por un alud en la provincia de Yunnan (China)

internacional

| 05.10.2012 - 08:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los 18 niños que el pasado jueves quedaron sepultados después de que un alud cayera sobre una escuela primaria de la localidad de Zhenhe, ubicada en la provincia de Yunnan, en el suroeste de China, han fallecido, mientras que un adulto sigue en paradero desconocido.

En una rueda de prensa, un portavoz del gobierno local ha informado este viernes de que los equipos de emergencia ya han recuperado los cadáveres de los 18 niños, de acuerdo con la agencia de noticias Xinhua.

Todos los niños eran alumnos de la Escuela Primaria de Shangba, pero estaban estudiando temporalmente en la de Tiantou, ubicada en Zhenhe, porque su colegio quedó destruido en el terremoto que el pasado 7 de septiembre azotó el suroeste de China, dejando un saldo de 81 muertos y 800 heridos. Además, el portavoz gubernamental ha indicado que los servicios de emergencias centran ahora sus esfuerzos en la búsqueda del único desaparecido, mientras que el único herido, un residente en Zhenhe, ha sido ingresado en un centro sanitario, sin que todavía se sepa si su vida corre peligro.

Alrededor de las 8.00 horas (2.00 horas en España) se desprendieron unos 160.000 metros cúbicos de tierra que cayeron sobre la Escuela de Primaria de Tiantou cuando los niños ya se encontraban en el interior, a pesar de que desde el 30 de septiembre y hasta el 7 de octubre es fiesta nacional. En cuanto a los daños materiales, el desprendimiento de terreno ha sepultado tres viviendas cercanas a la escuela y ha afectado a más de 800 inmuebles. Además, ha bloqueado el cauce de un río formando una barrera natural de 15 metros de ancho por siete de profundidad.

En este contexto, las autoridades locales han ordenado evacuar a las más de 800 personas que viven en las inmediaciones del río y asegurar la zona, para lo cual han movilizado a un total de 2.000 efectivos de emergencias, que ya han comenzado a repartir 'kits' de supervivencia entre la población.