Mueren dos guardias civiles y un intérprete tiroteados por un talibán infiltrado

El autor del atentado era el conductor de uno de los oficiales asesinados

El agresor era chófer policial con "contactos con los talibanes"

Los dos guardias civiles fallecidos en el tiroteo iban a ser relevados el 22 de septiembre

Al menos 18 heridos de bala durante la manifestación posterior ante la base española

internacional

| 25.08.2010 - 09:41 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que el asesinato de dos guardias civiles y el intérprete, que ha tenido lugar esta madrugada en la "antigua" base española de Qala-i-Now, ha sido un "atentado premeditado" ya que, "quien disparó sabía lo que estaba haciendo".

El ministro explicó que la persona que disparó era el conductor de uno de los oficiales de la Guardia Civil, previsiblemente el capitán. "Su oficion no era policía, era el conductor acreditado y que llevaba desde el principio con los miembros de la Guardia Civil", apostilló.

DURANTE UNA CLASE DE FORMACIÓN

El ataque tuvo lugar al inicio de una clase de formación que la Guardia Civil impartía a la Policía afgana en la sede del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) que las tropas españolas tienen en la capital provincial, Qala-i-Naw.

El supuesto policía afgano, Ghulam Sakhi, acudió al cursillo del PRT armado con pistolas, por lo que los formadores españoles le dieron el alto en la entrada, según el vicegobernador de Badghis, Abdul Ghani Sabri. En ese momento, Sakhi echó mano de su arma y, antes de ser muerto por las tropas españolas presentes en el lugar, acabó con las vidas de dos guardias civiles y de un intérprete nacionalizado español, según confirmaron en España fuentes del Ministerio de Interior.

UN CAPITAN Y UN ALFÉREZ

Según fuentes oficiales españolas, los dos guardias civiles fallecidos son el capitán José María Galera Córdoba y el alférez Abraham Leoncio Bravo Picayo, ambos de 33 años, que prestaban servicio en la Unidad de Acción Rural. Tanto un portavoz de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) como el portavoz del Ministerio afgano de Interior, Zemarai Bashari, aseguraron que el autor del ataque era "policía", pero este extremo fue descartado por las autoridades provinciales.

Según dijo el gobernador de Badghis, Dilbar Jan Arman, Ghulam Sakhi solo era "chófer" del cuerpo policial, y además mantenía "contactos con los talibanes", por lo que las autoridades creen que la discusión obedeció a un plan premeditado. "Estaba todo planeado", afirmó Arman, que acusó a los insurgentes de haber orquestado tanto la acción armada como la manifestación posterior que tuvo lugar en las calles de Qala-i-Naw.

MANIFESTACIÓN EN LA CALLE

Tras conocer la muerte de Sakhi, unas 2.000 personas se manifestaron en las calles de la ciudad y, según testigos y fuentes oficiales, incendiaron viviendas, rompieron las ventanas de la oficina del gobernador y lanzaron proclamas contra las tropas extranjeras. La Policía ya ha controlado la situación en gran parte de la Qala-i-Naw, aunque un grupo más reducido de manifestantes -unos 200, según el Gobierno español- llegó a las cercanías del PRT. "El PRT no ha sufrido daños. Sólo algunas tiendas cercanas han resultado dañadas", dijo Arman.

Fuentes gubernamentales en Madrid dijeron que los civiles no trataron de tomar la base en ningún momento, y que fueron informados por megafonía de lo sucedido, aunque los concentrados reclamaron la devolución del cadáver del agresor afgano.

Hasta el momento, 92 españoles han muerto en el transcurso de la misión desplegada en Afganistán desde el año 2002, si se incluyen los 62 fallecidos en el accidente de aviación del Yak-42.

MÁS DE MIL MILITARES DESPLEGADOS

España mantiene en Afganistán un contingente de más de mil militares desplegados en el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN.

El grueso de la fuerza está desplegado en la provincia de Badghis, al frente del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT, en ingles), en la actualidad situado junto al aeródromo de Qala-I-Now, y reforzado con un batallón de maniobra.

La base militar española en la que se ha registrado el tiroteo es la antigua base del PRT, localizada en el centro de Qala-I-Now y sede de trabajo del destacamento de la Guardia Civil que se encarga de dar formación a la Policía Nacional afgana.