Mueren 5 niños que jugaban con un explosivo en el centro de Somalia

internacional

| 27.08.2012 - 20:26 h
REDACCIÓN
Más sobre: SomaliaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Cinco niños murieron este lunes y al menos otros seis resultaron heridos a consecuencia de la explosión de un dispositivo con el que jugaban en una escuela en la ciudad de Balad, 30 kilómetros al norte de Mogadiscio, informó hoy el gobernador de la región del Shabelle Medio, Abdi Jinow Alasow.

"Fue una explosión muy fuerte, que se oyó en toda la ciudad. Creemos que ha sido por el explosivo con el que jugaban en el colegio", añadió Alasow. Asimismo, el gobernador indicó que los heridos se encuentran en grave estados y especificó que, a falta de hospitales en la zona, están usando los escasos medios disponibles en las farmacias.

"Cuando los estudiantes oyeron la explosión y vieron a sus compañeros muertos, se quedaron impactados y algunos de ellos corrieron a sus casas", dijo a Efe Ayan Dahir, vecino de Balad, quien precisó que había más de 30 niños en el colegio.

Las tropas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) y el Ejército de Somalia arrebataron el control de Balad a los radicales islámicos de Al Shabab el pasado 26 de junio.

Los fundamentalistas combaten desde 2006 (aunque no en su actual formato) a las fuerzas aliadas para instaurar un Estado musulmán de corte wahabí en el país.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, y el país quedó sin un gobierno mínimamente efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra que responden a los intereses de un clan determinado y bandas de delincuentes armados.

De manera paralela a la lucha militar contra Al Shabab, el país africano está inmerso en un proceso para terminar con la transición política, que debería haber finalizado el pasado 20 de agosto con la elección de un nuevo presidente.