Al menos 36 muertos y 72 heridos en un nuevo atentado contra chiíes en Irak

internacional

| 05.01.2012 - 10:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Al menos 36 personas han muerto y otras 72 han resultado heridas en un atentado suicida perpetrado en Al Batha, cerca de Al Nasiriya (sur de Irak), contra un grupo de peregrinos que iban al santuario chií de Kerbala, informaron a Efe fuentes policiales. El ataque, perpetrado por un suicida que detonó un cinturón de explosivos, se suma a la cadena de atentados que esta mañana causó al menos 23 víctimas mortales en dos barrios chiíes de Bagdad.

La fuente explicó que el artefacto estalló junto a una caravana de atención a los peregrinos que se dirigen hacia la ciudad santa de Kerbala para celebrar la festividad del "arbaín", que marca el fin de los 40 días de luto guardados por la muerte del imán Husein, nieto de Mahoma y venerado por el chiísmo. Este puesto de atención, donde se dispensa comida y bebida a los fieles, estaba ubicado en la zona de Al Batha, al oeste de Al Nasiriya, en la provincia meridional de Zi Qar.

El atentado se produjo apenas unas horas después de que la explosión consecutiva de dos coches bomba causara la muerte de al menos 15 personas y heridas a otras 31 en el barrio mayoritariamente chií de Kazamiya, en el norte de Bagdad. Previamente, otras ocho personas habían perdido la vida en el suburbio capitalino de Ciudad Sadr, también de mayoría chií, cuando dos artefactos explosivos fueron detonados junto a un grupo de jornaleros.

Los atentados de hoy se producen en un contexto de grave crisis política entre los líderes de la comunidad chií, mayoritaria en el país, y de la comunidad suní, desatada después de la retirada de Irak de las tropas de EEUU. La orden de arresto emitida en diciembre contra el vicepresidente de Irak, el suní Tarek al Hashemi, por su supuesta vinculación con el terrorismo desató el conflicto, agravado el pasado día 26 por una serie de atentados contra chiíes que dejaron más de 63 muertos.