Decenas de miles en la plaza Tahrir para protestar contra el fallo de Mubarak

El expresidente condenado a cadena perpetua por la muerte de manifestantes

internacional

| 02.06.2012 - 10:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Decenas de miles de egipcios se concentran en la plaza cairota de Tahrir, cuyos accesos han cerrado, para mostrar su ira hacia el fallo que hoy condenó a cadena perpetua al expresidente Hosni Mubarak y al exministro del Interior Habib al Adli, y absolvió a seis de sus colaboradores.

Los manifestantes han instalado vallas y alambradas para evitar el paso del tráfico rodado en todos los accesos a la emblemática plaza, según pudo constatar Efe, donde ha aumentado el número de personas al atardecer.

La televisión egipcia mostró imágenes del excandidato presidencial Hamdin Sabahi, considerado el aspirante de los revolucionarios, llegando a Tahrir a hombros de sus seguidores.

Sabahi no consiguió pasar a la segunda vuelta de los comicios -que se celebrará entre el 16 y 17 de junio- tras quedar tercero en la primera ronda, desarrollada entre el 23 y 24 de mayo.

Otro excandidato que acudió a la plaza fue el izquierdista Jaled Ali, quien encabezaba una marcha que llegó a Tahrir, donde le recibieron los manifestantes gritando "Una sola mano", apuntó la agencia de noticias estatal egipcia Mena.

En ausencia absoluta de fuerzas de seguridad, los congregados cantan consignas como "El pueblo quiere ejecutar a Mubarak" o "Nulo", en referencia al fallo del Tribunal Penal de El Cairo que absolvió al exmandatario y a sus hijos, Alaa y Gamal, de los cargos de corrupción al haber prescrito.

Mubarak y Al Adli fueron condenados a cadena perpetua tras ser hallados culpables de la muerte de manifestantes durante la revolución que terminó con la renuncia del mandatario en febrero de 2011.

La indignación en Tahrir también se ha enfocado hacia los seis asesores de Al Adli en el Ministerio del Interior, que fueron absueltos por el asesinato de manifestantes.

Uno de los puntos de mayor tensión en Tahrir es el comienzo de la calle Mohamed Mahmud, que lleva hasta el Ministerio del Interior, que fue escenario de una sangrienta batalla con la policía en noviembre de 2011.

Para impedir que nadie se dirija al ministerio para buscar la confrontación con las fuerzas de seguridad se han formado cadenas humanas que impiden la entrada en esa calle.

"No queremos problemas. Tenemos que protestar en la plaza y hacer oír nuestra voz por esta sentencia injusta e ilegítima", dijo a Efe Mohamed Alaa Mahfuz, uno de los voluntarios de la cadena humana.

El comerciante Yaser Ali, que llevaba una pancarta de protesta con las fotos de Mubarak y del candidato presidencial Ahmed Shafiq, explicó a Efe que se encuentra "desilusionado", porque, a su entender, el proceso ha sido "un juicio político y no justo".

"Si Shafiq (último primer ministro de Mubarak) es elegido presidente, lo primero que hará será ponerlo en libertad", añadió.

SENTENCIADO A CADENA PERPETUA

El expresidente egipcio Hosni Mubarak fue condenado hoy a cadena perpetua por el Tribunal Penal de El Cairo, que lo halló culpable de la muerte de manifestantes durante la revolución que llevó a su renuncia en febrero de 2011.

También fue condenado a cadena perpetua el exministro del Interior Habib al Ahli por el mismo cargo, mientras que seis de sus ayudantes, con igual acusación, fueron absueltos al no haber pruebas fehacientes de su implicación, según el tribunal.

La fiscalía había pedido la pena de muerte para Mubarak, acusado de haber ordenado disparar contra los participantes en las protestas que estallaron el 25 de enero de 2011 pidiendo el fin de su régimen.

Por otro lado, la corte, presidida por el juez Ahmed Refaat, absolvió a Mubarak, sus dos hijos, Alaa y Gamal, y al empresario Husein Salem, procesado en rebeldía, de los cargos de enriquecimiento ilícito y daños a los fondos públicos al considerar que esos delitos han prescrito.

Mubarak, con gafas oscuras y en camilla, escuchó impasible la lectura de la sentencia desde la jaula donde estaba acomodados los procesados.

Refaat destacó, durante la lectura del fallo, que "este juicio ha sido justo" porque el tribunal ha dado la oportunidad a todas las partes para mostrar sus argumentos.

Cuando los jueces se retiraron tras la emisión de la sentencia se registraron incidentes, que enseguida aplacaron agentes de seguridad, entre algunos asistentes en el interior de la sala de la Academia de Policía, que alberga el tribunal, a la que solo pudieron entrar los abogados y los periodistas acreditados.

El llamado "juicio del siglo" en Egipto comenzó el 3 de agosto de 2011, tras el arresto de Mubarak y de sus hijos en abril de ese año en la localidad costera de Sharm el Sheij.

El proceso, con un expediente de 60.000 páginas, se ha desarrollado a lo largo de 49 sesiones, que sumaron 250 horas, recordó Refaat.