Morales regala al Papa un crucifijo con la hoz y el martillo y le borra la sonrisa

Francisco tomó té de coca, manzanilla y anís en el vuelo hacia Bolivia para prevenir el mal de altura

El Papa oficia en Bolivia una misa multitudinaria y encuentra movimientos: "Basta de descartes"

El papamóvil será el inseparable socio de Francisco en su visita a Paraguay

internacional

| 09.07.2015 - 09:30 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha regalado al Papa Francisco un crucifijo con la hoz y el martillo durante su recorrido por el palacio de Gobierno en la ciudad de La Paz, donde el Pontífice saludó a los ministros del país andino.

El mandatario ha entregado a Francisco varios obsequios para agradecerle su visita al país. Entre ellos, ha destacado este crucifijo con la simbología comunista, una hoz y un martillo que representan la alianza entre proletarios y campesinos.

Morales también ha entregado al Santo Padre su libro biográfico, titulado Mi vida en Orinoca, y el texto Libro del Mar, publicado por el Ministerio de Exteriores boliviano y la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar), en el que expone sus argumentos en torno a su disputa territorial con Chile.

Según informa el diario local El Deber, otro de los obsequios que el mandatario boliviano ha entregado al Pontífice es un traje de cura hecho con bordados. El Papa ha dado las gracias por los regalos antes de acabar su breve estancia en La Paz y dirigirse a la ciudad boliviana de Santa Cruz.

TOMÓ TÉ DE COCA, MANZANILLA Y ANÍS

Francisco tomó un té de hojas de coca, flores de manzanilla y semillas de anís en un vuelo de Ecuador a Bolivia para prevenir el mal de altura en su llegada al aeropuerto internacional más elevado del mundo, cerca de la ciudad de La Paz, según han indicado las azafatas.

La hoja de coca es el principal ingrediente para la elaboración de la cocaína, pero los habitantes de la región andina han mascado hojas de coca o tomado té de coca durante siglos por sus propiedades medicinales.

Un ministro boliviano dijo hace diez días que Francisco había dicho a funcionarios del Gobierno que le gustaría mascar hojas de coca durante su visita, pero un portavoz del Vaticano indicó que el Sumo Pontífice argentino decidirá si finalmente lo hará. Los indígenas bolivianos, incluyendo al presidente Evo Morales, defienden el uso de la coca y la consideran una planta sagrada.

Por razones de salud, el Papa -de 78 años de edad-, que perdió parte de un pulmón por una infección cuando era joven, estará en La Paz, que está a 3.650 metros sobre el nivel del mar, durante sólo cuatro horas antes de viajar a Santa Cruz. Bolivia es el tercer mayor productor mundial de cocaína, por detrás de Perú y Colombia.

"BASTA DE DESCARTES"

El papa Francisco clamó "basta de descartes" y afirmó que, frente a tantas situaciones de hambre en el mundo no podemos decir que "no nos cuadran las cuentas", en la misa multitudinaria que celebró en Santa Cruz, en el segundo día de su viaje a Bolivia.

"Frente a tantas situaciones de hambre en el mundo no podemos decir: "No nos dan los números, no nos cuadran las cuentas. Es imposible enfrentarse a estas situaciones, pero entonces la desesperación termina ganándonos el corazón", lamentó. Ante cientos de miles de personas en el parque del Cristo Redentor, criticó la "lógica del descarte que pretende imponerse en el mundo de nuestros días".