Morales hizo escala escala técnica en Gran Canaria tras su incidente en Viena

Margallo niega que se le prohibiera volar a España y que se intentase registrar su avión

Rajoy ve "artificial" el debate sobre el avión de Morales porque en él no va Snowden

Bolivia convocará a embajadores de Francia, Italia y al cónsul de Portugal

Bolivia acusa a EEUU de orquestar el aterrizaje forzoso en Viena del avión presidencial

Francia también ha dado su visto bueno a que Morales sobrevuele su espacio aéreo

internacional

| 03.07.2013 - Actualizado: 21:24 h
REDACCIÓN

El avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, ha abandonado el aeropuerto de Gran Canaria rumbo a La Paz las 16.45 horas (hora insular) tras una escala de poco más de una hora procedente de Viena, donde fue retenido por los rumores que situaban a bordo al exanalista de la CIA Edward Snowden.

El avión ha tomado tierra a las 15:40 horas (hora insular) para repostar, antes de proseguir viaje hacia La Paz, después de que el Gobierno haya permitido que sobrevolara el espacio aéreo español.

Morales, que regresaba de Moscú tras participar en una reunión de países productores de gas, ha permanecido retenido trece horas en el aeropuerto de Viena, donde las autoridades austríacas han registrado la aeronave y han comprobado que el exanalista no viajaba a bordo.

Fuentes del Ministerio de Exteriores han informado de que el Ejecutivo había autorizado ayer tanto el sobrevuelo como la escala técnica en el aeropuerto de Gran Canaria, pero que "imprevistamente" el avión de Morales aterrizó en Viena.

PERIPECIA EN VIENA

El avión de Morales ha sido protagonista de la actualidad durante toda la jornada despues de

que sufriera una complicada peripecia diplómatica a causa de las sospechas que resultaron infundadas de que transportaba al extécnico de la CIA Edward Snowden a bordo.

El mandatario boliviano ha anunciado poco antes de partir de Viena que a su vuelta a La Paz se estudiarán las posibles medidas que se pudieran tomar por la situación creada, que la ha definido como una "agresión a América Latina" y "un secuestro".

El Gobierno boliviano ya ha anunciado que convocará con urgencia a los embajadores de Francia, Italia y al cónsul de Portugal en La Paz para que expliquen las razones por las que se denegó el sobrevuelo y el aterrizaje al avión del presidente Evo Morales.

El aparato presidencial abandonaba el aeropuerto de Viena después de una escala forzosa de más de 13 horas por las sospechas de tener al extécnico de la CIA Edward Snowden a bordo. Morales y su comitiva, entre ella, el ministro de Defensa, Ruben Saavedra, salieron rumbo a las islas Canarias para hacer una escala técnica en su camino a La Paz.

El presidente boliviano, Evo Morales, confirmó que España ha dado permiso para que el avión presidencial cruce su espacio aéreo de regreso a Bolivia. "El canciller (ministro de Exteriores) de España ha comunicado a mi canciller que ya está autorizado", explicó Morales en una rueda de prensa en Viena, donde su avión aterrizó anoche ante la negativa de varios países europeos a que accediera a su espacio aéreo.

El avión de Morales se encontraba retenido desde ayer martes por la noche en el aeropuerto de Viena, adonde llegó procedente de Moscú, ante la negativa de Francia, Portugal e Italia a dejar que sobrevuele su espacio aéreo por temor a la presencia a bordo del ex agente de Inteligencia estadounidense Edward Snowden.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, afirmó que se autorizó sobrevolar el espacio aéreo de Francia al avión en que viajaba el jefe del Estado de Bolivia, Evo Morales, en cuanto se aclaró que era este quien viajaba en el aparato y no el extécnico de la CIA, Edward Snowden. Había "informaciones contradictorias" acerca de quién iba en el avión, indicó Hollande desde Berlín, pero en cuanto se aclaró que quien viajaba en el avión era "el presidente de Bolivia", prosiguió, "dimos la autorización" para sobrevolar el espacio aéreo francés.

Un portavoz del Ministerio austríaco de Asuntos Exteriores ha declarado que estos rumores sobre Snowden son falsos y la ministra del Interior, Johanna Mikl-Leitner, ha declarado que Viena permitió el aterrizaje del avión de Morales porque no comparte la preocupación de otros países europeos sobre la posible presencia de Snowden.

EEUU dijo hoy que la prohibición de que el avión en el que volaba el presidente de Bolivia Evo Morales sobrevolase sobre el espacio aéreo de Francia y Portugal fue una decisión individual de los países afectados. "Las decisiones (de bloquear el paso de Morales) fueron tomadas por países individuales, y deberían preguntar a ellos por qué toman esas decisiones", afirmó Jen Psaki, portavoz del Departamento de Estado en su rueda de prensa diaria.

RAJOY VE "ARTIFICIAL" EL DEBATE SOBRE AVIÓN DE MORALES

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha considerado "artificial" el debate generado sobre la posibilidad de que en el avión del presidente boliviano, Evo Morales, viaje Edward Snowden, porque ha recalcado que el extécnico de la CIA no está en esa aeronave.

"Lo importante es que Snowden no va en ese avión y todo ese debate que se ha producido es un poco artificial", ha recalcado el jefe del Ejecutivo español.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha asegurado este miércoles que España "en ningún caso" prohibió al presidente boliviano, Evo Morales, aterrizar en territorio español y que tampoco "es verdad" que solicitase "registrar el avión" del mandatario."No es verdad que España pidiese permiso para registrar el avión" ni tampoco se le ha "impedido volar", ha señalado el ministro en declaraciones a los medios antes de la presentación en Madrid de la revista 'Atalayar'.

Según Margallo, "no hubo prohibición" si no que el Gobierno español dio una autorización para que Morales hiciera escala en las Islas Canarias, pero el avión "no aterrizó en el plazo previsto", sino que se desvió a Viena. Posteriormente, ha proseguido, se solicitó "una ratificación" de dicha autorización, que se ha producido a primera hora de esta mañana.

"Nosotros nos comprometimos a confirmar la autorización a las 9:30 y se ha producido a las 9:29, es decir con un minuto de adelanto sobre el horario previsto y si ha habido dificultades posteriores ha sido como consecuencia de autorizaciones para sobrevolar espacios aéreos que no son el español", ha incidido.

El titular de Exteriores ha explicado que durante toda la noche ha mantenido contactos con sus socios europeos y aliados así como las autoridades bolivianas "para allanar el camino para que pudiese aterrizar en Las Palmas”.

Según ha indicado, el embajador español en Austria, Alberto Carnero, ha estado también toda la noche "a disposición" de Morales, salvo las horas en que éste se retiró a descansar, y a primera hora "se ha puesto otra vez a disposición del presidente para acelerar los trámites y que fuese posible la escala en Las Palmas".

Por otra parte, el ministro ha defendido la independencia de la política exterior española y ha negado que actúe al dictado de lo que le dice Estados Unidos. "Cuando hemos coincidido con Estados Unidos, y procuramos coincidir porque somos socios y aliados desde hace mucho tiempo, coincidimos y cuando ha habido que discrepar discrepamos", ha subrayado, citando varios casos de desacuerdo, como el respaldo español a Palestina en la Asamblea General de la ONU o el no reconocimiento de Kosovo.

La embajadora de Bolivia en España, María del Carmen Almendras, ha ratificado estas palabras de Exteriores al afirmar que, después de que las autoridades portuguesas denegaran el permiso al avión para aterrizar en los aeropuertos de Lisboa y Oporto, España ofreció la alternativa de dirigirse a Canarias.

LA POLICÍA AUSTRIACA REGISTRÓ EL AVIÓN

La policía del aeropuerto de Viena realizó hoy un "registro voluntario", autorizado por el piloto del avión presidencial de Bolivia, y comprobó que el exanalista de la CIA Edward Snowden no se encontraba a bordo.

Así lo anunció ante la prensa en Viena el ministro de Exteriores austríaco, Michael Spindelegger, quien aseguró que esta medida aportó tranquilidad a las partes en esta disputa. "Tras este registro voluntario podemos descartar que haya una persona a bordo que no tenga la nacionalidad boliviana", señaló el ministro austríaco.

BOLIVIA DENUNCIA

Bolivia ha calificado de "agravio", "atropello" y "humillación" el trato dado a Morales por algunos estados europeos y ha anunciado que estudia recurrir a organismos internacionales, entre los que podría incluir a la Corte Internacional de La Haya, por violación de los convenios internacionales.

El Gobierno boliviano ha calificado como un acto de "prepotencia" imperial la negativa de varios países europeos a dejar aterrizar o sobrevolar su territorio al avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, en el que se sospechaba que podía viajar el ex analista de la CIA Edward Snowden. "El presidente boliviano ha sido secuestrado hoy por el imperialismo", afirmó el vicepresidente de Bolivia, Alvaro Linera.

Al frente de todo el gabinete de ministros en La Paz, Linera afirmó que "no puede haber impunidad con este atisbo de colonialismo" y que Morales "no es ningún delincuente".

Desde La Paz, el ministro de Exteriores boliviano, David Choquehuanca, fue el primero en denunciar lo ocurrido y en recalcar la indignación de su Gobierno por lo sucedido, que a su juicio puso en peligro la vida del presidente. Choquehuanca negó tajantemente que Snowden viajara en el avión de Morales, quien también desde Viena rechazó que el ex técnico estadounidense fuera a bordo de su aeronave, y dijo no saber nada del asunto.

El ministro de Defensa de Bolivia, Rubén Saavedra, acusó a Estados Unidos de estar detrás del aterrizaje forzoso en Viena del avión oficial del presidente Evo Morales. "Esto fue orquestado, amañado por el departamento de Estado de Estados Unidos, que utilizando algunos países europeos ha provocado esta situación, con la sospecha de que en el avión presidencial estuviera el señor Snowden", dijo Saavedra en Viena.

REPULSA LATINOAMERICANA

Organismos y Gobiernos latinoamericanos rechazaron hoy que países europeos impidieran el sobrevuelo y aterrizaje del avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, ante la sospecha de que a bordo estuviera Edward Snowden, lo que se consideró una "agresión" al continente y derivó en críticas a EE.UU.

Encabezados por Argentina, Ecuador y Venezuela, diversos Gobiernos de la región alzaron la voz ante un asunto por el cual el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, señaló que "los países involucrados deben dar una explicación".

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que reúne a los países del sur del continente y cuya presidencia pro témpore está en manos de Perú, expresó desde Lima su "indignación y profundo rechazo" al episodio que implicó principalmente a Francia, Italia y Portugal.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, estrecha aliada de Morales, denunció en la madrugada del miércoles la "impunidad" de los países europeos que revocaron el permiso de vuelo al avión del líder boliviano. Definitivamente están todos locos. Jefe de Estado y su avión tiene inmunidad total. No puede ser este grado de impunidad", escribió Fernández en su cuenta de Twitter.

El Gobierno de Correa también expresó su "profundo rechazo" a la actitud de los países europeos y dijo que el caso "provocó un incidente que podría haber tenido muy serias consecuencias para la vida de Morales y los miembros de su delegación".

Más enérgico, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, señaló que su país responderá ante la "agresión peligrosa" cometida, según él, contra su amigo y aliado boliviano, y aseguró que "se han violado todas las inmunidades internacionales que protegen a los jefes de Estado por la obsesión imperial", que es como Caracas se refiere a Estados Unidos.

El Gobierno del presidente uruguayo, José Mujica, expresó su "fuerte rechazo y condena" a un hecho "arbitrario e inexplicable".

Desde La Habana, donde celebra conversaciones de paz con el Gobierno del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, el grupo guerrillero de las FARC criticó la "infamia" de que Morales fue objeto por parte de los Gobiernos europeos y los tachó de "racistas" y de "mandaderos del imperio", como suele referirse a EE.UU.