Mohamed VI nombra embajador marroquí en España al saharaui Ahmedu Uld Suilem

internacional

| 26.11.2010 - 17:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El rey Mohamed VI de Marruecos ha nombrado hoy al saharaui Ahmedu Uld Suilem como nuevo embajador de su país en España, según ha anunciado la agencia oficial marroquí MAP.

El monarca alauí ha recibido a Uld Suilem en el Palacio Real de Rabat en una audiencia en la que también estuvieron presentes el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Taib Fasi Fihri, y el chambelán del rey, Brahim Frej.

El nuevo embajador de Marruecos en España fue uno de los miembros fundadores del independentista Frente Polisario y en julio de 2009 fue recibido por Mohamed VI en la celebración del décimo aniversario de su coronación, tras abrazar la iniciativa marroquí de autonomía para el Sahara Occidental, a la que el Polisario se opone.

El cargo de embajador marroquí en España se encontraba vacante desde que, el pasado mes de enero, Omar Azziman abandonó Madrid para pasar a encabezar la Comisión Consultiva de la Regionalización (CCR), que Mohamed VI creó para sentar las bases de la descentralización de Marruecos, comenzando por el Sahara Occidental.

La designación de Uld Suilem se conocía desde hace meses, pero hasta hoy no se había materializado con su designación oficial por parte del monarca.

Uld Suilem nació en 1951 en Dajla, la antigua Villa Cisneros, cuando España administraba la que fue su colonia hasta 1975, y es "cheij" de la tribu guerrera de los Uled Delim.

El nuevo representante diplomático de Marruecos en Madrid estuvo vinculado al Frente Polisario desde su fundación, en 1973, y desempeñó el papel de embajador de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en países como Guinea Bissau, Angola y Panamá.

También estuvo involucrado en el levantamiento de 1988 en los campos de refugiados de Tinduf (Argelia) contra la dirección del Polisario, si bien, a diferencia de otros disidentes, optó por permanecer en las filas de este movimiento.

Estas tensiones con el presidente de la RASD, Mohamed Abdelaziz, acabaron desembocando en su marcha a Marruecos a finales de julio del año pasado, que fue cubierta con gran atención por los medios de comunicación marroquíes.