Millones de musulmanes celebran su fiesta grande con sacrificio de ganado

La principal festividad en el islam coincide con los últimos días de la peregrinación mayor a La Meca

Miles de musulmanes españoles peregrinan a la Meca para participar en la fiesta del sacrificio del cordero

Por seguridad, las autoridades saudíes han prohibido que los chiíes realicen ritos distintos a los de los suníes

internacional

| 12.09.2016 - 17:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Millones de musulmanes de todo el mundo han comenzado hoy las celebraciones de Aid al Adha o Fiesta del Sacrifico, la principal festividad en el islam, que coincide con los últimos días de la peregrinación mayor a La Meca.

Se cuentan por miles los musulmanes que peregrinan a los santos lugares de la Meca desde España durante estos días. Los creyentes deben hacer esta peregrinación al menos una vez en la vida. Lo hacen para participar en la fiesta del sacrificio del cordero, como medio para acercarse a Alá.

En la ciudad santa, cerca de dos millones de peregrinos participaron en un rezo multitudinario en la zona de Muzdalifa y se dirigieron a continuación hacia Mina, donde cumplen con la tradición de degollar el ganado y la llamada "lapidación del diablo". Este último rito consiste en arrojar siete guijarros a cada uno de los pilares que representan las apariciones del demonio al profeta Ibrahim (Abraham), quien, según la tradición musulmana, estaba dispuesto a sacrificar a su hijo Ismael por amor a Alá.

Al menos 684.000 cabezas de ganado entraron hoy a los lugares santos, según el Ministerio de Agricultura saudí, que decomisó otras 19.000 en mal estado y prohibió los camellos por temor al coronavirus. Las celebraciones se desarrollaron sin incidentes, a diferencia del año pasado, cuando una estampida en la zona de Mina causó la muerte a 1.757 peregrinos que realizaban la "lapidación del diablo".

PROHIBIDOS RITOS DISTINTOS POR SEGURIDAD

Para impedir una tragedia similar, de la que Riad responsabilizó a peregrinos iraníes que marchaban en sentido contrario, las autoridades saudíes han prohibido que los chiíes realicen ritos distintos a los de los suníes y han delimitado los trayectos.

La Defensa Civil saudí también ha instalado puertas electrónicas para controlar la muchedumbre que se dirige a lanzar los guijarros contra Satanás y ha movilizado a más de 17.000 de sus miembros.

En cuanto a Egipto, el país más poblado del mundo árabe, cientos de miles de musulmanes participaron hoy en el llamado Salat al Aid (rezo del Aid) en las mezquitas y plazas, en medio de una presencia notable de las fuerzas de seguridad. En la gran mezquita del Sultan Hasan, en la zona histórica de El Cairo, miles de familias oraron a las 06.00 hora local (04.00 GMT), antes de dirigirse a disfrutar del día festivo a los parques o a las atracciones colocadas cerca de los templos para los niños.

Durante los próximos tres días los visitantes dormirán en Mina, donde hay al menos 180.000 tiendas preparadas, que está previsto que alojen hasta 1,6 millón de peregrinos.

Tras los ritos de la "lapidación del diablo", los peregrinos volverán a la Gran Mezquita de La Meca para dar siete vueltas en torno a la Caaba, y dar por finalizada la peregrinación.

LA FIESTA DEL SACRIFICIO EN ESPAÑA

La comunidad musulmana en España cuenta con cerca de 2 millones de fieles que también celebran una de las fiestas islámicas más importantes. La tradición dicta que hay que reunirse con los familiares para conmemorar el sacrificio del cordero que Abraham realizó en lugar de su hijo.

Los musulmanes que viven en España celebrarán desde este lunes 12 de septiembre, junto a los musulmanes de todo el mundo, la llamada Pascua Musulmana o Fiesta del Sacrificio ('Idu al-Adha'), la fiesta mayor del Islam en recuerdo del cordero que Abraham degolló como sacrificio a Dios en lugar de su propio hijo. Esta fiesta tiene lugar al término del peregrinaje anual a La Meca. Así, y como paso previo al inicio de la Fiesta del Sacrificio --el décimo día del mes lunar hegiriano de Du Al-Hyyah--, los musulmanes que no hayan podido terminar su peregrinación se establece un ayuno voluntario por el que les son perdonados sus pecados de este año y los del anterior.

Con motivo de la publicación de una serie de normas para el sacrificio del cordero, el presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), Riay Tatary, explica que el sacrificio del cordero no es una obligación, como sí lo es la peregrinación a La Meca --uno de los cinco pilares del Islam--, sino una recomendación firme del Profeta. En cualquier caso, muchos musulmanes lo hacen cada año siguiendo la normativa y otros donan sus corderos a países más necesitados como Siria o Somalia.

En este sentido, en el comunicado hecho público por la CIE con las normas de cara a esta fiesta, Tatary indica que se asegura el "control de calidad" al que se someten las cabezas de ganado criadas en territorio español para su sacrificio y distribución a las carnicerías 'halal', donde venden carne permitida por el Islam, y su posterior consumo humano.

RESES ADULTAS PARA EL SACRIFICIO

Asimismo, recuerda que sólo se pueden sacrificar reses adultas o, en caso de ser difícil, un cordero pascual --de medio a un año--. Además, deben excluirse del sacrificio aquellos corderos tullidos "cuya cojera sea evidente", los ciegos "cuya ceguera sea evidente", los enfermos "cuya enfermedad sea evidente" y los demacrados. La CIE, a través de su presidente, también asegura el buen hacer de ganaderos, veterinarios, certificadores, matarifes y carniceros para que todos los musulmanes que residen en España puedan celebrar la Pascua del Sacrificio "con tranquilidad".

De este modo, los musulmanes disponen de cuatro días para poder realizar el sacrificio del cordero. Ese día se celebra una gran comida en la casa donde se suele invitar a vecinos y amigos, o bien se hacen visitas familiares. También se suele visitar a los familiares que han fallecido al cementerio. Del resultado del sacrificio se dispone una parte para comer de ella, otra para donar a los pobres y otra para regalar a sus allegados.