Más de 400 heridos en los choques entre hinchas y policías en El Cairo

Miles de personas reclaman "justicia" por la masacre de Port Said

Los antidisturbios tratan de abortar las marchas en un alto clima de hostilidad y violencia

internacional

| 02.02.2012 - 20:12 h
REDACCIÓN

Más de 400 personas resultaron heridas hoy en el centro de El Cairo en los enfrentamientos registrados entre hinchas del equipo Al Ahly y miembros de las fuerzas de seguridad, según informó una fuente del Ministerio de Sanidad.

El subsecretario de este departamento, Hisham Shiha, explicó que cuarenta de los heridos fueron ingresados en hospitales, mientras que el resto fue atendido en el lugar, en los alrededores del Ministerio del Interior, adonde se han trasladado numerosas ambulancias.

La mayoría presentaba síntomas de asfixia, contusiones, fracturas y heridas de diversa consideración, según Shiha, quien señaló que por el momento no hay casos graves pero que se espera que la cifra de heridos aumente con el paso de las horas.

Los enfrentamientos han estado motivados por las acusaciones de que las fuerzas de seguridad consintieron la masacre del estadio de Port Said (noreste), en la que murieron anoche más de 70 personas por los choques entre "ultras" de Al Ahly y Al Masry, el equipo local.

En la calle Mohamed Mahmud, que conecta la plaza Tahrir con el Ministerio del Interior, la policía dispara gases lacrimógenos para tratar de dispersar a la multitud, mientras los manifestantes les lanzan piedras.

Esta zona ya vivió en noviembre y diciembre pasado violentos disturbios en protestas contra la Junta Militar, lo que llevó a las autoridades a construir muros de cemento para aislar la citada sede gubernamental.

Por su parte, el Ministerio del Interior pidió en un comunicado a los ciudadanos que no sigan los "llamamientos maliciosos" que "pretenden propagar el caos y la inestabilidad".

La nota indica que los manifestantes saltaron los muros de cemento para intentar llegar al ministerio, que está protegido por las fuerzas de seguridad.

Según pudo constar, la primera línea de contención de los manifestantes está formada por los efectivos del Ministerio del Interior, pero en la retaguardia se concentran vehículos blindados del ejército egipcio.

MILES DE PERSONAS RECLAMAN JUSTICIA

Los hinchas del equipo de fútbol egipcio Al Ahli salieron hoy en multitudinarias marchas por el centro de El Cairo para pedir "justicia" por la masacre de la víspera en la ciudad costera de Port Said, que se cobró la vida de 74 personas.

La manifestación principal comenzó frente a la sede del club, en el acomodado barrio cairota de Zamalek, para dirigirse a continuación a la plaza Tahrir, donde a una acampada contra la Junta Militar se unieron miles de manifestantes iracundos por los sucesos de anoche, la mayor tragedia en la historia del fútbol egipcio.

Los lemas más coreados, que fueron caldeando el ambiente, fueron de nuevo aquellos contra la cúpula militar y su jefe, el mariscal Husein Tanatui, para pedir su renuncia inmediata.

Entre banderas de Egipto y del Al Ahli, los manifestantes, en su mayoría jóvenes y muchos menores de edad, exigieron depurar responsabilidades de esta masacre de la que acusan a la negligencia de las fuerzas de seguridad.

"La policía es la responsable de la masacre. Hay que llevar a la cárcel a los responsables", dijo el joven Mustafa, de 27 años.

Mustafa, aficionado al otro gran club egipcio, el Zamalek, hizo hincapié en que en esta jornada no tiene cabida la rivalidad entre equipos.

Entre los miles de asistentes a las marchas figuran muchos hinchas del Zamalek, así como activistas de varios movimientos juveniles.

El denominador común de las demandas de los manifestantes es la justicia, después de las informaciones acerca de la presencia en el estadio de Port Said de "infiltrados" que incitaron a los disturbios.

Un hincha del Al Ahli que se identificó con el nombre de Mohamed y es policía, expresó su convencimiento de que "había 'baltaguiya' (matones del antiguo régimen del presidente Hosni Mubarak) infiltrados entre los hinchas del Al Masri", que iniciaron la batalla campal con los seguidores del equipo forastero.

Según testigos presentes en el encuentro, los hinchas de Al Masri saltaron al final del partido al terreno de juego para atacar a los jugadores y aficionados de Al Ahli ante la pasividad de las fuerzas del orden.

Para el agente Mohamed, "el problema en la policía son los oficiales, porque pertenecen al antiguo régimen y se creen reyes que pueden hacer lo que quieren".

Los manifestantes se dirigieron hacia el Ministerio del Interior, próximo a la plaza Tahrir, que está custodiado por el ejército y la policía.

Cientos de personas se congregan en un ambiente cargado de tensión en la mayoría de los accesos a esta sede gubernamental, escenario en los últimos meses de asaltos y sangrientos choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad.