Miles de personas exigen al presidente yemení que no se presente a reelección

internacional

| 27.01.2011 - 19:00 h
REDACCIÓN

Decenas de miles de personas convocadas por los principales partidos de la oposición yemení exigieron hoy al presidente del país, Ali Abdalá Saleh, que no reforme la Constitución para presentarse a una nueva reelección.

Los manifestantes, que se concentraron de manera pacífica en cuatro puntos distintos de la capital, gritaron eslóganes como "No a la reelección, no a la sucesión" o "No a la corrupción ni a la política del empobrecimiento", como pudo constatar Efe.

El diputado Abdel Malek al Qasus, miembro del Partido de la Reforma Islámica, principal agrupación de la oposición, aseguró que estas protestas son un mensaje para el Gobierno de que "todavía hay una oportunidad abierta para arreglar la situación".

"Hemos salido para decirles que todavía hay una oportunidad para solucionar la situación, pero tememos que se llegue a un punto de no retorno en el que la gente ya no escuche al gobernante decir: Os he entendido", dijo a Efe Al Qasus.

Con esa declaración, el legislador aludía al discurso que ofreció el entonces presidente tunecino, Ben Ali, al comprometerse a aplicar reformas democráticas para acallar las protestas políticas que habían estallado, algo que no logró ya que al día siguiente huyó de Túnez.

La caída del gobierno de Ben Ali desató tensiones políticas en otros países de la región, como en Egipto, la nación árabe más poblada, y hoy Yemen, una de las naciones que más riesgos corre de que haya una grave desestabilización política.

Yemen es el país más pobre del mundo árabe. Además, el régimen de Saleh está expuesto a las acciones continuas de Al Qaeda, que tiene bases en este país, a un intento de secesión del sur y a una rebelión chií en el norte del país que actúa esporádicamente.

Los manifestantes de Saná estaban convocados por el Comité Conjunto de la oposición, que reúne a 6 partidos liderados por el Partido de la Reforma Islámica y en el que también están incluidos varios partidos laicos como el Socialista o el Baaz.

La mayor concentración tuvo lugar cerca de la Universidad de Yemen, en el centro de Saná, donde se concentraron alrededor de 10.000 personas.

Asimismo, otros 5.000 manifestantes se reunieron en el barrio de Al Hasba, en el norte de la capital y junto a la casa del fallecido líder del Partido de la Reforma Islámica Abdalá Bin Husein al Ahmar, situada en el centro de la ciudad, cerca de la sede del Ministerio de Interior.

Abdalá Saleh, presidente del país desde 1990, ha sido reelegido en 1999 y 2006, y la oposición teme que intente reformar la Constitución del país, que sólo permite que el jefe del Estado tenga dos mandatos, con el objetivo de continuar gobernando el país.

En este sentido, los manifestantes corearon lemas como "Quién supera el límite marcado por la Constitución se marcha a Yeda", en una clara referencia al ex presidente tunecino Ben Ali, que también renovó en varias ocasiones la Carta Magna para poder reelegirse.

Paralelamente a estas cuatro concentraciones, varios cientos de personas se reunieron en la zona de Bab al Yemen, en el centro de Saná, para expresar su apoyo al presidente.

Por su parte, el ministro de Interior, Mutahar Rashad al Masri, aseguró al canal catarí Al Yazira que las fuerzas de seguridad no emplearán la violencia siempre que los manifestantes "actúen dentro de la ley".

El ministro también descartó que se reproduzca en Yemen la revolución popular tunecina que el pasado 14 de enero provocó la caída de Ben Ali.

"Esto es diferente de Túnez tenemos pluralismo político y democracia en un marco pacífico y el pluripartidismo permite las manifestaciones", agregó el ministro.