Merkel y Trump se entrevistan en Hamburgo antes de la cumbre del G20

Trump llega a Hamburgo para participar a partir de este viernes en la cumbre del G20

Merkel, dispuesta a buscar acuerdos en G20, pero sin ocultar los disensos

Rajoy llega a Hamburgo para participar en la cumbre del G20

Fuertes enfrentamientos entre policía y manifestantes contra cumbre del G20

internacional

| 06.07.2017 - 20:04 h
REDACCIÓN

El presidente de EEUU, Donald Trump, aterrizó hoy poco antes de las 16.00 horas (14 GMT) en Hamburgo (Alemania) para asistir a partir de este viernes a la cumbre del G20. Esta tarde se reunió con la canciller, Angela Merkel, para intentar buscar un acercamiento en temas como el libre comercio o el clima.

Procedente de Polonia, el "Air Force One" aterrizó en el aeropuerto de la ciudad portuaria y Trump y su esposa Melania fueron recibidos por el comité de bienvenida de la cumbre, que desde esta mañana atiende a los jefes de Estado y de Gobierno de las potencias industrializadas y emergentes invitadas al G20.

La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró dispuesta a hacer todo lo posible para buscar acuerdos en el G20, cuya cumbre se desarrollará en Hamburgo este viernes y sábado. Merkel aseguró que no va a ocultar los "disensos" y que les va a "poner nombre".

Merkel hizo estas declaraciones poco antes de reunirse con el presidente estadounidense, Donald Trump, para intentar cerrar consensos de cara a la cumbre, con complicadas negociaciones en torno a la lucha global contra el cambio climático y el libre comercio.

Alemania, explicó Merkel, está convencida de que la globalización puede ser beneficiosa para todas las partes y defenderá la importancia del "libre comercio con reglas justas".

Tras la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, añadió, "hay discusiones que no son muy fáciles" con Washington y se sigue negociando para llegar a algún punto de acuerdo en torno a la lucha contra el cambio climático, pero no quiso adelantar acontecimientos y hablar, por el momento, de la posibilidad de un texto apoyado por sólo diecinueve de los veinte miembros del grupo.

Los negociadores del texto de conclusiones por parte de los gobiernos, apuntó, "tienen todavía dos noches" por delante, ya que la cumbre acabará el domingo.

Las sesiones comenzarán mañana con una reunión centrada en la lucha internacional contra el terrorismo, asunto en el que Merkel confía en llegar a acuerdos con las potencias presentes en la reunión.

Junto a los temas tradicionales de las cumbres del G20, como la regulación de los mercados financieros y el crecimiento económico, Alemania ha incluido en la agenda el control de las cadenas internacionales de producción y las migraciones, apostando por una alianza con África y por un fondo para prestar ayuda financiera a mujer emprendedoras.

Tras la reunión con Merkel, Trump participará en una cena de trabajo con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, centrada en la crisis de Corea del Norte después de que este país anunciara que había lanzado su primer misil intercontinental.

RAJOY LLEGA A HAMBURGO PAAR LA CUMBRE DEL G20

También el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, llegó hoy a Hamburgo para participar en la cumbre del G20 a partir de este viernes. El avión de la Fuerza Aérea Española en el que viajó Rajoy y el resto de su delegación aterrizó en el aeropuerto de Hamburgo poco antes de las 19:45 horas (17:45 GMT) y el jefe del Ejecutivo fue recibido por el comité de bienvenida de la cumbre.

A lo largo de la jornada han ido llegando a Hamburgo la mayoría de líderes del G20, aunque algunos lo harán el mismo viernes a primera hora antes de que comience la agenda oficial de la reunión.

La canciller alemana, Angela Merkel, recibirá al resto de jefes de Estado o de Gobierno en el recinto ferial de la ciudad portuaria alemana, lugar escogido para este evento.

Rajoy acude a la cumbre, según fuentes españolas, consciente de las dificultades de aunar posiciones sobre dos asuntos claves como son el libre comercio y la lucha contra el cambio climático. Una dificultad provocada por las tesis de la nueva administración estadounidense, más proclive al proteccionismo y que ya ha anunciado que se desvincula del Acuerdo de París sobre el clima.

El Gobierno español ve más posibilidades de llegar a un entendimiento en el caso del comercio que en el de la lucha contra el cambio climático, pero, según el Ejecutivo, Rajoy trasladará su convencimiento de que es necesario avanzar en el libre comercio y en las decisiones que eviten el cambio climático. A su juicio, el comercio libre es una fuente de crecimiento y creación de empleo y no se debe desaprovechar su potencial respetando siempre las reglas del juego, mientras que defiende que España y la UE en su conjunto se sitúen a la cabeza del compromiso en favor del Acuerdo de París.

Rajoy pretende aprovechar la sexta cumbre del G20 a la que asiste para hacer patente la solidez de la economía española que cree que se ha conseguido tras la superación de la crisis.

El crecimiento económico español ya fue un asunto que destacó el presidente del Gobierno en la reunión que celebraron en Berlín la pasada semana los líderes europeos del G20 para preparar la cumbre de Hamburgo.

Rajoy verá por segunda vez al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después del saludo que ambos protagonizaron en mayo en Bruselas con motivo de la cumbre de la OTAN. No hay cerrado un encuentro entre ellos en Hamburgo más allá de que se saluden y puedan mantener un breve diálogo, y las fuentes españolas aseguran que no hay aún fecha para un posible viaje de Rajoy a Washington después de que el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, avanzara días atrás que las dos administraciones estaban trabajando para cerrar un encuentro en la capital estadounidense el próximo otoño.

Rajoy sí tiene cerradas dos reuniones bilaterales en el transcurso de la cumbre del G20, una el sábado, día 8, con el presidente de México, Enrique Peña Nieto; y otra este viernes con el presidente de Indonesia, Joko Widodo.

FUERTES ENFRENTAMIENTOS ENTRE POLÍCIA Y MANIFESTANTES

La policía alemana hizo uso hoy de cañones de agua a presión para dispersar a grupos de manifestantes identificados como violentos que se mezclaron con una marcha convocada por la izquierda radical contra la celebración de la cumbre del G20 en Hamburgo.

Los antidisturbios, presentes en el lugar de la concentración y a lo largo de todo el recorrido previsto con un fuerte contingente, detuvieron la marcha poco después de su arranque, al detectar entre los manifestantes a cerca de un millar de encapuchados, informaron fuentes policiales.

Se produjeron los primeros altercados y lanzamiento de algunos objetos contundentes en dirección a los efectivos policiales, tras lo cual las fuerzas de seguridad bloquearon la calle por la que iba a discurrir la manifestación.

La marcha llevaba por lema "Bienvenida al infierno" -"Welcome tu hell", en inglés- y había sido organizada por diversos colectivos, entre ellos el movimiento "Rote Flora" -"Flora Roja"-, agrupados en torno a una casa ocupada cercana al centro de congresos donde se celebrará la cumbre.

Las autoridades alemanas han preparado un dispositivo de cerca de 19.000 agentes en previsión de altercados y ante la alarma general antiterrorista que rige en toda Alemania.