Merkel no descarta una quita de la deuda griega

Merkel defiende su gestión de la crisis de la E.coli

internacional

| 02.12.2012 - 10:45 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

nciller alemana, Angela Merkel, no descarta una quita de la deuda de Grecia a partir de 2014, a condición de que el Gobierno heleno avance en el programa de reformas y ajustes acordados en el Memorándum de Entendimiento.

En una entrevista concedida al diario germano 'Bild am Sonntag' y que publica este domingo, Merkel contempla una reestructuración de la deuda griega después de que su ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, aceptara en un futuro una quita en caso de necesidad.

"Si Grecia un día gestiona sus ingresos de nuevo sin incurrir en más deudas, entonces deberemos observar la coyuntura y evaluarla", sostiene Merkel que, sin embargo, no atisba dicha posibilidad "antes del 2014 o del 2015 si todo avanza acorde al plan".

Merkel rebate a los miembros de su partido, escépticos sobre las concesiones realizadas al Gobierno heleno, que abogan por una salida del euro de Grecia si no cumple con las reformas y ajustes. "Debemos evitar toda inestabilidad", sentencia la canciller alemana.

Los ministros de Finanzas de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobaron el pasado martes una remodelación del segundo rescate concedido a Grecia que incluía, entre otras cosas, la reducción de los intereses, la ampliación del periodo de pago y el retraso de los plazos de reducción de déficit.

Con la mirada puesta en las elecciones generales del próximo año, Merkel ha de lidiar con la creciente opinión pública que recrimina al Gobierno alemán su benevolencia con Grecia.

En este sentido, la canciller germana niega que postergue la quita de la deuda griega hasta después de los comicios en Alemania, aduciendo que el Gobierno de Antonis Samaras cuenta ahora con dos años adicionales, hasta 2016, para cumplir con las metas de déficit.