Merkel, dispuesta a abrir la mano con Grecia tras sus primeros resultados

internacional

| 22.11.2013 - 20:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró dispuesta a reconocer los "primeros éxitos" de los ajustes y reformas de Grecia con una posible suavización de las condiciones en las que Atenas debe devolver su rescate.

La jefa del Gobierno dejó entrever tras reunirse en Berlín con el primer ministro griego, Andonis Samarás, que Alemania, como el primer acreedor europeo del Estado heleno, está abierta a las pretensiones de Atenas, que pelea por que se rebajen los intereses del rescate o se pospongan los vencimientos de los créditos recibidos.

La decisión final, indicó sin embargo Merkel, la tendrá que tomar el Eurogrupo, que ya apuntó a finales de noviembre esta opción siempre y cuando Grecia lograse, entre otras cosas, un superávit primario (sin contabilizar el pago de los intereses de esta deuda) en 2013, un año antes de lo previsto.

Según las primeras estimaciones, Grecia conseguirá este hito en el presente ejercicio, aunque la confirmación oficial no se obtendrá hasta abril del año que viene.

Samarás, que se mostró confiado en que el resultado final de las cuentas será aún "mejor de lo anunciado", indicó que sólo después de la divulgación de las cifras oficiales el Eurogrupo volverá a retomar este tema.

POSIBLE SUAVIZACIÓN DE LAS CONDICIONES

En este sentido, el diario alemán "Süddeutsche Zeitung" informó de que el principal objetivo de la visita de Samarás a Berlín era tantear a la canciller sobre una posible suavización de las condiciones del rescate, aunque no aportó cifras concretas.

El rotativo agregó que Merkel veía con buenos ojos la propuesta helena porque estaba satisfecha con los avances que había realizado el Gobierno griego en los últimos meses en materia de ajuste fiscal y reformas estructurales.

El superávit primario es uno de "los primeros frutos del éxito", afirmó la jefa del Gobierno alemán.

La canciller citó ayer en un foro económico la situación de las cuentas públicas de Grecia como uno de los "primeros éxitos" de la política de consolidación impulsada por ella en Europa.

"¿Quién hubiese dicho hace sólo un año que esto iba a ser posible?", preguntó en alto Merkel, una frase que casi calcó hoy Samarás en su intervención en la Cancillería.

La jefa del Gobierno alemán tildó de "impresionante" la evolución de la economía griega en los últimos meses y habló de "avances significativos", pese a que el país se halla "en un camino increíblemente difícil".

"HAY LUZ AL FINAL DEL TÚNEL"

"Hay luz al final del túnel", dijo Merkel poco después de que el primer ministro griego hablase de "esperanza".

Sin embargo, la canciller instó al Ejecutivo de Samarás a "profundizar" en las reformas -para lo que ofreció el apoyo alemán-, aunque se declaró "muy consciente" de las dificultades que atraviesa la sociedad a causa de estas medidas.

Sobre el pago del próximo tramo del rescate, Merkel reconoció que persisten "preguntas abiertas" que Atenas debe responder, añadió que el trabajo pendiente "no es fácil, pero es factible", y se mostró confiada en que el Gobierno heleno y los representantes de los acreedores internacionales, la llamada troika, puedan llegar a un acuerdo antes de final de año.

Más evasiva se mostró en relación al presunto agujero de las cuentas griegas para el próximo año, del que no hay cifras oficiales pero sobre el que varios diarios alemanes han realizado distintas estimaciones.

Merkel señaló que en la actualidad no se puede calcular con precisión un posible desfase en el presupuesto griego del próximo año y mostró su total confianza en el Gobierno de Samarás.

"No tengo ninguna duda de que Grecia va a cumplir con sus compromisos", afirmó.

El primer ministro griego, por su parte, indicó a este respecto que, de producirse finalmente un agujero presupuestario, Atenas lo afrontaría con sus propios medios en exclusiva y no recurriría en ningún momento a nuevos créditos o a un nuevo memorando de entendimiento que implicase nuevas contrapartidas.

"Esto va a ser para Grecia y Europa un éxito", afirmó Samarás en relación a la consecución del programa de ajuste heleno ligado a su rescate financiero.