Merkel avanza que el plan franco-alemán para los refugiados incluye cuotas

Colas kilométricas en autopista húngara hacia Austria por mayores controles

Hungría permite a refugiados e inmigrantes tomar trenes hacia Viena y Alemania

El PSOE pide al Gobierno que acoja a 4.000 refugiados

internacional

| 31.08.2015 - 14:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El reparto de refugiados por cuotas entre los países de la Unión Europea (UE) estará incluido en el plan conjunto que Alemania y Francia presentarán a sus socios en los próximos días, aseguró hoy la canciller alemana, Angela Merkel.

En su habitual rueda de prensa de verano, la jefa del Gobierno alemán aseguró que el plan de Berlín y París está en gran medida "consensuado" e incluye un reparto justo, teniendo en cuenta el volumen de la población de cada país y su fortaleza económica.

Además, la propuesta franco-alemana para afrontar la crisis de los refugiados contempla asimismo una redefinición de los países de origen considerados seguros y la intensificación de los esfuerzos diplomáticos para estabilizar naciones y tratar de frenar conflictos como el de Siria.

"Europa en su conjunto debe moverse", aseguró la canciller, que considera imprescindible "repartir cargas" entre los distintos países y cree que algunos puntos del Procedimiento de Dublín no son válidos en la situación actual.

A su juicio, si la UE fracasa en su intento de dar respuesta al reto de la crisis de los refugiados, los Veintiocho corren el riesgo de "romper el vínculo" que une a Europa con los "derechos humanos universales", un elemento fundacional y fundamental del bloque.

Los ministros de Interior de Francia y Alemania, agregó la canciller, serán los encargados de explicar en detalle esta iniciativa a algunos de sus homólogos el próximo 14 de septiembre.

A este respecto, resaltó que no acepta las excusas de algunos países, que han pedido no aceptar refugiados musulmanes porque son de mayoría católica, ya que está por encima "la dignidad de cada persona".

En el ámbito nacional, Merkel avanzó que para esta "gran tarea nacional", que ocupará al país por un "largo período de tiempo", su Gobierno está ultimando un paquete de medidas, legales y financieras de más de 10.000 millones de euros.

ALAMBRADA DE HUNGRIA

La alambrada que Hungría acaba de tender no ha logrado por el momento contener la llegada de nuevos refugiados, mientras el país continúa construyendo una segunda valla, más sólida y de cuatro metros de altura, que espera concluir en noviembre. Las autoridades del país centroeuropeo han interceptado a más de 150.000 refugiados en lo que va de año.

El portavoz comunitario Margaritis Schinas recordó que la Comisión Europea está "considerando" una serie de iniciativas puestas encima de la mesa en mayo en la agenda europea de migración. Juncker dará más detalles sobre las iniciativas y el calendario propuesto en su discurso sobre el estado de la Unión el próximo día 9.

Centenares de refugiados esperan en Budapest trenes con rumbo a Occidente

Centenares de refugiados intentan hoy conseguir billetes en la estación Keleti de Budapest para subirse a algún tren con destino a Occidente, en especial Alemania, después de que se anunciara que los inmigrantes con documentos de identidad podrán abandonar el país.

La estación se ha convertido desde hace semanas en una zona de tránsito para cientos de refugiados que, después de entrar en Hungría desde Serbia, quieren seguir hacia países más ricos de Europa, principalmente Alemania.

Después de que ayer hubiera protestas en la estación cuando un grupo de refugiados pidió que se le autorizara a subir a los trenes, hoy desaparecieron los policías que vigilaban los accesos y los inmigrantes llenaron varios convoyes para ir a Viena o Múnich (sur de Alemania).

En grupos de 10 o 20 personas, los refugiados, en su mayoría sirios, intentaban subir a un tren que partió poco después del mediodía local con destino a Múnich, muchos de ellos entre grandes muestras de alegría.

Aunque por el momento no se sabe quién autorizó que los refugiados sigan su viaje, la información se difundió rápidamente y centenares de ellos subieron al tren, ocupando también los pasillos y otros espacios.

"Vamos a Alemania", declararon alegres tres refugiados de unos 25 años a Efe que no llevaban otra cosa que una pequeña mochila y que, explicaron, llevaban tres días en la estación.

Otro refugiado sirio dijo que, a pesar de que se supo que solo podrán abandonar Hungría aquellos que cuenten con documentos válidos y billetes, él lo intentará, aunque únicamente tenga pasaporte.

"Lo intentaré igual, seguramente podré entrar en Austria", indicó justo antes del cierre de las puertas del tren.

Pese a que según se estima más de 1.000 personas pudieron seguir hacia Occidente, la estación parece un campamento, ya que por el momento no se sabe qué pasará con los refugiados no sirios.

Alemania ha prometido dejar en suspenso la normativa de Dublín para los solicitantes de asilo de Siria y que no tengan que volver al país por el que hayan entrado en la Unión Europea.

No obstante, aunque los sirios son muchos, solo representan una parte de los 150.000 inmigrantes que entraron en Hungría en los últimos ocho meses.

Austria señaló hoy que solo se permitirá el paso de aquellos que no hayan aún iniciado el trámite de solicitud de asilo en Hungría.

Un primer tren con cientos de refugiados que se dirigían a Viena permaneció durante horas retenido en la frontera de Austria con Hungría, aunque finalmente se le ha permitido continuar su camino.

HERNANDO (PSOE): "ESPAÑA NO ES UN PAÍS PARA REFUGIADOS"

La crisis de los refugiados enfrenta al gobierno y al psoe. La vicepresidenta del gobierno anuncia que España esta dipuesta a acoger a mas de 2000 refugiados y pide que la UE aborde el problema desde un punto global. El PSOE pide a gobierno que predique con el ejemplo. Que no mercadea con las cifras y acoga a los 4000 desplazados que le ha pedido la Unión.

El portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando, aseguró este lunes que "España no es un país para refugiados", ya que el Gobierno es "cicatero" y se dedica a "regatear" de manera "vergonzosa" la cifra de refugiados que España debería acoger.

En una rueda de prensa celebrada en Madrid, en la que los socialistas presentaron en el documento de análisis y propuestas 'La Crisis humanitaria de refugiados: implicación en la política de inmigración y asilo europea y española', Hernando adelantó que el PSOE registrará en el Congreso de los Diputados la comparecencia con carácter urgente del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, para que explique la posición de España en la gestión de esta crisis, así como las políticas que tiene previsto desarrollar para abordarla.

Por su parte, también comentó que el Grupo Parlamentario en el Senado registrará antes de las 14.00 horas de hoy una moción para que la crisis de los refugiados se debate la semana que viene en el Senado. Hernando manifestó que Europa asiste a un "fenómeno de desplazamiento masivo" de personas que huyen de la guerra y de la destrucción que esta provoca "sin comparación" desde la Segunda Guerra Mundial.

Por ello, Hernando destacó que la "altura moral" de la UE y de todos y cada uno de los Estados miembro que la componen se medirá en función de las respuestas que adopten ante este "desafío humanitario".

GOBIERNO "CICATERO"

El portavoz socialista afirmó que "todo ha ido a peor" desde la crisis de Lampedusa de 2013, ya que este año, hasta el momento, se han producido 2.000 muertes de personas en el Mediterráneo o "ahogadas" en camiones en suelo de la UE, más de cuatro millones de desplazados en Siria, de los cuales, explicó, dos millones están en Turquía, y el resto en Líbano, Iraq, Irán y Egipto, mientras que 350.000 se encuentran en la frontera de la UE.

"2015, si sigue así batirá el record de llegada de refugiados a territorio de la UE", sentenció. Ante esta situación, la UE ha propuesto reasentar a 20.000 refugiados y reubicar a 40.000 solicitantes de asilo, pidiendo a España hacerse cargo de 4.000 de dichas solicitudes, una petición que el Gobierno redujo a 1.300 y que la vicepresidenta del Goiberno, Soraya Saénz de Santamaría, elevó a más de 2.000.